Castillos desaparecidos en la provincia de Burgos

On by Pedro Mª Vargas

Castillo de Arreba 1a

Navegando por la red me encontré con esta pequeña joya, en la que se hace mención a los castillos desaparecidos de la provincia de Burgos, su autor, BASILIO OSABA Y RUIZ DE ERENCHUN, saca a la luz un impresionante inventario de fortificaciones desaparecidas o casi, en lugares muy conocidos, en los que ni siquiera hubiéramos pensado que allí hubo una fortaleza, y como lo considero importante, he aquí su informe inédito.

“Con este título queremos dar a conocer además de los castillos desmantelados y las torres desmochadas, el resto de los edificios ya totalmente desaparecidos o que en la actualidad se hallan en franca ruina, pues para nosotros son tan sagradas las piedras del miserable caserío y de la modesta iglesia o ermita, construidas con toda fe y cariño por nuestros antepasados, como las ruinas dolorosas y artísticas de tantos monasterios y conventos, ya que todos ellos proclaman, con vigorosa elocuencia, cual grande fue la gloria de Castilla en tiempos pretéritos.

Aún se divisan en muchas comarcas burgalesas, llamando poderosamente la atención del visitante, los restos ruinosos de viejas fortalezas, de castillos corroídos por el cáncer de los siglos, de ruinas pintorescas de antiguos cenobios y de cimientos, que aún afloran, de modestos pueblos y aldeas que otrora fueron importantes y que hoy ¡ay! debido a la accidentada historia burgalesa y a las vicisitudes de los tiempos, han contribuido notablemente a su total desaparición.

Muchas de estas ruinas evocan venerables recuerdos de épicas grandezas, al propio tiempo que nos manifiestan Idos primores del arte de épocas pasadas.

Nuestro trabajo no tiene grandes pretensiones: se reduce a recopilar los nombres de los pueblos, monasterios y fortalezas que existieron y hoy han desaparecido. Mas a pesar del interés puesto y de haber espigado con todo cuidado y esmero en la historia y geografía burgalesa siempre habrá quedado alguno por reseñar, pero sí hemos de confesar que figuran en este artículo un número tal que jamás lo hubiéramos seriado. Tampoco hemos pretendido dar carácter monográfico, ni siquiera bibliográfico, a cada uno de los apartados de este trabajo, pues saldría de los límites de la publicación. Nos ceñimos a consignar los despoblados o mortuorios, monasterios y castillos, en los cuales la luz se ha extinguido y el colorido se ha desvanecido para siempre, así corno el lugar donde radicaron. El único fin que nos hemos propuesto es sacarlos a la luz en el día de hoy, en un trabajo de síntesis para las generaciones venideras, porque ante los derroteros que toma la vida en estos tiempos, muchos pueblos burgaleses desaparecerán en un futuro no muy remoto; unos, debido a que sus moradores los abandonan y se trasladan a lugares y centres mas lucrativos, como son: Burgos, Miranda de Ebro y Aranda de Duero, ciudades de gran porvenir en esta provincia, bajo el aspecto industrial, y otros quedaran sepultados para siempre bajo las aguas de los pantanos en construcción.

La civilización y la cultura son hijas de una serie de etapas culturales anteriores a la nuestra; no es propiamente nuestra, ya que no la hemos creado, pero sí lo es en cuanto que la disfrutamos, pues no olvidemos que el momento en que vivimos es un punto sin dimensiones; no es mas que la intersección entre el pasado y el futuro. De aquí nuestro interés en dar a conocer y recordar lo ya olvidado, para nosotros y para las generaciones venideras.

Para garantizar la continuidad de la Reconquista y defender las fronteras fue preciso alzar estas ingentes masas pétreas. Fue Castilla la que tejió este conjunto enmarañado de fortalezas para abatir a la morisma adelantando los castillas a medida que avanzaba la Reconquista.

Sobre la primera línea del siglo XIII, desde Oca hasta Amaya, a finales del siglo IX establece una segunda línea defensiva que se apoya en el Arlanzón y en el Arlanza.La tercera no se hará esperar, y a medida que avanza el siglo X se construyen castillos a orillas del Duero.

De aquí el número tan ingente de fortalezas, pues no en vano ostenta con orgullo el nombre de Castilla, derivado del latín «castellum», cuyo plural es «castella», que por evolución resultó «castiella y «castilla«, es decir, lugar de castillos.

