Castillo de Monteagudo de las Vicarías

 

Nombre: Castillo de Monteagudo de las Vicarías
Localidad: Monteagudo de las Vicarías
Provincia: Soria
Comunidad: Castilla y León
Tipología: Castillo
Estado: Ruina
Visita: Exterior
Localización: N41° 21.966′ W2° 09.965′

El Castillo de Monteagudo de las Vicarías se encuentra situado en las proximidades de lo que fuera frontera con Aragón, en el pueblo de Monteagudo de las Vicarías. Se localiza en un extremo de la villa amurallada, al borde de un escarpado cerro. Lo mandó edificar Juan Hurtado de Mendoza en la primera mitad del siglo XV, sobre otro castillo anterior. Es de estilo gótico-renacentista. Durante la Edad Media, jugó un importante papel estratégico en las luchas que enfrentaron aragoneses y castellanos por el control de la frontera entre ambos reinos.

El cuarto conde de Monteagudo, Don Francisco Hurtado de Mendoza, cuyo escudo de armas se encuentra situado en la entrada principal, trajo de Alemania muchas reliquias, entre las que destaca un pedazo del Lignum Crucis. Las mandó conservar y proteger en la cercana Iglesia de San Miguel de Almazán.

A mediados del siglo XV, estando en guerra Castilla con Aragón, el rey Pedro I el Cruel tomó la villa y el castillo. Cuando murió el rey a manos de su hermanastro bastardo, éste concedió la villa y otras siete más al caballero francés que le ayudó en el fratricidio real: Beltrán de Duguesclin.

Se caracteriza por sus macizas torres octogonales en los ángulos. Dos de ellas son más grandes y altas que el resto y dominan la comarca. Además, tiene dos puertas de acceso hundidas con respecto al resto; una de ellas está situada al exterior de la villa. Todo el conjunto se encuentra rodeado de grandes ventanas.

La esbelta torre del homenaje domina y preside el conjunto. Tiene planta octogonal y se encuentra provista de todo un atalaje guerrero y señorial: ventanas en ajimez, saeteras rasgadas, robustos muros de mampostería y amplia nave, en otro tiempo habitada. Está rematada en una terraza voladiza con almenas.

Tiene un patio interior rodeado de una doble galería de arcos de estilo renacentista de mediados del siglo XVI. Su fachada oculta una vieja casa adosada que es preciso destruir. El interior se ha restaurado casi en su totalidad, conservando su estructura primitiva de arcos, puertas y ventanas.

Fue construido en mampostería. Se pueden ver las recientes restauraciones llevadas a a cabo en las almenas, en los arcos apuntados y en las dos puertas. Tanto el interior como el exterior se encuentran bien conservados.

Fuente

www.castillosnet.org

 

  • Suscríbete a Castillos del Olvido

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte y recibir notificaciones de nuevas entradas.