Exposición Castillos de Burgos

El 13 de junio de 1813 las tropas francesas, en su retirada definitiva, volaron el castillo de Burgos. En su recuerdo, al cumplirse el Bicentenario de la Guerra de la Independencia en la capital castellana, la Delegación de la AEAC en Burgos organizó una exposición conmemorativa de dicho evento con una exposición fotográfica sobre la historia de los castillos burgaleses, que concluía precisamente con las fortificaciones que tuvieron protagonismo en la referida contienda.

En esta ocasión, tenemos el honor de exponer esta Muestra de la arquitectura fortificada militar burgalesa en nuestra Sede Central de Madrid y a este empeño no ha sido ajeno nuestro expresidente, el Conde de Casal, quien en el prólogo que ha dedicado al libro de los Castillos de Burgos, de inminente aparición, decía que  “sin duda alguna, la provincia de Burgos es la más rica en castillos y torres de la Comunidad de Castilla y León”.

La exposición que pueden contemplar es una muestra fotográfica en 45 paneles que viene a hacer un recorrido por la historia de los castillos y fortalezas burgalesas dividida en varios apartados:

Torres, castillos y fortalezas de la Reconquista, en sus sucesivos avances: la línea del Ebro (conquistas bajo Ordoño I); del Ebro al Duero (conquistas bajo Alfonso III) y del Duero a las estribaciones del Sistema Central (tras la muerte de Almanzor en el 1002).(siglos IX-XI)

Torres de la frontera con el reino de Navarra (siglos X y XI).

Torres, fortalezas, casas y castillos señoriales (siglos XII-XV) y

Castillos y fortalezas de la Guerra de la Independencia (1808-1813), fortificaciones que fueron reutilizados por los franceses durante esta contienda, como los de Burgos, Poza de la Sal, Pancorbo, Miranda de Ebro y Lerma.

         En resumen, elementos fortificados de diverso signo que se fueron diseminando por la geografía provincial burgalesa durante el avance repoblador que se inició hacia el 850 y que concluyó tras la consolidación de la línea del Duero por Fernán González, hacia el 912, a los que siguen los numerosos castillos construidos tras los procesos de señorialización de la Plena y Baja Edad Media, para concluir con una evocación del impacto de la contienda napoleónica en nuestra provincia y en nuestra ciudad con el asedio por Wellington y la posterior destrucción por los franceses del castillo de Burgos.

TEXTO: Dr. D. Isaac Rilova

IMÁGENES: D. Pedro Vargas