Castillo de Hacinas

Nombre: Castillo de Hacinas
Localidad: Hacinas
Comarca: Sierra de la Demanda
Provincia: Burgos
Comunidad: Castilla y León
Tipología: Castillo militar medieval
Estado: Vestigios
Visita:Libre
Localización: N41 59.154 W3 17.285

Al Norte del pueblo una llamativa y pequeña roca se eleva repentinamente a varios metros de altura, accesible únicamente por el lado de la iglesia. Sobre ella estuvo la fortaleza de la que apenas si queda un paredón de 1,50 metros de espesor. Es de sillarejo con relleno de cal y can­to. Las talladuras y trabajos en la roca viva debieron de ser numerosas a juzgar por los restos que aún quedan.

La zona pinariega burgalesa y soriana fue áspera­mente disputada durante el s. IX. Tanto por la cercanía de Lara (tan representativa para los castellanos) como la de Osma y Medinaceli (bases fundamentales de opera­ciones militares para los musulmanes) fueron causa de continuos enfrentamientos durante dicho siglo, en uno de cuyos encuentros moriría Garci Fernández. En tiem­pos de Almanzor el campo soriano quedó para los agare­nos, pero a partir de su muerte el avance cristiano sería rapidísimo. El recuerdo de aquellos duros años se plasmó en el poema de Fernán González, uno de cuyos episodios bélicos, la batalla de Hacinas, no es más que la poetización de una pelea junto a los muros de Osma. Es lógico que para el monje de Arlanza, como parece dar a entender, se levantara por estos años el castillo de Haci­nas. Con anterioridad al poema (escrito a mediados del siglo XIII) no se cita. Además el espacio que ocupó es muy pequeño, en nada parecido a las inaccesibles y ex­tensas fortalezas de la época de la Reconquista. Es más probable, pues, que el castillo de Hacinas se levantara, como tantos otros, en los años de lucha con Navarra (s. XI) para controlar la entrada al desfiladero que conduce a Santo Domingo de Silos.(1)

El castillo de Hacinas levantado, al parecer, entre el final del siglo IX y el X, como otros similares en la comarca del Arlanza -Lara, Castrovido, Castrillo, Palacios, Pinilla- para proteger la zona de las incursiones de los moros toledanos que llegaban al Arlanza desde Atienza y Medinaceli. También debió tener relevancia en el siglo XI, en las guerras entre Castilla y Navarra.

Está asentado sobre un peñasco natural de roca arenisca y sus muros, de los que sólo se conservan unos metros en su cara sur, tienen un espesor de metro y medio. Tiene un perímetro de 200 metros, encuadrando una superficie cuyos ejes son de 75 x l5 metros. Se percibe claramente dónde se asentaba el muro externo, el acceso al interior, por dónde discurrían los vertidos de aguas sucias.

En el suelo se conservan varias tumbas antropomorfas y en su centro hay un pozo aljibe, del que hay actualmente descubiertos 17 metros.

Hasta mediados del siglo XVIII debió estar habitado, fue la residencia del Alcaide, representante del Conde de Monterrey, señor de Hacinas.

En 1922, el alcalde Toribio Lucas autorizó al general inspector de la Guardia Civil D. Leopoldo Centeno iniciar unos trabajos arqueológicos. Se excavaron hasta 39 metros, pero sólo se halló una caldera de cobre y una espada de uso en el castillo. Hoy, un bello brocal de piedra y forja, donde figura como remate una veleta con el escudo del pueblo, lo adorna.(2)

Fuente

1 Cadiñanos Bardeci, I. – “Arquitectura fortificada en la provincia de Burgos”

www.hacinas.es

 

Pedro Mª Vargas

www.castillosdelolvido.com