Castillo de Palazuelos

Nombre: Castillo de Palazuelos
Localidad: Palazuelos
Provincia: Guadalajara
Comunidad: Castilla La Mancha
Tipología: Castillo
Estado: Bueno
Visita: Exterior
Localización: N41 05.509 W2 41.524

El Castillo de Palazuelos, ubicado en la villa amurallada del mismo nombre, antiguo señorío, es el único castillo que mandó construir de nueva planta, hacia el año 1454, D. Iñigo López de Mendoza, primer marqués de Santillana, cuya importancia en la época fue considerable no sólo como político sino también como escritor y poeta. Atribuido al arquitecto Juan Guas, representa uno de sus primeros trabajos donde ya deja constancia en su diseño, de elementos que posteriormente repetirá en obras como el Castillo de Manzanares el Real (Madrid), Belmonte (Cuenca) o Monbeltrán (Ávila).

Hay que señalar que D. Iñigo López de Mendoza no llegó a ver terminada su obra ya que falleció en 1458, aunque ello no impidió que lo terminara junto con las murallas su hijo menor D. Pedro Hurtado de Mendoza, fallecido en 1505, Señor de Tomajón y Adelantado de Cazorla, al heredar el citado castillo. De ello, queda testimonio en los escudos de armas de los Mendoza y de su segunda esposa, Dña. Juana de Valencia, dama de la reina Isabel la Católica, que se encuentran en las puertas de las murallas de la villa de Palazuelos.

Por distintas circunstancias hereditarias, toda la herencia de D. Pedro Hurtado de Mendoza, en la que se incluía el Señorío de Palazuelos, pasan a la rama de los hijos del Cardenal Mendoza, mediante los cuales se incorporará dicho señorío a la Casa Ducal de Pastrana, perteneciente a doña Ana de Mendoza y de la Cerda, Princesa de Éboli. Posteriormente, su titularidad pasó a la Casa Ducal del Infantado.

En 1811, durante la guerra de la Independencia, Juan Martín “El Empecinado” mantuvo una dura batalla contra los franceses en el castillo de Palazuelos, causa ésta principal de su destrucción y abandono por parte de sus propietarios.

Según noticias orales contrastadas, antes de la Guerra Civil se hicieron obras en el interior para adecuar el castillo como fábrica de harinas. Se practicaron numerosas rozas en los muros y se instaló un transformador eléctrico construyendo para ello un extraño capulín, que aún hoy permanece, en la torre sureste. Estas obras no llegaron terminarse, ya que mediante el Decreto de 3 de junio de 1931 del Gobierno Provisional, refrendado por el ministro de Instrucción Pública, D. Marcelino Domingo que previos los informes de las juntas Superiores de Excavaciones y del Tesoro Artístico Nacional y de conformidad con la Ley de 9 de agosto de 1926, sin más preámbulo, y en un solo artículo, se declararon monumentos histórico-artísticos, pertenecientes a dicho Tesoro Nacional, setecientos cincuenta de todas clases, como templos y monasterios, palacios y ruinas, etc., y cerca de un centenar de castillos. Entre estos, el Castillo y murallas de Palazuelos.

Durante la guerra civil el castillo, pese a su deterioro, dio cobijo a tropas italianas. Posteriormente, cayó en desuso, sirviendo de cuadra y vertedero, hasta nuestros días, y con la única intervención en 1953, a través de la Dirección General de Bellas Artes, de unas pequeñas obras de consolidación.

El 15 de junio de 1951, se declara monumento Histórico-Artístico al Castillo y Murallas de la Villa de Palazuelos, reconociéndose así su interés nacional. Esta declaración fue completada con la de Bien de Interés Cultural por decreto, 19/2002 de 22 de enero de dicho año, de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

Tras la investigación de la titularidad del Castillo y las murallas, el Estado procedió a incorporar dichos bienes al patrimonio del Estado. Posteriormente, en conformidad con lo dispuesto en la Ley de Patrimonio del Estado, por Orden Ministerial de 9 de junio de 1973, declara la alienabilidad del castillo y las murallas y por Orden Ministerial de 24 de mayo de 1974 fue acordada su enajenación. El 27 de noviembre de ese mismo año, en la Delegación de Hacienda de Guadalajara, se celebró la correspondiente subasta adjudicándose dicha finca al mejor postor. En 1998, el castillo y las murallas fueron adquiridos por otro particular, cuya propiedad ostenta en la actualidad.

De pequeñas dimensiones y la fábrica del mismo se inserta en la muralla, en su costado noreste. Le rodea una barbacana baja a la que se accede desde la villa por una puerta que tuvo puente levadizo. El recinto interior tiene un paseo de ronda con torres en los ángulos y gran torre del homenaje adosada al muro del poniente. En la actualidad es una propiedad privada, la Torre del Homenaje ha sido reconvertida en vivienda particular y se siguen realizando distintos trabajos de restauración.

Fuente

www.castillodepalazuelos.es

Pedro Mª Vargas

www.castillosdelolvido.com