Y ¿por qué tantos? Lo acabamos de indicar; la lucha tiránica que sostuvo esta región contra los invasores en el momento álgido de su nacimiento, y posteriormente, cuando las fronteras se hallaban lejos de las luchas, fueron los escasos brotes de feudalismo que se dejaron sentir en esta región quizás más que en el resto de la Península, y que los señores feudales mandaron edificar para proteger sus territorios contra la ambición de los nobles vecinos.

¿Pero se han conservado todos? Por desgracia no, pues posteriormente a las guerras contra el invasor, las luchas nobiliarias, el absolutismo de los Reyes Católicos, la incuria de los hombres, las guerras posteriores y los estragos de la Naturaleza fueron las causas principales de su desaparición. Y para que quede constancia de los mismos van dirigidas estas líneas.

No cabe duda que en época anterior a los siglos citados existieron también fortalezas o defensas, probablemente no tan amplias, ni tan perfectas, pero al fin y al cabo destinadas a la misma finalidad. Sin lugar a dudas los más antiguos se erigieron en lugares estratégicos, continuación de los famosos castros celtas, y posteriormente en los llanos, aunque con menos frecuencia.

Dentro de la toponimia burgalesa tenemos cuatro vocablos que indican esta clase de fortificaciones: «castro, arce, castil o castillo y torre’, y que la realidad lo confirma.

Solamente citaremos los desaparecidos o que debido a su estado ruinoso se hallan en trance de desaparición total en plazo muy breve.”

Acedillo

En esta pequeña aldea 16 km. de Villadiego existió una fortaleza, cuyo señor era en el siglo xvi el alcalde de Burgos don Antonio Sarmiento.

Aguilar

Pueblecito a 4 km. de Briviesca. El héroe Marcos Gutiérrez defendió el castillo que pertenecía a don Diego López de Haro. En nuestros días no queda vestigio alguno.

Amaya

En su famosa peña existió un castillo, totalmente desaparecido.

Aranda de Duero

Junto al puente sobre el Duero existió una torre fortificada para defender el paso; hoy no quedan más que los muros, cuyo interior sirve de vivienda. En su término campanil, denominado el «Montecillo», existió otro castillo del que no queda ningún vestigio.

Ameyugo

Torreón derruido. Fue propiedad de los Ladrón de Guevara y construido en el año 1479.

Arce

Como lo indica su nombre, en este agregado de Miranda de Ebro, en tiempos anteriores a su castillo existió una plaza fortificada.

Arceo

En la hoy modestísima aldea del partido de Villarcayo, existió un castillo, del que no queda nada.

Arlanzón

En este pueblo y a orillas del río de su nombre existió un castillo durante el reinado de Sancho el Mayor de Navarra.

Arreba

En este agregado del valle de Manzanedo, a 24 km. de Villarcayo, existía un castillo en tiempo de Sancho el Mayor de Navarra. Perteneció posteriormente a las nobles familias de los Aguilar, Manrique y Velasco. Solamente queda la cerca de piedra.

Arroyal

En el término de Berberana, partido de Villarcayo, la familia de los Salamanca, tuvo una torre, hoy desaparecidos.

Bahabón de Esgueva

A 20 kilómetros de Lerma y sobre un montículo, existió una torre erigida durante la invasión agarena.

Barrio de Bricia

Tuvo su castillo, pero no hay restos del mismo.

Belorado

Existen noticias de que a principios del siglo XII, Alfonso el Batallador de Aragón, se apoderó de este castillo, y hoy se halla en ruinas.

Bellavista

Castillo antiquísimo situado en la sierra de Tesla. Sobre el Ebro, próximo a Trespaderne, y que fe destruido por los árabes.

Burgos

Fue edificado por Diego Rodríguez Porcelos hacia el ario 884. En el siglo XVII todavía se hallaba intacto y el 1802 estaba algo deteriorado, como lo atestiguan dos cuadros que se exhiben en el Museo. Fue totalmente destruido el 13 de junio de 1813 por las tropas napoleónicas. Hoy se halla en trance de lenta reconstrucción.

Butrón

En este despoblado se ven aún algunos restos de muros de su antiguo castillo.

