Atalaya de Peña Muñana

Nombre: Atalaya de Peña Muñana, Atalaya de Muniana, Atalaya de Cadalso
Localidad: Cadalso de los Vidrios
Comunidad: Madrid
Tipología: Atalaya
Estado: Vestigios
Visita: Libre
Localización: N40 18.053 W4 25.153

El rastreo del terreno ha sacado a la luz dos torres y un posible aljibe localizados en los puntos más altos de Peña Muñana. Estas elevaciones están unidas entre sí por lienzos de muralla de fuerte potencia. Con el fin de facilitar la descripción y comprensión del conjunto fortificado se ha tratado por separado cada uno de los elementos defensivos, otorgándoles una denominación sencilla e individualizada.

Atalaya de Peña Muñana 3

Se denomina aljibe a la estructura localizada en la mayor altura de la Peña; Torre 1 a la torre emplazada a 1030,5 m. de altura y Torre 2 a los restos hallados en la tercera altura de la Peña. Del mismo modo, los lienzos de muralla adoptan su nombre dependiendo de las estructuras que unan. El lienzo que une el aljibe con la torre 1, es llamado Lienzo 1; la muralla que une la torre 1 con la torre 2 obtiene el nombre de Lienzo de 2, en tanto que se llama Lienzo 3 al fragmento de muralla que conecta la torre 2 y el aljibe.

Aljibe. Conocida con el nombre de “la Sala”, se asienta sobre la altura principal de la Peña Muñana. Por sus dimensiones y formas se ha considerado a esta estructura como un posible aljibe; apoya esta hipótesis el que no exista ningún pozo ni cauce de agua en toda la extensión de Peña Muñana. El acceso a esta elevación es difícil por lo arisco del terreno, hasta el punto de afirmar que más que subir a ella, se escala.

Seguramente el acceso en épocas anteriores sería mucho más sencillo que el actual, dificultado sin duda por la acción erosiva de los agentes climatológicos que han dejado totalmente descarnadas las rocas. Con el fin de resolver el problema del acceso a esta estructura se plantean dos hipótesis:

a) Se accedería a ella mediante un sistema de escaleras y/o rampas.

b) El lienzo 1 contraria en su parte superior con un camino de ronda que llegase hasta el aljibe. Sin embargo, esto comportaría el hecho de que los lienzos tendrían que salvar importantes vertientes rocosas para formar un recinto totalmente cerrado. Esta suposición implica pues, la existencia de murallas de proporciones excepcionales.

Sin lugar a dudas, el aljibe es la estructura mejor conservada de las tres existentes. Se conserva el muro Norte o frontal. Este frente se halla partido en dos con el fin de la realización de un vano o nicho construido en ladrillo de tal forma que presenta una especie de ventana re-tallado que mira al interior de la construcción. En la parte inferior de este muro frontal se aprecian dos hiladas que sirven de cimentación al resto del conjunto. El muro está construido con mampuestos de granito de pequeño y mediano tamaño, dispuestos en hiladas irregulares y unidas con un mortero hidráulico.

Adosado al oeste de este muro se encuentra otro que le corta en escuadra. En el interior, el muro norte se caracteriza por conserva su alzado, aunque aparece partido a ras de suelo de la sala. El suelo de la estructura está formado por una amplia plataforma que se asienta sobre la roca madre y se encarga de nivelar el terreno. Debajo de este suelo se observan tres hiladas de pequeños sillares, cuyo objeto es la cimentación y superación del desnivel natural del terreno.

El aljibe está bastante transformado por los efectos destructivos que ha supuesto la construcción de una caseta metálica y la colocación de un vértice geodésico. Hay que destacar la aparición de un umbral o dintel de puerta, con la señal de una quicialera, en la vertiente de la Peña donde el aljibe se encuentra situado.

Lienzo 1. La muralla que conecta el aljibe con la torre 1 recibe el nombre de lienzo 1. Este muro se compone de dos tramos, que se distinguen por una ligera diferencia de orientación, pero conforman juntos un mismo lienzo. El primer tramo parte de la torre 1 y el segundo tramo conecta con la torre 2. Se halla conservado a nivel de cimentación, levando escasos centímetros del suelo. A ambos lados del lienzo, pero sobre todo en la vertiente norte, de considerable inclinación, aparece un derrumbe de gran extensión, constituido por mampuestos de mediano tamaño.

Torre 1. La torre 1 está enclavada en la segunda altura de la Peña. Sin lugar a dudas es la torre más clara de las dos existentes, a pesar de conservarse solamente a nivel de cimentación. Se puede apreciar tres muros. El lado norte se halla cerrado por la roca natural, aunque no se descarta la posibilidad de que hubiera existido un muro norte que utilizara la roca de cimentación.

Entre esta torre y el lienzo 1 se ha localizado un fragmento de un muro que posiblemente sea parte del lienzo 1. Superaba la torre 1 aparece otro fragmento y que de momento ignoramos su conexión con la torre 1.

Lienzo 2. Une las torres 1y 2 y se caracteriza por la magnitud de sus sillares, que en ocasiones son reaprovechamiento de las rocas graníticas que forman el relieve de la propia Peña.

Torre 2. Es sin duda la menos clara de las tres torres. Se conserva un fragmento de lienzo. Las primeras hiladas están compuestas por sillares de mediano tamaño y sobre ellos se colocan hiladas siguientes en forma de mampuestos ligados con argamasa. El fragmento conservado se adapta al terreno, y su cara interna se halla pegada a una gran roca. La técnica constructiva consiste en unas caras vistas de sillarejo y un relleno interior de mampuestos irregulares ligados con argamasa de cal.

El fragmento de lienzo conservado, la técnica constructiva, la localización en la tercera altura de la Peña y su conexión con el muro descrito inducen a pesar que se trata de una tercera torre, pero esta afirmación no puede pasar, de momento, de la categoría de hipótesis.

Lienzo 3. Unirá la torre 2 y el aljibe. Es el muro más fuerte de todos los localizados, algo lógico si se tiene en cuenta que cubre el frente más largo y despejado de la peña.

Estructuras internas. En el interior del recinto amurallado se pueden apreciar una magnitud de estructuras de funcionalidad desconocida. Destacan por su abundancia las estructuras cuadrangulares distribuidas por todo el interior de la Peña. Sus medidas son muy dispares, pudiendo alcanzar el grosor de los muros fácilmente el metro. Junto a estas estructuras cuadrangulares es fácil hallar otras circulares que, al igual que las otras, solo conservan a nivel de superficie del terreno actual.

Existe la posibilidad de que parte de las habitaciones sirvieran como viviendas a una pequeña guarnición. En todo caso, a esta reducida población permanente se podrían añadir en épocas de peligro, parte de los habitantes de las cercanías que se refugiaran en la Peña provisionalmente.

Es muy posible la existencia de una o varias calles entre las estructuras cuadrangulares y delimitada en parte por ellas. Son numerosos también los corralitos construidos por pastores, que aprovechan los mampuestos de las construcciones anteriores y que suelen adosar a las rocas sobre las que se encuentra el aljibe.

Fuente

Algunos datos sobre los sistemas de fortificaciones del suroeste de Madrid


 

Pedro Mª Vargas

www.castillosdelolvido.com
  • Suscríbete a Castillos del Olvido

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte y recibir notificaciones de nuevas entradas.