Castillo de Chinchón

On by Pedro Mª Vargas

Nombre: Castillo de Chinchón
Localidad: Chinchón
Comunidad: Madrid
Tipología: Castillo
Estado: Ruina consolidada
Visita: Exterior
Localización: N40 08.177 W3 25.454

Desde el castillo se domina toda esta divisándose una magnifica vista rematada por la iglesia parroquial. Se sitúa en uno de los puntos más altos de la meseta entre el Tajuña y el Tajo. El pueblo se distribuye en la cabeza de un valle, rodeado por dos cuerdas que descienden desde la parte más elevada que está al Este. En el brazo meridional se emplaza el castillo, desde donde se domina la mayor parte de la población.

Hay varias descripciones del castillo que nos ocupa. Fernando Gutiérrez de Gregorio recoge de un documento existente en la Biblioteca Provincial de Toledo las siguientes dudas; tuvo dos castillos. El primero fue saqueado y demolido por las tropas comuneras y que con los materiales del viejo castillo se levanto el nuevo, alzado sobre un talud, de traza cuadrangular, defendido con bastiones circulares y en su lado noreste y en su lado noreste tenia habitaciones muy capaces y muy hermosas. Esta parte se dividida en tres cuerpos, las otras dos cortinas son de dos cuerpos y se dividen en copiosas y largas habitaciones.

El castillo tiene un patio central y debajo de el hay bóvedas con aljibes. En torno a la fortaleza se ve un camino cubierto. Se sale por un puente levadizo que termina y descansa en otro solido de piedra; pasado este se llega a una plaza grande fortificada con parapetos de sillería; debajo de ella queda una espaciosa pieza a prueba de bomba que pudo servir de caballeriza para 200 caballos. Madoz hace referencia a este castillo diciendo; a distancia de 900 varas a la parte sur, hay un castillo plaza fuerte con una plaza de armas y almacén que se cree fuese obra del siglo XV, en razón de haber tenido artillería, pues se cuentan los sitios de su colocación y las armas de los antiguos condes de Chinchón. Por toda su circunferencia parece haber tenido fosos, que en el día están ciegos.

Como ya hemos visto, en Chinchón hubo dos fortalezas; la primera, al parecer, del siglo XV, desaparecida y situada, según F. Bordejé, en el lugar cercano a la iglesia; Edward Cooper la sitúa en mismo emplazamiento que la actual y si la observamos parece mas lógica este afirmación ya que, ateniéndonos al documento antes mencionado, con los materiales del viejo castillo se levanto el nuevo, parece tarea mas difícil al transportar todos los materiales desde donde esta la iglesia hasta el cerro donde se encuentra el actual castillo. Este mismo autor afirma que una buena fotografía aérea esclarecería el lugar donde de emplazamiento exacto, así como su forma.

El actual castillo es una construcción del siglo XVI, mas parecido a un fuerte abaluartado que a una fortaleza medieval de carácter militar en la península, coetánea de San Leonardo de Yagüe, en Soria y de la de Brozas en la provincia de Cáceres.

Se compone de dos cuerpos cuadrados superpuestos, adosados un de ellos al otro de manera de el que debió de ser el mas alto de los dos, que debería de tener dos pisos mas por los restos que aun se aprecian en sus torres, pudo ser levantado a manera de torre del Homenaje, aunque parece bastante amplio para haber desempeñado esta función y fuera de lugar por la época de construcción de la fortaleza.

Todo el castillo esta rodeado, en su parte alta, de una cornisa de piedra labrada simulando un cordón, de lo que se deduce que salvo la parte anteriormente mencionada, el resto no debió de ser mas alto, aunque falta el pretil o almenaje, si es que lo tuvo.

Todas sus esquinas poseían fuertes torreones cilíndricos, salvo los dos del supuesto Homenaje que están mas cercanas del cuerpo principal que se alargan por el lado de unión con este. Todo el castillo esta construido de fuerte mampostería caliza, menos en las ventanas, todas cuadradas y en la puerta que son de piedra bien labrada y esta rodeado de una escarpa que asciende hasta la mitad de su altura.

Para llegar a el es preciso salvar el foso que las separa de una plaza llamada de armas y de fin desconocido; el puente que salva el foso es de un solo arco y sobre el descansa la pasarela de madera que antaño seria levadiza.

La puerta posee doble cerco, cuadrado el primero y de medio punto el segundo, apreciándose entre las dos las aberturas para dar paso a las cadenas del puente levadizo. Esta puerta da acceso a una cámara abovedada desde la cual se pasa al patio; sobre ella señorea el escudo de los Condes de Chinchón, bastante bien conservado.

El patio de forma cuadrada y en el se observan las bocas del aljibe y unas escaleras de bajada a las habitaciones subterráneas, así como las de subida a la terraza. Salvo la estancia de entrada desde la que se accedía a un subterráneo que corría toda la cara oeste y que desemboca en una supuesta poterna situada hacia el norte, el resto de las estancias no se pudieron visitar ya que estaba allí situada la alcoholera castillo de Chinchón. Por este motivo no podemos dar su descripción.

Castillo de Chinchón 10Actualmente se encuentra cerrado sin destino alguno, aunque la Comunidad de Madrid quiere instalar en el un archivo.

El primitivo castillo de Chichón fue cedido por los Reyes Católicos a Don Andrés Cabrera, por su intervención en la defensa del Alcázar segoviano y según anota Cantó Télez, en parte por el agradecimiento de la reina Isabel a la esposa de este. Doña Beatriz de Boadilla, quien fue victima de un atentado por parte de un musulmán en la toma de Granada, al creerse este que era la propia reina.

Castillo de Chinchón 11En la revuelta comunera el castillo fue incendiado y desmantelado. El actual castillo fue levantado por el tercer conde de Chinchón, Don Diego Fernández Cabrera.

Las tropas imperiales acantonadas en este pueblo en 1706, a las ordenes del Marques de la Mina y otros generales ingleses, desmantelaron la artillería y en la ultima guerra de Independencia una brigada Polaca perteneciente al ejercito de Napoleón, sustrajo todo el hierro de las ventanas.

Castillo de Chinchón 12Con esto y la quema ocurrida antiguamente sufrida por haber servido de almacén de cáñamo, quedo bastante maltrecho. Su estado es bastante bueno. En los siglos XIX y XX fue utilizado como casa de labranza y fábrica de licores (anises de Chinchón). Hace unos años la factoría se trasladó al valle del Tajuña, quedando vacía la fortaleza. Es de propiedad privada, de los Condes de Chinchón.

Bibliografía

Guía de los Castillos de Madrid. Jorge Jiménez Esteban, Antonio Rollón Blas

A %d blogueros les gusta esto: