Castillo de Escalona

Nombre: Castillo de Escalona
Localidad: Escalona
Provincia: Toledo
Comunidad: Castilla La Mancha
Tipología: Castillo
Estado: Ruina
Visita: Libre
Localización: N40 09.974 W4 24.095

El castillo de Escalona se alza sobre un cerro a los pies del río Alberche (afluente del Tajo) que le sirve de protección natural y desde donde domina el terreno circundante. Es uno de los mejores y de mayor valor histórico de los conservados en la provincia de Toledo y su localidad es una villa de origen romano emplazada en una situación estratégica que debió ser fortificada en época muy antigua para controlar el paso del Alberche.

El Castillo de Escalona es uno de los mejores y de mayor valor histórico de los conservados en la provincia de Toledo. Escalona es una villa de origen romano emplazada en una situación estratégica que debió ser fortificada en época muy antigua para controlar el paso del Alberche. Fue reconquistada a los árabes en el año 1130, y es desde entonces cuando se empieza a tener noticias claras de su historia, pues de su etapa musulmana apenas nos han llegado datos.

Las torres albarranas fueron construidas por Don Juan Manuel. En al año 1424, Don Álvaro de Luna, Condestable de Castilla, habilitó el edificio para usarlo como residencia particular. Posteriormente, pasó a manos de Don Juan Pacheco, caballero de la orden de Santiago, que lo mantuvo hasta siglo XVII.

La posición elevada del castillo y su cercanía al río le dotan de una protección natural. Se alza a 30 metros sobre el río Alberche por el sur, y está cercado al este por un arroyo que le sirve de foso natural. Los otros dos costados tienen fuertes defensas que completan su inexpugnabilidad.

La parte más antigua es de canto rodado unido con fuerte argamasa, de 10 metros de altura, formando el muro principal al oeste y norte, sin saledizos ni troneras. Sus defensas están reforzadas por ocho torres albarranas macizas, elemento defensivo árabe, unidas a la construcción por medio de arcos, de modo que si se destruyen no afectan a la muralla ni al resto del conjunto. Su estructura es férrea y compacta, formada por una mezcla entre ladrillo y enormes piedras, lo que dificultaba el acceso al castillo.

Posee un camino de ronda protegido por un contramuro almenado de mampostería, y un foso con escarpa y contraescarpa revestidas de sillares. Sólo tiene una puerta, que hacia la villa, con nuevas defensas y entre ellas dos corachas y un puente levadizo del que todavía quedan algunos restos.

El edificio está dividido en dos cuerpos que ocupan aproximadamente la misma extensión. El primero de ellos se encuentra a la izquierda de la entrada y constituye la plaza de armas. Mide 110 metros en su eje mayor por 50 metros el menor, por lo que durante años ha sido usado como campo de fútbol local. Posee 3 aljibes. Existe un segundo muro, hecho en de mampostería, adherido al exterior más antiguo, que alcanza 3 metros el espesor total y sobre el que discurre el adarve.

El segundo cuerpo se encuentra al sur del anterior y lo ocupa el palacio señorial construido por Don Álvaro de Luna. Está protegido por una barrera almenada que lo aÍsla del patio de armas, y tras la cual, cerrada con una puerta abierta en un torreón con aspilleras, hay un camino de ronda y delante otro foso, cruzado por un puente levadizo.

La robusta torre del homenaje del palacio es la estructura que más destaca de todo el conjunto. Su planta es cuadrada, tiene 22 metros de altura, y está cerrada por un rastrillo y buharda. Estaba formada por diversos pisos y un sistema de accesos muy complicado que hacían muy difícil la entrada al recinto. En sus muros apenas aparecen vanos y está rematada por almenas defensivas.

Pasado el artístico arco de acceso al palacio, que protegido por un matacán y que forma un arco carpanel con detalles góticos y un escudo de los Luna, se accede al gran patio interior. Éste tuvo veinte columnas con capiteles artísticos, que fueron expoliadas durante el pasado siglo. Algunos de los capiteles fueron colocaron en el Ayuntamiento de la villa. Numerosas estancias, ya arruinadas, hermoseaban este palacio, que llegó completo al siglo XIX incluso con el archivo familiar, pero cuya techumbre y artesonados fueros arrancados por los soldados franceses para reforzar el puente sobre el Alberche. Entre sus distintos ambientes destaca el salón principal, con un pequeño aposento que pudiera ser la capilla, ornamentado con yeserías de curiosa iconografía y bóveda de crucería ojival.

Una de las novedades del edificio es la utilización de diferentes sistemas constructivos. El material por excelencia es la piedra elaborada en sillarejo, pero además se utiliza el tapial y tableros, que formaran un hueco que se rellena de piedra y ladrillo a modo de bandas. Por lo tanto, en la edificación, se alterna la piedra con el ladrillo.

Fuente

www.castillosnet.org

Pedro Mª Vargas

www.castillosdelolvido.com
  • Suscríbete a Castillos del Olvido

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte y recibir notificaciones de nuevas entradas.