Castillo de Mal Sobaco

Nombre: Castillo de Mal Sobaco
Localidad: Paracuellos del Jarama
Comunidad: Madrid
Tipología:  Castillo Medieval Militar
Estado: Vestigios
Visita: Libre
Localización: N40 29.950 W3 32.137

Los vestigios de este castillo medieval se encuentran situados en un cerro triangular aislado, apartado del pueblo de Paracuellos del Jarama y aislado de los otros cerros que limitan la margen derecha del rio Jarama. Esta defendido por una torrentera que forma un profundo barranco por el lado este, así como otros dos barrancos menores al norte y al sur. El lado oeste da directamente al valle del Jarama.

Construida en el siglo X con una fase posterior a la conquista castellana (perteneció a la orden de Santiago). Se encuentra en estado de ruina muy avanzada, subsistiendo únicamente restos del muro perimetral, de una torre situada en el sector oeste y de un aljibe, situado al sur, formado por una cámara rectangular abovedada, todo a base de ladrillos de barro rojizo de 30, 35, 4 cms separados entre si por una llaga de cal de 4 cms y enfoscado su interior con restos de almagra o pintura rojiza que le hacia impermeable.

Castillo de Mal Sobaco 2a

Tuvo este aljibe dos respiraderos, formados por sendos agujeros hoy deformados, que fueron cuadrados para airear el agua y no se pudriese. Desgraciadamente este aljibe esta sucio, con piedras y escombros y seria muy interesante su limpieza y una pequeña obra de consolidación consistente en reponer algunos de los ladrillos rotos en su entrada. Para su construcción, se empleó en algunos sectores mampostería concertada con argamasa y enlucido de tipo calcáreo (fase andalusí) y en otros, hormigón de gran consistencia con abundantes cantos de río como relleno (fase castellana). Se trataba de un castillo de planta cuadrangular muy simple, rodeado por una muralla.

Este castillo de origen islámico, anterior al siglo XI, tenía como misión la defensa del Tajo. Existen referencias documentales que hablan de este castillo y que datan de 1140, en plena Reconquista española y bajo el reinado de Alfonso VII.

Por su situación estratégica, los restos del castillo de Paracuellos, denominado con el extraño nombre de Mal Sobaco y que parece ser que alude a una situación elevada, son parte de las fortificaciones que construyeron los musulmanes en la primera época del emirato (S.IX), para defender la Marca Media y sus accesos desde tierras cristianas. Esta en intima relación con el sistema de atalayas de la línea de la sierra y con la defensa del valle del Jarama, cuyo punto mas destacado era Talamanca. No hay datos de este castillo en época árabe, aunque es evidente su datación islámica. Aparece en la Primera Crónica General como una de las plazas o castillos que conquista Alfonso VI un poco antes de la toma de Toledo y además de los de Buitrago, Talamanca, Madrid, Calatalifa, Rivas y Uceda.

El castillo de Paracuellos y su alfoz, lo va a donar el Rey a la Orden de Santiago, hacia el año 1170, junto con amplios territorios a lo largo de las márgenes del Tajo. Desde Estremera a Toledo y que constituyeron la Encomienda Mayor de Castilla. En las Relaciones de Felipe II, siglo XVI, se cita: hay un castillo muy antiguo que se llama Mal Sobaco, el cual esta muy maltratado y se cae; todos los materiales de el son de piedra e ladrillo y cal. Tiene una muralla exterior de tierra y se cae por algunas partes. No puede habitarse por su estado ruinoso. El señor de la villa es Juan Pardo de Tavera y de Guzmán. Guiomar Pardo de Tavera había heredado el señorío de Arias Pardo de Saavedra, su padre, que se le había comprado al rey. El castillo conservaba escudos, entre ellos el de Cardenal Tavera…

Opina el alcalde que para la fortaleza se necesitan nueve hombres; si se prescinden de esta vigilancia nocturna, bastarían tres o cuatro. Conviene reponer el arsenal de armamento con doce ballestas, cuarenta picas, doce coseletes, otras tantas rodelas a mas de un barril de pólvora y cuatro quintales de plomo para la artillería.

Dista de Alcalá 8 leguas y limita con tierras del duque del Infantado. Es evidente que se presentaba ruina, pero que todavía se mantenía en pie. Al llegar el siglo XVII las informaciones que tenemos son escuetas, pero decisorias: Un castillo demolido y destruido que mira al mediodía, distante de esta población unos doscientos pasos. Es del señorío del Duque Santisteban del Puerto. Evidentemente, el castillo a sido derribado por mano del hombre, puesto que sus muros, por los restos que nos han llegado, eran lo suficientemente gruesos para resistir sin mas el paso de los siglos.

Pascual Mandoz, en el siglo XVI cita, en el termino de Paracuellos Un castillo llamado Belvis con un coto de heredamiento que pertenece a la Casa de Medinaceli. Es una confusión con los restos del castillo de Paracuellos. Un siglo después, en 1970, el Inventario Histórico Artístico de la provincia de Madrid solo habla de: Castillo Mal Sobaco: de planta triangular, rodeado por una muralla. No quedan mas que vestigios.

Al sur del castillo, hay una pista de moto-cross, donde han aparecido fragmentos de cerámica califal (IX-XI), motivo que ha hecho pensar a los arqueólogos, dato que confirma su clara filiación musulmana.

Fuente

Guía de los Castillos de Madrid, Jorge Jiménez Esteban – Antonio Rollón Blas

 

(Visited 845 times, 845 visits today)

Pedro Mª Vargas

www.castillosdelolvido.com

  • Suscríbete a Castillos del Olvido

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte y recibir notificaciones de nuevas entradas.