Castillo de Maluenda

 

Nombre: Castillo de Maluenda
Localidad: Maluenda
Provincia: Zaragoza
Comunidad: Aragón
Tipología: Castillo
Estado: Ruina
Visita: Libre
Localización: N41 17.344 W1 36.962

Maluenda, situada en la ribera del Jiloca, fue lugar de paso desde la antigüedad, como lo demuestran los asentamientos en la Edad de Bronce encontrados en los alrededores. Fue construido por los musulmanes entre los siglos IX y X, siendo uno de los más antiguos y primeros levantados por los moros en España, junto con el de Ayub de Calatayud. Durante la dominación musulmana de la península fue una importante plaza militar y una poderosa fortaleza dada sus grandes dimensiones.

Castillo de Maluenda 2a

En una de las primeras rebeliones de los Tuyibíes contra del poder central de Córdoba (933-934), el califa Abderramán III y sus tropas estaban en campaña dirigiéndose a Guadalajara en esos momentos. Al enterarse de la sublevación, el califa desvió su ruta y se dirigió a Zaragoza. Las crónicas árabes de Al-Udri nombran Malonda (Maluenda) como fortificación donde el califa se dirige, cerca de Calatayud, en su camino a Zaragoza. Al llegar a Maluenda acampó frente a los fuertes muros de su fortaleza. Allí se encontró con que los hombres del gobernador rebelde de Saraqusta, Muhammad Ibn Hassimm al-Tujibí (sin estar el presente) tenía el castillo fuertemente defendido con gran número de hombres y máquinas de guerra. El califa ordenó negociar con la guarnición del castillo para que se rindiera, pero éstos se negaron, y a Abderramán III decide atacar la fortaleza con todos sus efectivos.

El combate fue encarnizado y duró un día entero. Los rebeldes resistieron detrás de las fuertes murallas de la fortaleza todo el día y toda la noche. Al día siguiente la batalla continuó. Finalmente, los rebeldes, exhaustos de la incansable lucha y de las embestidas de las poderosas tropas califales, optaron por rendirse y someterse. Pidieron el amán, que les fue concedido. El califa les confiscaría las armas y seguiría su camino hasta la poderosa fortaleza de Rueda de Jalón. Allí le llegarían escritos del cabecilla rebelde Tuyibí, el gobernador de Zaragoza, pidiéndole perdón y incorporarse de nuevo a sus reales. Abderramám accedió a ello y le entregó al mando varios castillos de la zona.

Posteriormente, en el año 935, el gobernador Tuyibí de Zaragoza, Muhammad, volvería a dar muestras de desobediencia a Córdoba. Esta vez califa se desplazaría hasta Zaragoza, la capital, y tras un largo sitio dirigido desde Qadrit (Cadrete), una fortificación que mandó construir para dirigir el asedio, volvería a sofocar la sublevación, logrando rendir a los rebeldes y entrando triunfal en la capital de la Marca, la ciudad blanca, en 937. La fortaleza de Maluenda fue conquistada por el rey de Aragón Alfonso I el Batallador en 1120, durante el transcurso de la campaña de la reconquista de Calatayud. Apenas 8 kilómetros la separaban de Qalat-Ayub. En la guerra de los Pedros entre el rey Pedro I el Cruel de Castilla y Pedro IV el Ceremoniòs de Aragón, la fortaleza fue conquistada por los castellanos en 1363.

El castillo se alza sobre un estrecho y alargado cerro (de unos 80 metros de largo) dominando la población. Es el típico ejemplo de castillo musulmán construido en España: de planta irregular y alargada, levantado sobre un cerro de media altura buscando defensas naturales como acantilados o barrancos, rodeada de fuertes murallas de duro y adusto tapial, y con una gran torre situada en uno de los extremos del recinto.

La fortaleza de Maluenda fue levantada en el margen derecho del Jiloca, en un lugar estratégico, casi en la confluencia con el Jalón, dominando la entrada al valle del bajo Jiloca desde Calatayud, como posición defensiva de importancia entra la poderosas plazas fortificadas musulmanas de Calatayud y Daroca.

La fortaleza de Maluenda es de grandes dimensiones, y casi se confunde con el cerro donde se asienta. Es de planta alargada e irregular, mide unos 80 metros de largo y presenta anchura variable entre 10 y 20 metros aproximadamente.

En la parte superior del castillo se encuentra la gran torre, situada en uno de los extremos del recinto, casi al borde del barranco. La torre era de gran altura (10-15 metros como mínimo). Su base es de planta cuadrada de 8 metros de lado. Está abierta prácticamente por el centro y le falta una parte. Conserva una ventana en su parte superior. El estado de la torre es de lamentable ruina.

La gran torre protegía la antigua entrada a la fortaleza, que estaba situada junto a ésta. La misma entrada se protegía asimismo por una interesante barbacana de planta curva… En el alargado y estrecho recinto se conservan restos de muralla al borde del barranco, y restos de muros dispersos sobre el terreno, bastante rebajados.

La fortaleza de Maluenda es de las pocas que conservan auténticamente su aparejo original de tapial de este tipo de fortificaciones de origen musulmán. A día de hoy se encuentra en estado de ruina progresiva.

Fuente

www.castillosnet.org

Pedro Mª Vargas

www.castillosdelolvido.com
  • Suscríbete a Castillos del Olvido

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte y recibir notificaciones de nuevas entradas.