Caderechas

En el término de Ojeda, partido de Briviesca, existieron dos torres defensivas, semejantes a la que hoy existe en inminente riesgo de desaparición

Carazo

A 11 kilómetros de Salas de los Infantes y sobre una enorme mole, los árabes erigieron un grandioso castillo, que fue tomado por Fernán González hacia 915. El Conde Gonzalo Salvadores lo reedificó posteriormente. En 1414 existía todavía intacto, pero en el ario 1907 ya no quedaban más que algunos restos; en nuestros días no queda nada.

Castil de Carrias

En este villorrio próximo a Belorado figuró un castillo, totalmente derruido.

Castil de Lences

En este pueblo de la región de la Bureba, se tienen noticias de la existencia de un castillo, del que únicamente queda el nombre.

Castil de Peones

A 10 km. de Briviesca figura este pueblo, en el que hubo un un castillo.

Castildelgado

En esta aldea del partido de Morado, figuraba en la Edad Media un castillo, el que le dio el nombre.

Castrovido

En las proximidades de Salas y sobre uno de los más elevados picachos, aún se aprecian restos esqueléticos de una antigua fortaleza, al principio romana y después medieval.

Castrillo Matajudíos

Muy próximo a Castrojeriz, tuvo su castillo, hoy totalmente detruído.

Castrillo de Murcia

Cercano a Castrojeriz. Durante la Reconquista era conocido por sus fortificaciones y su castillo. Hoy no queda nada.

Castrillo de la Reina

Este pueblo, a 6 kilómetros de Salas, también tuvo su torre.

Castroceniza

Sobre las ruinas del antiguo Castro, en el siglo IX, se erigió una torre en este agregado de Quintanilla del Coco, a 23 kilómetros de Lerma.

Castrojeriz

Sobre las ruinas del antiguo castro, denominado «Castrurn Caesaris» y posteriormente « Castrum Sigerici», existió el castillo medieval, prácticamente en ruinas.

Cayuela

En esta aldea del partido de Burgos figuró un castillo, hoy totalmente desaparecido.

Celada de la Torre

Agregado de Ríostras, a 14 kilómetros de Burgos, la noble familia de los Alonso Maluenda tuvo su magnífica torre, de la que hoy no queda serial alguna.

Cellorigo

Próximo al lugar de Bujedo, en el partido de Miranda de Ebro, el Conde de Salinas, Lope Sánchez de Velandia, defendió su fortaleza en 1464 contra los insurrectos. En 1529, el Emperador Carlos V se apoderó del mismo y se lo dio a Juan de Rojas, en contra de la propiedad del Ayuntamiento de Burgos. En el 1849, todavía existía una torre. Hoy no queda nada.

Cerezo de Río Tirón

Este castillo fue tomado por Alfonso el Batallador. Hoy no existe.

Cilleruelo de Bezana

Antigua fortaleza totalmente desaparecida.

Coruña del Conde

A corta distancia de Peñaranda de Duero y a 30 kilómetros de Aranda, se halla totalmente en ruinas su famoso y altivo castillo.

Cuevarana

En la región de la Bureba y próximo a la confluencia del Oca con el Ebro, existió en lugar tan estratégico un castillo, del que no queda rastro alguno.

Doraio

También esta diminuta aldea, del partido de Miranda, tuvo su castillo, Hoy no existe.

Escalada

En esta aldea, a 18 kilómetros de Sedano, la noble familia de los Gallo tuvo su torre o castillo, que fue incendiado en el siglo XV por sus enemigos, los Condes de Castañeda. Desde entonces figuró en su escudo de armas un castillo en llamas.

Fresno de Nidäguila

Existió aquí un torreón roqueño, hoy derruido.

Frías

Famoso castillo erigido primero por los romanos y derruido posteriormente por los árabes. Más tarde lo reconstruyó el duque de Frias, y hoy se halla muy deteriorado, aunque no totalmente derruido.

Gumiel de Hizán

En una colina junto al pueblo existió un castillo, del que no queda nada.

Gurniel del Mercado

A 14 km. de Aranda y en las afueras de este pueblo, había un castillo muy famoso, totalmente derruido por los árabes, y hoy convertido en bodegas.

Huérmeces

A 25 km de Burgos se halla este pueblo en el que la noble familia de los Arriaga tuvo su torre o castillo con el escudo de armas sobre la puerta principal. Ya no existe más que en ruinas.

Hoyuelos de la Sierra

En las estribaciones de la sierra de la Demanda a 9 km. de Salas de los Infantes, hubo un castillo, aparte el torreón que aún existe.

Ibrillos

En el término jurisdiccional de Belorado, entre esta villa y la aldea de Ibrillos hubo un castillo que fue tomado a los moros por Ordorio 1, del mismo no queda absolutamente nada.

Itero del Castillo

A 10 km. de Castrojeriz existía, como lo indica su nombre, ya en el siglo VIII, del que no queda ninguna huella.

Lantarón

En este despoblado existió un castillo erguido en la roca de Sobrón.

Lara

Según datos históricos existía ya este castillo en el siglo VIII, al ser reedificada la villa por Fernán González en el ario 862 nombró alcaide del mismo a Don Velasco. Hoy se halla en ruinas, del que no quedan más que algunos despojos de la torre.

Lomana

En lugar prominente de este agregado en el valle de Tobalina y a 31 km. de Villarcayo figuró un castillo, totalmente derruido hoy.

Los Ausines

Existió un castillo, propiedad del Conde Manrique, en el barrio de Soperia, En su lugar existe la ermita de Nuestra Señora del Castillo.

Malvecino

Situado en la sierra de Tesla, próximo al Ebro, fue destruido por los moros al principio de la Reconquista.

Mazuelo de Muñó

Además del histórico castillo que aún existe en este pueblo, hubo una torre de la nobilísima familia de los Mazuelo, que dio nombre al lugar. Desapareció en un incendio en 1923.

Miranda de Ebro

Antiguo castillo mandado edificar por el Conde don Tello en un lugar estratégico. Hoy se halla destruido.

Montealegre

Se hallaba este castillo en la sierra de Tesla, que juntamente con el de Malvecino formaban línea defensiva.

Monasterio de Rodilla

En el siglo XI ya existía este castillo roquero próximo a la Brújula. Posteriormente hubo hasta tres torres más.

Moradillo del Castillo

A 19 km. de Sedano y en este pequeño pueblo, agregado a Sargantes de la Lora, hubo un castillo, a cuyos pies pasaba el río Uzrón. No existe nada.

Obarenes

Se hallaba este castillo en las cercanías de Portillo de de Busto, en la Bureba.

Ojeda

Restos de una antigua torre denominada de los Infanzones de Ojeda.

Orbaneja del Castillo

Como su nombre lo indica existió un castillo roquero. Fue reconquistado a los árabes por Alfonso I. Sólo queda algunos restos del mismo.

Ordejón

Este pueblo también estuvo defendido por su castillo.

Pancorbo

En su famoso desfiladero hubo dos castillos, el de Santa Engracia y el de Santa Marta. El primero fue destruido por el Duque de Angulema en 1823, y el segundo incendiado por los ‘Carlistas en 1835.

Petralata

E1 castillo estaba cerca de Portillo de Busto, en la Bureba.

Poza de la Sal

Aún se elevan sobre un peñón los restos de un castillo totalmente en ruinas, levantado en el siglo ix. Perteneció a los Rojas.

Quintana

En el valle de Valdivielso existió esta famosa torre de Loja de la que quedan escasos restos.

Quintanaopio

En este agregado de Aguas Cándidas, hubo también una torre, de la que no queda resto alguno.

Quintanilla Escalada

Castillo situado en su parte oriental. Ya no existe.

Quintanilla San García

Fortaleza que existía ya en el siglo X. En el XV se encontraba todavía en buen estado, hasta que en el 1446 fue incendiado por las tropas navarras.

Quintanilla Somurió

En esta región hubo varios castillos; el de Quintanilla ya no existe.

Rabe de las Calzadas

En este pueblo, a 11 kilómetros de Burgos, existió el castillo denominado San Cristóbal, que fue propiedad del famoso Obispo Acuña. Hoy no queda nada de el.

Revillarruz

Antigua casa fortaleza, hoy desaparecida.

Rojas

Se ven aún restes de un antiguo castillo, a 13 kilómetros de Briviesca.

Robredo de Sobresierra

Hubo una torre fortificada que perteneció al mayorazgo de los Salamanca, a 23 kilómetros de Burgos.

Sandoval de la Reina

Castillo que perteneció a Juan Rodríguez de Sandoval, rico hombre de la comarca.

San Julián de Mena

Junto al monasterio de este nombre existió una torre almena y con saeteras. Fue levantada a expensas de Ortiz de San Julián.

San Llorente

En esta pequeña aldea del partido de Villarcayo, la familia Villamor tuvo su torre con un enorme escudo de armas que se exhibe en el museo de Burgos.

San Martín de Cutrales

El torreón estaba próximo a Quintanilla de las Viñas. Fue donado por el Emperador Alfonso al Abad de San Pedro de Arlanza, en 1154. Hoy no existe.

San Martín de Hoyos

En este despoblado existió una torre fortificada perteneciente a la familia Hoyos, partido de Villarcayo.

Santa Gadea del Cid

Había una torre fortificada, de la que solamente quedan insignificantes restos de murallas.

Sarracin

En una pequeña elevación de esta aldea, a 9 kilómetros de Burgos, existió un torreón de planta cuadrada, transformado hoy en cuadra.

Sasamón

La Orden de los Templarios poseyó una fortaleza junto a la muralla, de la que quedan escasos restos.

Siero

Castillo que existía en el siglo IX, en el actual lugar de Valdelateja. Fue construido por el Conde Fernando Negro, Ya no existe.

Silos

Junto al actual poblado se levantó a finales del siglo XI un castillo del que no queda ningún vestigio.

Tedeja

En este despoblado existió un castillo de los más antiguos, asentado a la entrada del desfiladero de Trespaderne.

Toba

En este pueblo de la Merindad de Valdivielso existe en ruinas el castillo erigido en los primeros arios de la Reconquista.

Torregalindo

A 12 kilómetros de Aranda, figuró una gran fortaleza de la que apenas quedan restos.

Torrelara

Próxima a la gran fortaleza de Lara, existió otra más pequeña, de la que no queda ningún vestigio.

Torrecilla del Agua

En este minúsculo agregado de Castrillo Solarana, a 10 kilómetros de Lerma, hubo un castillo, hoy desaparecido.

Torrepadre

Como su .nombre lo indica, en este pueblecito del partido de Lerma, existí() una torre, hoy desaparecida.

Torrecilla del Monte

A 10 kilómetros de Lerma existe esta modesta aldea, cuyo nombre nos dice que existió un sencillo castillete.

Torres de Yuso

En el valle de Valdebezana hubo dos fortalezas gemelas. Hoy no queda nada de ellas.

Tordómar

En un altozano de este pueblo, del partido de Lerma, hubo una torre, totalmente desaparecida.

Tordueles

Asimismo en este poblado, a 12 kilómetros de Lerma, hubo una fortaleza de la que no queda vestigio alguno.

Torresandino

En las proximidades del río Esgueva figuró en su día un castillo.

Torremoronta

También en este despoblado, próximo a Santa María del Campo, existió una fortaleza.

Ubiema

En el lugar denominado el Castro o Castrillo, existió un castillo, hoy desaparecido. Fue donado por Fernando I a Diego Laínez, en 1055. Posteriormente, fue propiedad del Duque de Híjar.

Villafranca Montes de Oca

Situada a 10 kilómetros de Belorado, ostentaba ya en el siglo XII un soberbio castillo, hay desaparecido.

Villariezo

Existen documentos del siglo ix en los que se asegura que en esta pequeña aldea, a 9 km. de Burgos, existía un castillo. Posteriormente los Condes de Villariezo constituyeron su torre-palacio. Hoy no queda nada.

Vizmalo

En este pequeño agregado de Revilla Vallejera, partido de Castroieriz, existía una torre en el palacio de su nombre. Fue desmantelado en el año 1924, cuya piedra se empleó para construir el actual convento de monjas Trinitarias de Burgos.

Villaute

Cerca de Arenillas de Villadiego y a 4 km. de esta villa hubo una torre que perteneció a los Varona. Hoy no existe.

Villanueva de los Montes

La distinguida familia de Hoyos tuvo en la hoy modestísima aldea su palacio-torre anonada, partido de Villarcayo.

Valdemera

Este despoblado, próximo a Trespaderne, estaba defendido por un castillo.

Vadocondes

A 14 km. de Aranda, tenía su castillo.

Valdenoceda

En el valle de Valdivielso, aparte la torre que aún existe, hay datos históricos que confirman la existencia de otra anterior.

 BASILIO OSABA Y RUIZ DE ERENCHUN
 Aeac Burgos

A %d blogueros les gusta esto: