Castillo de Pelegrina

Nombre: Castillo de Pelegrina
Localidad: Pelegrina
Provincia: Guadalajara
Comunidad: Castilla La Mancha
Tipología: Castillo militar medieval
Estado: Ruina
Visita: Libre
Localización: N41 00.834 W2 38.390

El castillo roquero de Pelegrina se alza sobre un pequeño cerro desde el que domina el curso del río Dulce y el caserío a cuyo alrededor se apiña. Castillo roquero construido entre los siglos XII y XIII sobre un cerro que domina el valle del río Dulce. Antes había una torre de vigía musulmana. Su posición domina no sólo el valle de Pelegrina, sino toda la meseta que se extiende más allá, donde en la Edad Media estaba la importante vía romana de Emérita Augusta –hoy A2-, que aún era un camino principal.

Desde su altura podría divisarse, o comunicarse, con la cercana fortaleza de La Torresaviñán. Alfonso VII donó Pelegrina, que había conquistado en 1126,  al obispado seguntino en agradecimiento por la ayuda dada en la reconquista de la comarca de Sigüenza por parte de su primer obispo, Bernardo de Agén.(2)

El rey Alfonso VII donó al obispo Bernardo de Agén en 1124 la localidad de Pelegrina, siendo los obispos seguntinos quienes comienzan a construir el castillo a finales del siglo XII, como residencia y coto de caza para los arzobispos segontinos, naciendo bajo el castillo la actual población.

La fortaleza estaba en la frontera entre reino castellano y el aragonés en el siglo XIV, época  en la que mantuvieron diversas etapas de guerra durante el reinado de Pedro I el Cruel de Castilla; primero la Guerra de los dos Pedros (1356-1365) que lo enfrentó a Pedro IV el Ceremonioso, de Aragón; y posteriormente la guerra civil contra y su hermanastro el conde Enrique de Trastamara (1366-1371). Uno de los episodios de la Guerra de los Cien años, un conflicto complejo siendo éste uno más dentro del conjunto de alianzas europeas que acabó propiciando el cambio dinástico en Castilla.

 El apoyo del rey de Aragón a la causa del conde Enrique, el futuro Enrique II de Trastamara, el rey Pedro I mandó reforzar la línea defensiva en la que se encontraba el castillo de Pelegrina ante una posible invasión desde el reino de aragonés.

El castillo sufrió un saqueo por parte de las tropas navarras, tras la toma de Torija en 1445 por el capitán navarro Juan de Puelles que estaba al servicio de los Infantes de Aragón que los enfrentaba a Juan II de Castilla, y que duró hasta que Torija fue reconquista en 1447 o 1452. Desde allí los navarros lanzaban operaciones de saqueo por los alrededores que llegaron incluso a las puertas de Madrid.

En el año 1710, en la Guerra de Sucesión, el castillo fue incendiado por las tropas austriacas del general Guido von Starhemberg, en su retirada hacia Aragón tras la derrota que sufrieron en la batalla de Villaviciosa de Tajuña. Posteriormente, fue reconstruído.

En la Guerra de la Independencia fue desmantelado por las tropas napoleónicas para que no sirviera de refugio a los guerrilleros de Juan Martín el Empecinado, quedando abandonado y derruido tal como lo conocemos en la actualidad.(1)

Los muros son de sillarejo, de metro y medio de espesor y ocho de altura, con almenas que disponían de saetera. Tiene fuertes torreones o cubos esquineros cilíndricos y macizos, por lo que no tienen saeteras, pues su única función fue reforzar los muros.

Su planta es alargada, poligonal, de unos cuarenta y cinco metros de longitud. En la parte norte se sitúa la torre del homenaje, de planta cuadrada y dos pisos, cimentada sobre unas rocas, que defendía el portalón de acceso a la fortaleza.

La puerta de acceso principal es alta y en forma de arco de herradura, situada entre dos de las torres y con un matacán para su defensa. Al sur, entre dos torreones, estuvo una segunda puerta menor y tuvo forma de arco de medio punto. Alrededor del castillos se levantó una barbacana. Disponía de un patio con aljibe, rodeado de estancias dispuestas en dos pisos.(2)

Fuente

1 http://aqmapacolorca.blogspot.com.es

2 www.listarojapatrimonio.org

 

Pedro Mª Vargas

www.castillosdelolvido.com