Castillo de Consuegra

Nombre: Castillo de Consuegra, Castillo de La Muela
Localidad: Consuegra
Provincia: Toledo
Comunidad: Castilla La Mancha
Tipología: Castillo
Estado: Bueno
Visita: Horarios
Localización: N39 27.183 W3 36.491

El castillo de la Muela es un castillo situado en el municipio de Consuegra y es uno de los mejor conservados de toda Castilla-La Mancha. Se ubica junto a los Molinos de Consuegra, sobre una montaña (Cerro Calderico) con leves acantilados que dan a la ciudad de Consuegra. Localidad de la provincia de Toledo, en Castilla la Mancha (España), de 10.497 habitantes (INE, 2005), a 64 km de la capital provincial, Toledo, comunicada por la autovía de los Viñedos.

Consuegra es la Consabura romana que llegó a contar con las edificaciones propias de una gran ciudad, Termas, Murallas, Acueducto, Circo …

El castillo es mencionado en la Estoria de España de Alfonso X el Sabio (s. XIII), donde se comenta que este pertenecía, en tiempos de los visigodos, al conde don Julián, al que define Alfonso X como “heredero en el castiello de Consuegra

Es posible que la primera reconstrucción del castillo fuera realizada por Almanzor, en el siglo X, época del dominio musulmán de las comarcas cercanas. En 1097, Al-Mu’tamid lo cedió a Alfonso VI, por pacto matrimonial, ya que el rey se casaría con la princesa sevillana Zaida. El castillo se consiguió sin guerra pero poco duró la ocupación cristiana porque, en agosto del mismo año, Alfonso VI perdió la fortaleza tras ser derrotado por los árabes en la batalla de Consuegra, en la que murió peleando contra los almorávides Diego Rodríguez, el único hijo varón del Cid Campeador.

El castillo fue recuperado finalmente por los cristianos en el siglo XII, siendo reconstruido por los Caballeros Hospitalarios en este mismo siglo, y también en el siguiente siglo XIII. Alfonso VII entregó el castillo, la localidad y su entorno a la Orden de San Juan de Jerusalén, en 1183 que estableció en Consuegra la capital de su priorato de La Mancha, y dio forma al actual castillo. De ahí que su aspecto definitivo se asemeje al de tantos castillos medievales europeos.

Tras la invasión francesa y la campaña de Napoleón en España (1808), fue ocupado por una guarnición del soldados franceses (1809-1813) que lo destruyeron al retirarse.

 

La estructura de este castillo es inusual. Está constituido, básicamente, por un cuerpo central cuadrado con una gran torre cilíndrica en cada uno de sus lados. El recinto está rodeado por una barrera de la que sólo quedan restos en la parte que da al patio de armas.

Al pasar el primer muro, hay un espacio vacío denominado centinela, desde donde se accede al castillo propiamente dicho, que está rodeado por la barrera defensiva. La puerta de entrada se enmarca entre dos estructuras cúbicas, y sobre ella se encuentra el escudo del Prior de la Orden, Juan José de Austria, y el de los Álvarez de Valencia. Entre las estancias interiores destacan el aljibe, cubierto con bóveda de cañón, un patio interior y los archivos de la Orden de San Juan, destruidos por los franceses en 1814.

 

La torre albarrana, elemento defensivo de los tiempos árabes, es de forma circular y se encuentra en la parte meridional del castillo. Un adarve comunicaba la torre con el resto del conjunto. Es de altura considerable porque dentro se compartimenta en cuatro pisos.

Los muros del castillo son de mampostería, técnica constructiva que trabaja poco la piedra, el material más empleado por su dureza y abundancia. En su interior quedan restos de un hormigón muy diferente al empleado actualmente.

Después del destrozo napoleónico de inicios del XIX, sufrió la desamortización (¿Mendizábal o Madoz?), lo que implicó expropiación, abandono, incendio y destrucción progresiva. Pero, en 1962, el Ayuntamiento de Consuegra adquiere el castillo e inicia un proceso de restauración integral. Como resultado, se puede acceder a la ermita, los aljibes, los pasos de ronda, la sala capitular, la torre albarranca, las terrazas y la barbacana. Progresivamente recobra el austero y formidable aspecto que tuvo en sus mejores tiempos.

Castillo de Consuegra 13

Batalla de Consuegra

La batalla de Consuegra tuvo lugar el 15 de agosto de 1097 en la localidad toledana de Consuegra, y enfrentó al ejército del rey Alfonso VI contra las fuerzas almorávides del emir Yusuf ibn Tasufin.

La batalla concluyó con una clara victoria para los almorávides.

En 1085 Alfonso VI el Bravo, rey de León y Castilla, conquista Toledo, la antigua capital del reino visigodo antes de la derrota del río Guadalete, y a ella traslada su capital, exigiendo a los desgastados reinos de taifas elevados tributos. Alfonso VI se encuentra en su apogeo y se hace nombrar Imperator e incluso Rex Ibericus.

Al año siguiente, el rey decide afianzar su poder en el norte de Hispania y pone sitio a Zaragoza, capital de la taifa del mismo nombre. El emir Yusuf ibn Tasufin desembarca en Algeciras en auxilio de los débiles reyes musulmanes. Alfonso VI, que no está dispuesto a tolerar esta osadía, levanta el cerco de Zaragoza y se dirige al encuentro de Yusuf. El rey sufre una humillante derrota en la batalla de Sagrajas, donde es masacrado al menos la mitad de su ejército: los almorávides rematan a los heridos en combate y agradecen a Alá la victoria subidos a un montón de cabezas de los cristianos.

Castillo de Consuegra 16

Castillo de Consuegra 17

Pero no es Alfonso VI el único que lucha contra los musulmanes: Rodrigo Díaz de Vivar, conocido como el «Cid Campeador», asola la zona del Turia y se apodera de la plaza fuerte de Valencia (1094) convirtiéndola en capital de un principado que él gobierna. Posteriormente derrota a Yusuf en dos ocasiones: en Cuart de Poblet (1094) y cerca de Gandía, en Bairén (1097) unidas sus tropas a las de Pedro I de Aragón. Pero mientras Rodrigo Díaz lucha en Valencia, un ejército almorávide capitaneado por Mohammed Ben al Hach se dirige a Toledo.

Castillo de Consuegra 18 Castillo de Consuegra 19

El rey decide desafiarlos en Consuegra, pero la escasez de tropas le obliga a pedir refuerzos al Cid, quien tras vencer en Bairén puede permitirse mandar refuerzos a su señor, y como muestra de amistad los envía al mando de su único hijo varón, Diego Rodríguez, heredero de su linaje. Diego llega con refuerzos y poco después su padre le envía la caballería de Álvar Fáñez, la cual es emboscada por los almorávides en las proximidades de Cuenca: algunos jinetes caen en el combate, otros vuelven a Valencia y los pocos restantes marchan con él hasta Consuegra.

Con asombrosa rapidez Alfonso reúne sus tropas en Consuegra, instalando su campamento en el castillo; allí se siente seguro, pues desde su torre albarrana, antigua fortaleza romana y posteriormente musulmana, se divisa todo el llano circundante. Manda reforzar las murallas de la ciudad y espera a los almorávides que no tardarán en llegar.

Alfonso VI coloca a Álvar Fáñez, experto comandante de caballería, apoyando a Pedro Ansúrez, cuyos hombres son tropas de élite; después coloca a Diego con las tropas del Cid, las mejor armadas, y manda al conde García Ordóñez que proteja con su caballería la vida de Diego. García Ordóñez era un antiguo enemigo del Cid (según el Cantar de Mío Cid, en una ocasión en que el rey Alfonso había encomendado a éste cobrar las parias al rey de Sevilla, el de Granada, Abdalá, se dirigió a saquearla ayudado por algunos nobles, entre los que estaba García Ordóñez. El Cid salió con todas sus tropas a plantar batalla a Abdalá y tras apresar en ella a García segó con su espada un mechón de la barba, lo cual era ofensa gravísima).

La infantería cristiana se dirigió contra la almorávide, apoyado cada contingente por otro de caballería. Los cristianos consiguieron romper las filas de la infantería, pero las alas almorávides, formadas por jinetes, envolvieron a los cristianos. El rey ordenó la retirada y, mientras en el flanco izquierdo se replegaban Pedro Ansúrez y Álvar Fáñez juntos, en el derecho sólo lo hizo García Ordóñez sin ayudar a Diego Rodríguez, quien rodeado por sus hombres, y éstos a su vez por los enemigos, no aguantó mucho más y cayó muerto.

Alfonso VI se refugió dentro de la ciudad, que no tardó en caer, y se retiró al castillo, un bastión inexpugnable en lo alto de un cerro. Tras ocho días de sitio, sin agua, ni apenas comida, y con solo unas centenas de hombres, Alfonso VI resiste el asedio de los moros que intentan escalar sus murallas. Tras el octavo día los almorávides, diezmadas sus tropas, sofocados por el calor y temiendo la llegada de refuerzos cristianos, levantan el sitio y se retiran.

Alfonso VI perdió muchos hombres, pero uno de ellos destaca sobre los demás: Diego Rodríguez, hijo del Cid Campeador, cuyo valor, entrega y muerte se celebran cada año desde 1997 en Consuegra.

La batalla de Consuegra fue el segundo gran combate directo entre el ejército castellano-leonés y el almorávide.

Yusuf ibn Tasufin, diez meses después de la batalla de Consuegra, en junio de 1098 volvió a Marrakech (África) satisfecho por sus numerosas conquistas.

El ayuntamiento de Consuegra lleva a cabo una representación parateatral que durante tres días transporta la localidad a la Reconquista. Más de quinientos participantes dan vida a una localidad medieval inmersa en una guerra y a punto de presenciar la batalla de Consuegra.

Se organizan diversos espectáculos:

  • Ceremonia ritual mozárabe de vísperas de guerra.
  • Llegada de las tropas del rey Alfonso VI.
  • Escenas de la vida medieval en guerra y asedio dentro del Castillo de Consuegra.
  • Rieptos o duelos entre caballeros cristianos.
  • Campamento de guerra almorávide.
  • Mercado medieval.
  • La ceremonia fúnebre por la muerte del hijo de El Cid, Diego Rodríguez.
  • As-Satrany. Espectáculo simbólico en que luces, sombras y actores se mezclan en un tablero de ajedrez gigante para representar el desarrollo de la batalla.
  • Danza de la Muerte.

Fuente

Artículo obtenido del artículo de Wikipedia Castillo de la Muela en su versión del 19 mayo 2017, por varios autores bajo la Licencia de Documentación Libre GNU.

Pedro Mª Vargas

www.castillosdelolvido.com

  • Suscríbete a Castillos del Olvido

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte y recibir notificaciones de nuevas entradas.