Castillo de Molina de Aragón

On by Pedro Mª Vargas


  • Nombre: Castillo de Molina de Aragón
  • Localidad: Molina de Aragón
  • Provincia: Guadalajara
  • Comunidad: Castilla La Mancha
  • Tipología: Castillo
  • Estado: Ruina consolidada


El castillo de Molina de Aragón, esta situada en el municipio del mismo nombre, asentada en la falda del monte que se eleva por encima de la población y el valle del río Gallo. El origen de esta fortaleza se remonta a un alcázar que levantaron los andalusíes sobre un antiguo castro celtibérico entre los siglos X y XI, y en el que situaron su residencia los reyes que gobernaban esta taifa. El historiador árabe Ibn al-Atir habla del «caíd Ibn Galbun» como defensor de Córdoba ante su ataque por parte de Alfonso VII de Castilla.

Este caíd Ibn Galbun, evidentemente, se ha relacionado con el Abengalbón del Cantar de mio Cid, de quien se dice que «tiene» a «Molina» y se le describe como amigo y colaborador en empresas bélicas del Cid delCantar, con el título de «alcaide».

Situado en un lugar estratégico para dominar los caminos entre Aragón y Castilla, fue lugar de disputas, hasta que definitivamente fue arrebatado a los andalusíes por Alfonso I de Aragón en el año 1129, que lo entregó a la familia de los Lara. Desde esta fortaleza los Lara gobernaron en el territorio y la villa de Molinahasta finales del siglo XIII.
Luego pasó a ser señorío de los reyes de Castilla al casarse doña María Lara con Sancho IV de Castilla. Durante casi dos siglos mantuvo cierta independencia de sus señores, y la villa de Molina a medida que fue haciéndose más grande fue más cuidada por sus señores, que fueron añadiendo elementos al castillo, hasta que finalmente la quinta señora, doña Blanca de Molina, acabó de darle el tamaño y el aspecto actual.
Primeramente fue levantada la torre de Aragón, que es el bastión que corona la ladera norte del pueblo, y asomándose hacia la cuenca del Jalón lejano, domina amplísimas extensio­nes de terreno. Probablemente fuera el rey don Ramiro de Aragón quien iniciara esta construcción, con idea de fortificar y dominar el paso de su reino al de Castilla, pues sólo con ese edificio bastaba para sus fines. Pero con seguridad sería el primer conde, don Manrique, y desde el momento -año 1129- de su asentamiento defini­tivo como señor de Molina, comenzó a levantar torres y murallas.
Castillo de Molina 7
  1. Torre y Puerta del Reloj, acceso al recinto exterior.
  2. Puerta de Hogalobos.
  3. Iglesia de Sta. María del Collado.
  4. Puerta de Caballos.
  5. Torre de Veladores.
  6. Torre de Armas.
  7. Torre del homenaje o de Dña. Blanca.
  8. Puerta del Campo.
  9. Acceso al recinto interior.
  10. Torre Cubierta o de los Caballeros.
  11. Puerta de la Traición.
  12. Marcas de cantero.
  13. Otros signos lapidarios.
Es el castillo más grande de los que quedan actualmente en Guadalajara, situado en una ladera que domina el valle, posee una muralla exterior, con numerosas torres de defensa, que rodea el perímetro y que protege la fortaleza propiamente dicha.
El castillo interior llegó a tener ocho torres, de las que se conservan restos de dos y otras cuatro en buen estado. Estas torres están comunicadas por un adarve almenado. El acceso principal posee un arco de medio punto con una torre a cada lado.
El castillo cuenta con seis altas torres de las que se conservan cuatro en perfecto estado. La puerta principal de acceso se encuentra en el muro de poniente, escoltada por sendos torreones cuadrados, y coronada por un arco de medio punto en forma de buhera.

Según los antiguos cronistas el alcázar llegó a tener ocho torres, pero sólo cuatro quedan hoy en pie y en relativas buenas condiciones, todas ellas comunicadas entre sí por un adarve protegido de almenas.

En la parte media de la colina aparecen las tres que se encuentran frente a la ciudad: la torre del centro es la de las Armas, la que mira al sudoeste, frente al coso, la de Veladores, y la que forma vértice de un ángulo entre la torre Cubierta o de los Caballeros, al norte, y la de las Armas se la llama torre del homenaje o de doña Blanca.

En estas torres, que poseen algunos subterráneos abovedados, se abren balcones y ventanas, en los que se marco rudimentariamente el arte arquitectonico propio del siglo XIII.
Entre estas cuatro torres y otras tres más caídas ya por los años y las guerras se encuentra la gran plaza de Armas, con edificios a propósito para acuartelar varias compañías de soldados. Los espacios entre las torres están unidos por fortisimas murallas almenadas. En su muro norte estaba adosado el palacio de los condes, y en la parte sur se encontraban las caballerizas, cocinas, habitaciones de la soldadesca, cuerpos de guardia y calabozos.
 .
Fuente: Artículo obtenido del artículo de Wikipedia Castillo de Molina de Aragón en su versión del 24 de agosto de 2016, por varios autores bajo la Licencia de Documentación Libre GNU.
Galeria 1

N40 50.761 W1 53.180

A %d blogueros les gusta esto: