Castillo de Toba de Valdivielso

 

Nombre:  Castillo de Toba de Valdivielso, Castillo de Malvecino
Localidad: Toba de Valdivielso
Comarca: Las Merindades
Provincia: Burgos
Comunidad: Castilla y León
Tipología:
Estado: Ruina
Visita: Libre
Localización: N42 49.223 W3 33.959

El castillo de Toba, tan misterioso por falta de noti­cias, creo que hay que identificarle necesariamente con el de Malvecino. García Sáinz de Baranda se empeñó en situarle “en la falda Sur de la sierra de Tesla, junto al Ebro”. No da más detalles y hasta en ocasiones resulta contradictorio en sus afirmaciones, atribuyéndolo unas veces a “época de moros” y otras dando a entender que es posterior.

El topónimo “Mal­vecino” se documenta a mediados del siglo XIII. Quizá la denominación popular del castillo ro­quero tuviera antiguamente sentido peyorativo entre los numerosos pueblos de behetría que le rodeaban. En punto relativamente céntrico del valle de Valdi­vielso, donde adquiere su máxima anchura, y en lo alto de una difícil cumbre se alza este lejano y romántico cas­tillo. Domina de forma aplastante el estrecho por donde discurre la vía más importante del valle, que recorre la margen derecha del Ebro.

Su plano es muy irregular por la adaptación a los bordes de la roca en que se asienta. Sus lados (excepto al Norte) resultan verdaderamente inaccesibles. La densa vegetación que rodea el castillo, y que también cubre el interior, difi­culta en gran manera las mediciones. El espacio fortificado es muy alargado (unos 30 mts.) y estrecho.

Los lienzos no son tan gruesos como en otras fortalezas, pues apenas al­canzan el metro de espesor. Se aprecian bien la planta baja y los mechinales de los dos pisos superiores. Algunos vanos, muy semejantes en proporciones a saeteras, se abren bajo arquillos góticos, tallados en un solo bloque de piedra. Los materiales empleados, arrancados de su propia base, consisten en mala mampostería con esquinas de ro­jiza toba de regular calidad, todo relleno con piedra y cal.

“Enzima de el lugar de Toba que está a la parte del ábrego y falda de la sierra, forma esta como a su medio una espezie de Pirámide muy elevado y por remate tiene un Castillo de fábrica tan sólida que se parten las piedras antes de soltar la argamasa con que se unieron, tiene mu­chas troneras y no se puede andar a el derredor de el por la elevación y escarpado de la peña y solo tiene una en­trada que es a el zierzo y parte que mira a el valle”.

Huidobro y García Sáinz de Baranda añaden: “En la parte del Poniente, que es la más alta, se ve alguna sille­ría y quedan algunas almenas sencillas. Tenía su entrada al Norte, hoy desfigurada”.

La construcción del castillo podría atribuirse a media­dos del s. XIV, ya que pocos años después aparece citado por primera vez. Tanto por su tipología como por el he­cho de que en los antiguos documentos de Oña no apa­rezca para nada, demuestran que no puede “remontarse a los primeros siglos de la reconquista”.

Fuente

Inocencio Cadiñanos Bardec: Arquitectura fortificada en la provincia de Burgos

Pedro Mª Vargas

www.castillosdelolvido.com