Castillo de Leiva

 

Nombre: Castillo de Leiva
Localidad: Leiva
Comunidad: La Rioja
Tipología: Castillo
Estado: Ruina consolidada
Visita: Exterior
Localización: N42 30.155 W3 02.897

Se encuentra al suroeste de la población, junto a la carretera que transita por el pueblo. Su configuración general es de edificio rectangular de aproximadamente 27 metros de largo por 22 metros de ancho, exento y rodeado por un foso perimetral hoy en día cegado. Presenta cuatro torres en las esquinas, tres de las cuales son octogonales y la situada en el ángulo sureste decagonal considerada como torre del homenaje y de mayor altura que las otras. Todas ellas están coronadas por matacanes lobulados y cornisa corrida de piedra lisa, sobre la que se apoya una cubierta de teja sobre canes de madera.

La superficie útil de la parcela que rodea al castillo es de 4.508m2y la superficie útil de su interior es de 1.110m2 .

Anterior al actual castillo que conocemos hubo otro anterior, una fortaleza, que se encuentra emplazada en un término llamado “Campo de la Torre” que se hundió hacia 1478 (y cuya construcción, que se desconoce, podía datar de 1335) cuando Alfonso XI concedió la localidad a Juan Martínez de Leiva. Junto a la torre fuerte se encontraba una casa de aposento. Se desconocen la planta de la citada torre y las características esenciales del edificio. Los materiales de esta torre derruida se emplearían después para la construcción del castillo. La construcción del castillo se inicia, por lo tanto, en 1478 a iniciativa de Ladrón de Leiva, dura veinte años y es acabada por su hijo Juan de Leiva. De la construcción original queda todo el trazado general de los lienzos y torreones, el foso (en la actualidad colmado) y la barrera que lo protege.

Aunque han desaparecido algunos de sus elementos originales debido a las modificaciones que ha sufrido aun queda constancia de su estructura original. La altura del edificio era superior a la actual y cubría los chaflanes de los torreones; los muros y torres se coronaban con matacanes lobulados y almenas con vanos de palo y orbe. La puerta se ubicaba en la actual entrada en el muro sureste a través de un arco adintelado o rebajado hoy día inexistente.

El interior del castillo cuenta con un patio interior y en la actualidad conserva pocos elementos originales. Cuando fue construido constaba de planta baja, primera y bajo cubierta, siendo la planta baja más elevada que la actual. Algunas dependencias disponían de una techumbre cuidadosamente decorada; quedan vigas y tablas de un artesonado decorado con motivos geométricos y vegetales, así como numerosas vigas adornadas con líneas.

Principales modificaciones del castillo

Datan de los años 1758, 1764 y 1766 y obedecen a las necesidades de habitabilidad del mismo por parte de sus moradores, lo que dan al castillo un carácter más residencial que defensivo.

La modificación de 1758 afecta fundamentalmente a las alas sur y oeste, así como a la totalidad de la cubierta. Esta se realiza con aleros de canes tallados y rebaja su nivel desmontando los recrecidos de los muros y elimina almenas y matacanes en los mismos. También se ciegan parcialmente los chaflanes interiores de los torreones y sus salidas al adarve, así como el acceso a la torre del homenaje.

La remodelación de las alas sur y este conllevan la creación de un pórtico de cuatro vanos sobre pilastras cuadradas en la planta baja de ambos lados. También la construcción de la escalera actual. En la planta baja se independizan las alas sur y oeste, siendo su uso de establo y pajar respectivamente.

La planta primera se acondiciona como planta residencial, el ala sur como zona noble y la oeste de servicio; se redistribuyen los espacios y se practican nuevos huecos en los paramentos exteriores y el patio. En esta fecha el foso deja de tener utilidad y comienza a cubrirse de escombro.

La remodelación de 1764 afecta fundamentalmente al ala norte, estableciéndose en la planta baja el granero y en la primera un uso residencial tal como aparece ahora. Se abren ventanas al patio y al exterior en ambas plantas.

La remodelación de 1766 consiste fundamentalmente en poner suelos al granero y al patio, enlosado de piedra arenisca y empedrado respectivamente, y la reparación de las fábricas de piedra de la torre del homenaje, torreones noreste y sureste y buena parte del lienzo norte.

El castillo se va degradando a lo largo de los siglos XIX y XX y no presenta modificaciones substanciales hasta el siglo XX. Hasta pasada la mitad del siglo XX el castillo fue propiedad de la fábrica de harinas La Esperanza y en él vivieron algunas familias para lo cual acomodaron el edificio a sus necesidades compartimentando los huecos existentes, abriendo vanos nuevos y haciendo una escalera en el paño norte.

En 1965 la Cooperativa de Explotación y Trabajo Comunitario de la Tierra y Caja Rural “San Andrés” compra el castillo y hace nuevas modificaciones con el fin de adaptar el castillo a los nuevos usos de almacén y oficinas, la más llamativa de ellas el vano que abre en el paño sureste para acceder al patio y que consiste en un portalón metálico.

En 1984 se acometen nuevas obras, en esta ocasión destinadas a la conservación del edificio en las que se reconstruye parcialmente el torreón noroeste, se maciza interiormente la planta baja y primera para mejorar la estabilidad del elemento. La planta bajo cubierta se mantiene abierta por la gola, si bien se modifican las salidas originales del adarve.

En octubre de 1998 el castillo pasa a ser del ayuntamiento de la localidad y en mayo de 1999 lo adquiere la Comunidad Autónoma de La Rioja.

En el año 2000 se realizan obras de reconstrucción de elementos parcialmente hundidos como son la parte sur del lienzo oeste y se reconstruye la totalidad del torreón suroeste desde los cimientos hasta el remate con matacanes lobulados y cornisa de piedra, sobre la que se asienta el tejado.

Fuente

www.aytoleiva.org

Pedro Mª Vargas

www.castillosdelolvido.com
  • Suscríbete a Castillos del Olvido

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte y recibir notificaciones de nuevas entradas.