Castillo de Jarque

Nombre: Castillo de Jarque
Localidad: Jarque
Provincia: Zaragoza
Comunidad: Aragón
Tipología: Castillo
Estado: Ruina consolidada
Visita: Exterior
Localización: N41° 33.286′ W1° 40.598′

Por noticias documentales sabemos que el lugar ya existía un pequeño castillo en 1118 con el nombre de Siarchum o Siarq, en el que Alfonso I ‘El Batallador’ dona a Lope Juan de Tarazona las localidades de Aliaga, Pitarque, Jarque (‘Siarg’), Abeja, Galve y Alcalá de la Selva. En 1285 pertenecía a Guillén de Alcalá, defensor de la frontera de Tarazona por orden de Pedro III, formando parte de los Luna transformandolo en residencia señorial, hasta 1382. Posteriormente pasó a depender de los Urrea y más tarde de los condes de Aranda, trensformandolo de nuevo.

Se trata de una pequeña fortaleza de planta trapezoidal, de unos 28 por 34 metros, que se alza en la ladera del monte, en un lugar conocido como la Atalaya, que domina la población y el valle del Aranda. Toda su obra es de mampostería con la base en sillería formando un ligero talud, mientras que las esquinas son también de sillería. Las esquinas presentan torreones, ligeramente cónicos, algunos de los cuales han sido reforzados con cemento, conservando almenas puntiagudas de fábrica mudéjar.

Los muros se rematan mediante almenas terminadas en pico y se abren numerosos vanos. La puerta de acceso situada en altura y consiste en un arco de medio punto con dovelas de piedra. El interior se halla completamente en ruinas confundiéndose lo que pudieron ser estancias y el patio. En uno de los lados se observa una depresión que pudo ser un aljibe. El estado de conservación es bastante regular, presentando todos los muros grandes pérdidas de material.

 Actualmente se encuentra en proceso de restauración.