Castillo de Tamayo

On by Pedro Mª Vargas



– Nombre: Castillo de Tamayo, Las Torres

– Localidad: Tamayo

– Comarca: La Bureba

– Provincia: Burgos

– Comunidad: Castilla y León

– Tipología: Castillo

– Estado: Ruina

– Visita: Libre



Una leyenda atribuye a don Gómez, noble caballero de la corte del Rey Alfonso II “el casto”, que, siendo ya anciano, edificó, junto al lugar de Oña, su casa solar y dos torres, llamadas las Torres de Tamayo, en cuyas inmediaciones fue fundada siglos después la hoy villa burgalesa de Tamayo.

El castillo fue la primera construcción que se realizó en el lugar que actualmente ocupa el pueblo de Tamayo. Su ubicación fue la idónea estratégicamente por estar en un punto vital entre la costa y la meseta, un paso de acceso y de defensa hacia o para los pueblos habitantes del norte, tales como autrigones, vascones.

Según estudiosos del lugar, de un antiguo castillo incluido en la línea defensiva de la Reconquista, se entregan los restos a la familia de los Salazar a finales del siglo XII-XIII, quienes lo reconstruyen y alrededor de él crean un Señorío. Varios documentos apoyan esta teoría, cuando en la Colección Dip. S.S. de Oña se hace referencia a Tamayo y a una serie de personajes como “caballeros”, “infanzonez”, o cuando posteriormente se habla en un apeo del siglo XVI, de los “Señor Lope de Salazar”, como “Señor de las Torres de Tamayo”.

Los restos no hablan de personajes, ni de historia, pues no existe ni escudo ni fecha patente. Los elementos materiales que lo conformaban fueron retirados hace mucho tiempo para arreglar otras construcciones. Las Torres o castillo se hallan en el punto más alto del pueblo, desde donde se divisan los accesos, cercanías, terrenos, construcciones e incluso el pueblo de Oña. Están ubicadas en una atalaya, tal y como corresponde a este tipo de construcciones.

Tiene una planta semi-rectangular, de 37 x 17 m. orientada de Norte a Sur,, siendo su lado Sur circular debido a la necesidad de adaptarse al terreno (“Catalogo de fortificaciones medievales de la Bureba, de Ricardo Cuesta Juarrero, 2005).  “Se levanta sobre un paralelogramo alargado hacia el noroeste con una esquina, la del sureste, redondeada debido a la adaptación al montículo rocoso en el que se apoyó. Mide 45 metros de largo por unos 20 de ancho. Los muros no llegan al metro de grosor. La puerta se abrió al oeste por ser el único lado accesible a la fortaleza, Al pie de las torres mana una fuente en el interior de una cueva, en la que se asegura que hizo penitencia durante muchos años San Iñigo”

“Eel qual edificio muestra su mucha calidad, en ellas ay dos salones y los quartones del maderaje de una parte y uno y otro quarton una tarjeta con trece estrellas y con las mismas divisas está toda la iglesia de Tamayo en lo alto de la bóveda y claves… Toca a esta casa la mited de la Yglesia con su sacristía y al lado del evangelio sumptuoso entierro y en él unos bultos de los Patronos y Señores y en medio de la Capilla mayor Carnero o bóveda….”

“Las torres se levantaron a fines del siglo XIV, ya que entraron a formar parte del mayorazgo, y no se acabaron hasta 1423, año en que el monasterio de Oña denunció ante el rey la obra que alli había hecho María Alfonso y su hijo, “Dixo que los dichos domna Maria Alfonso e Garcia de Salazar eseyendo Ynfanzones e personas poderosas podía auer ocho años poco más o menos e después acá en diuersos tienpos e vezes…. comenzaron a edificar e hedeficaron…. un edifizio de fortaleza e casa fuerte de cal e de canto en los términos e dentro de los términos del dicho monasterio…. en el dicho lugar de tamayo….e que lo fezieran e fazian fazer e eddeficar faziendo nueuo edefizio en vunas casas de los dichos doña María Alfonso e Garzia de Salazar fazian su morada.

Et en el dicho hedefizio que fezieran una torre pequeña que fezieran otra de la puerta de las dichas casas e hedificaran otra pared de cal e de canto en las espaldas de la dicha casa la qual paret junta de una parte al postigo que sale a la dicha heredat de viña e arboles de la dicha María Alfonso por lo qual los dichos doña María Alfonso e Garcia eran tenudos ambos e cada uno de ellos a desfazer e derribar por e de sus propias espensas todo lo que asy edeficaron….”. El monasterio de Oña reclamaba esa propiedad,pero “la Chancillería dió la razon a María, pero le prohibió seguir edificando”

Del mayorazgo dependían también unos torrejones en las afueras de Tamayo de los que no queda nada: “y añadiendo fuerza y vigor a ella fue las casas de Valderrama que sólo tienen y son unos torrejones de tierra antiguos que dijeron ser anejos y deszernientes de las dichas torres y mayorazgo que tienen por linderos al concejo de Tamayo….” (“Arquitectura fortificada en la Provincia de Burgos, de Inocencio Cardiñanos Bardeci).

La entrada quedaría al Norte, dónde hay dos saeteras dirigidas hacia ella en un muro de 8 m. de largo y 1,5 m. de alto, que hace esquina con otro de 5m. de largo. El lienzo de mayor altura de unos 11 m. de alto y 9 m. de largo que se conserva, se localiza al Oeste y pertenece a una de las torres. Se aprecia una ventana y los restos de otras dos.

Hace ángulo recto con otro de 3m. de largo. A unos 5 m. y en su perpendicular queda un muro de más de 4 m. y varios trozos más diseminados. En el lado Este quedan varios restos de pared de 3,5 m. hasta 5 m. de largo. Existe un pozo oculto por la maleza en el interior del recinto, cerca de la entrada. La fábrica es de mampostería de cal y canto.

Actualmente está en ruinas. Lo más completo que queda es un trozo de muro de la cara sur de unos ocho metros de altura, de un espesor entre 90 y 120 cm. según zonas. Sus medidas perimétricas son amplias, de 37 x 21 m, lo que hace un cómputo de 777 metros cuadrados.

Castillo de Tamayo 14En el esquema vemos la situación de Las Torres, el foso, la rampa de acceso y la orientación geográfica. Su señor García de Salazar, de la Casa de los infanzones de Tamayo, mantenía la prestancia de su linaje en la Corte de Juan II.

Fuente: http://www.tamayo.info/

Galeria 1

N42 44.366 W3 26.190

A %d blogueros les gusta esto: