Ercávica

Nombre: Ercávica
Localidad: Cañaveruelas
Provincia: Cuenca
Comunidad: Castilla La Mancha
Tipología: Yacimiento arqueológico
Estado: Vestigios
Visita: Horarios
Localización:
 

La ciudad romana de Ercávica se ubica en un cerro alargado en sentido N-S conocido como el Castro de Santaver, que, a modo de península, se eleva sobre la margen izquierda del río Guadiela ocupando 20 Ha dentro de un recinto amurallado. Las noticias más antiguas sobre la misma las tenemos por fuente de Tito Livio y Ptolomeo. El primero alude a la Erkauika indígena como “nobilis et potens civitas”, finalmente rendida a T. Sempronio Graco el 179 a. C. Ptolomeo hace referencia a su topónimo, que es compartido por otra ciudad en territorio de los vascones. A pesar de la escasa presencia de fuentes escritas que mencionen la ciudad celtibérica, la existencia de cerámica indígena en otro cerro situado a poca distancia, la Muela de Alcocer, apunta a una situación próxima con una evidente vinculación histórica. Del mismo modo, la existencia de monedas prerromanas con la leyenda Erkauika en el cerro reafirma ésta hipótesis.

En el transcurso de las guerras celtibéricas (S.II a.C) la ciudad celtibérica de Erkauika, a decir de Tito Livio, impresionada por los desastres sufridos por otros pueblos del entorno, abrió sus puertas a los romanos. El autor latino narra que esta rendición no fue sincera y que cuando Graco retiró sus tropas de la comarca las hostilidades volvieron a comenzar hasta que la ciudad se rindió, junto a Segóbriga, como consecuencia de la batalla del Monte Chanus (actual Moncayo). El envío de legados senatoriales para reorganizar administrativa y políticamente la Celtiberia pacificada (133 a.C) trajo consigo una reapertura de las hostilidades entre el 114 y el 93 a.C en las que Ercavica tuvo un papel importante. Poco después, como producto del conflicto civil entre Mario y Sila en la península (83-72 a.C), las tropas de Quinto Sertorio –partidario de Mario- debió destruir la ciudad celtibérica a tenor de la presencia en la Muela de Alcocer de un proyectil de plomo con la leyenda – Q.SERT.PROCOS-

Con la destrucción de la ciudad celtibérica la maquinaria romana planifica la fundación de una ciudad cercana que actúe como eje vertebrador y foco de romanización en la región, adoptando el topónimo prerromano. Pese a que desconocemos el momento preciso de dicha creación, ésta no debe ser anterior a la primera mitad del S.I a.C.  Su ubicación en altura y la fortificación de todo el perímetro nos indica la persistencia de la conflictividad e inestabilidad política en la región. De este modo, su posición privilegiada sobre el valle actuaría como centinela de posibles incursiones enemigas. Del mismo modo, la urbs  sería testigo de la calzada que unía Segóbriga con Segontia, aglutinando las dos mesetas.

Durante la época de Augusto se da el definitivo impulso a su desarrollo urbanístico, programándose la monumentalización de la ciudad junto con la construcción de la muralla que podemos admirar a día de hoy. Esta muralla nos da indicios de la posible concesión por parte de Roma del estatus municipal. En este sentido, cabe aludir a la obra de Plinio, autor que incluye a Ercavica entre los municipios del Conventus Caesaraugustanus, todos ellos con derecho latino antiguo antes de la declaración universal de Vespasiano. Por último, reforzando la antigüedad del estatus de los ciudadanos de Ercavica, podemos acudir a las leyendas monetales en época augústea o a la presencia de magistrados municipales en época de Tiberio.

El auge constructivo debió mantenerse hasta el siglo II d. C., mientras que hacia mediados del siglo III se produciría el declive de la ciudad, con el abandono y caída en desuso de sus principales monumentos. Irrefutable prueba de ésta inexorable decadencia sería el hallazgo de enterramientos en el antigua basílica del foro.  Pese a ello, la ciudad seguía teniendo una alta consideración, no en balde podemos datar en la segunda mitad del s. III una inscripción dedicada al hijo del emperador Galieno en el interior de un edificio del foro.

La trascendencia de Ercavica se mantuvo en el tiempo con la presencia de los visigodos en la misma, dándole el estatus de sede episcopal, bajo el nuevo nombre de Arcávica, fruto de una degeneración del término primitivo. Entre los obispos que la presidieron vemos su presencia en varios concilios de la época. Los restos de este periodo son notables y abundantes por la zona como el de dos necrópolis, un eremitorio, un baptisterio y un monasterio conocido como Servitano en el paraje Vallejo del Obispo. Tras la invasión musulmana, los restos y escritos atestiguan la presencia de bereberes en este núcleo, renombrado como Santabariya. Ostentó el título o estatus de Cora, demarcaciones territoriales en las cuales estaba dividida Al Andalus.1

Murallas

La muralla romana seguía un trazado sinuoso ajustándose al cerro donde estaba asentada la ciudad, contaba como mínimo con tres puertas. La muralla está datada en la época republicana tardía o augustea temprana. Los materiales empleados en su fábrica delatan una construcción rápida y funcional, con materiales pobres. El espesor medio de la cerca es de 2,30 a 2 a 2,40 metros. Contaba con varias torres, de las cuales una de ellas ha sido excavada, siendo de planta cuadrada y hueca (de unos 6,5 metros de lado), siendo su técnica constructiva similar a la muralla, con un grosor máximo los 1,1 metros. Posiblemente tuviese una cubierta de tégulas e imbrices encontradas durante las excavaciones.

Muralla situada a la entrada del yacimiento
Muralla y puerta sur flanqueada por una torre
Torre de planta rectangular situada en la muralla oriental reutilizada como vivienda
Torre y puerta oriental de la ciudad En el interior se han encontardo una tetrina (latrinae) pública

Insula de las termas

Al sur de la ciudad se ubica un conjunto de estancias y dependencias, algunas de uso termal, construida entre los siglos I y II d.C. De planta cuadrangular estructurado en dos terrazas, siguiendo la orografía de la ladera.

Estancia de las muralla sur en la que destaca el horno
Calle empedrada estancia

En la terraza superior se localiza la palestra, una serie de dependencias entre las que destaca la sauna subterránea, conservada en buen estado, dos pozos y otros tantos aljibes; y en la inferior diversas dependencias de funcionalidad desconocida, rodeadas por calles empedradas y porticadas.

Estancias con calle aporticada Depósito de agua
Sauna subterranea

Domus

Viviendas entre las que destacan la conocida como Casa del Médico, identificada como la casa de un médico debido al material médico encontrado durante las excavaciones, con dieciséis habitaciones abiertas a un atrio de cuatro columnas, y la Domus aterrazada que se caracteriza por su distribución en terrazas aprovechando el desnivel para la construcción de sus dependencias. Una estructura moderna reconstruye parcialmente un peristilo porticado de 4 columnas en cada lado.
Reconstruccion del peristilo porticado
Casa del medico con dieciséis habitaciones

Foro

El foro es un complejo arquitectónico monumental, que constituía la plaza pública y el centro cívico, como la Basílica, la Curia y otras dependencias municipale, ocupando un gran espacio rectangular del sector central del asentamiento.  Enlosado en su totalidad, estaba rodeado por un pórtico sustentado por grandes columnas desde el que se accedía a los monumentos más emblemáticos de la ciudad y a una serie de tabernae en las que se desarrollaban las actividades comerciales.

En el lado oriental de la plaza se adapta al desnivel del terreno con un Criptopórtico (galería o corredor cubierto semisubterráneo), mientras que en su lado occidental se encontraban el tabernae (establecimientos comerciales), flanqueado por Cardo Máximo, que atraviesa la ciudad de norte a sur.

Es un manantial de agua de gran calidad y pureza, cuyo origen es natural, pero en época romana fue adecuado constructivamente para su mejor aprovechamiento. De este modo, se construyeron unos muros delimitadores mediante sillares, cuya finalidad principal era contener las tierras de la parte superior y evitar el anegado del pozo, ademas de otorgar monumentalidad al espacio.

Una vez abandonada la ciudad romana, ya en época visigoda, los nuevo habitantes de la zona, vinculados al eremitorio de San Donato, y al Monasterio Servitano, siguieros sacando el líquido elemento de este punto, realizando algunas obras de reparación puntual de los muros, con la ejecuciónde muretes y refuerzos de mampostería. Además es en este momento cuando plasman en algunos sillares las características cruces incisas. La excepcionalidad de sus aguas ha hecho que el pozo haya sido explotado ininterrumpidamente hasta mediados del siglo XX, por las sociedades de las poblaciones próximas. 2

Eremitorio y necrópolis

El eremitorio esta situado en la ladera sur del yacimiento arqueológico de Ercávica, formado por una ermita rupestre alrededor de la cual se habría… Seguir leyendo
Fuente
2 Cartel informativo