Fortines de Fresnedillas de la Oliva. Posición Cota 960

FO Puesto de mando 15

 

FO Puesto de mando 15

FO Puesto de mando 15

FO Puesto de mando 15

FO Fortin, trincheras, pozos 16

 

FO Nido, trincheras, pozos 18

 

FO Nido ametralladora 19

 

Nombre: Fortines de Fresnedillas de la Oliva

Localidad: Fresnedillas de la Oliva

Comunidad: Madrid

Tipología: Fortines

Estado: Ruina

Visita: Finca particular

La ocupación de Fresnedillas por las tropas de Franco se produjo prácticamente sin combates en noviembre de 1936 cuando la “Columna Rada” tomó la localidad. Poco antes de su llegada se organizó la evacuación del pueblo. Sus habitantes salieron por la carretera de Zarzalejo hacia El Escorial, quedando un grupo establecido en Mojadilla, cerca de Peralejo, otro en El Ventorro, en la carretera de El Escorial, y un tercero en la finca Milanillo. Posteriormente algunas familias decidieron volver al pueblo, que había quedado en zona nacional.En diciembre de 1936 las tropas nacionales intentaron infructuosamente cruzar el arroyo de La Moraleja, pero fueron repelidas por las unidades republicanas.

El pueblo no se vio directamente involucrado en la Batalla de Brunete, ya que las operaciones militares se desarrollaron más al oeste, donde tendría lugar el avance de la División 46 republicana. Sobre el pueblo sólo se efectuaron esporádicos ametrallamientos aéreos, con un reforzamiento de la artillería nacional situada en el pueblo mediante una batería de 105 mm.

Una vez concluida la lucha y debido a la cercanía de las posiciones republicanas situadas al norte (despliegue al sur de Zarzalejo) dio comienzo una intensa actividad fortificadora que convirtió este lugar en uno de los conjuntos más vistosos y originales de la Comunidad de Madrid. Las obras se caracterizan por su magnífico enmascaramiento; las que aún resisten el paso del tiempo fueron diseñados en plena armonía visual con el entorno natural. Sus perfiles redondeados, alzados entre la abundante vegetación, hacen que se confundan con los roquedos graníticos, muy comunes en el paisaje, consiguiendo un efecto de mimetización sorprendente.

Es común en la zona la utilización de aspilleras prefabricadas, muy útiles en las condiciones de hostilización a las que habitualmente se veían sometidos los constructores desde las posiciones enemigas, y que llevaban a realizar los trabajos de noche y de forma enmascarada. Esas aspilleras, que eran la parte más complicada de moldear, podían ser añadidas así sencillamente a la parte superior de los parapetos hormigonados, evitando el trabajoso proceso de crearlas a la par que los lienzos de cemento y mampuesto.En Fresnedillas se iniciaba el despliegue de la II Brigada adscrita a la División 71 nacional. En su término se establecieron 5 posiciones principales sobre las entradas/salidas por carretera y las zonas dominantes, coincidiendo además con el despliegue republicano entre Zarzalejo y Peralejo. Son las posiciones “Entre carreteras”, “Cota 960”, “Enlace” y “Mogotes”, aunque la parte más oriental del pueblo –posiciones “Roblazos” y “Alamedilla”- aún perteneciera a un batallón de la I Brigada de la misma División 71.

En la margen occidental de la carretera de Zarzalejo se asentaba otra posición distinta, la llamada “Cota 960”, que corresponde al topónimo local de La Longuera. Desde aquí se observaban las posiciones avanzadas republicanas al sur de Zarzalejo. Además podía cruzar fuegos con las construcciones de Entre carreteras, de manera que ambos núcleos constituían el cerramiento del acceso a Fresnedillas por el norte.Conviene que nos detengamos especialmente es este lugar porque es excepcional. A lo largo de más de 10 años hemos estado recorriendo la provincia de Madrid y zonas aledañas en busca de vestigios de nuestra pasada guerra. Podemos afirmar sin miedo a equivocarnos que de las más de 600 construcciones a las que hemos tenido acceso, el conjunto del cerro de La Longuera merece ser destacado. Se trata de un conjunto completo de fortificaciones que incluye prácticamente todos los elementos utilizados en 1938 para endurecer una posición: hay trincheras excavadas en la tierra, caminos de comunicación cementados y reforzados con sillería, observatorios en barbeta, observatorios en cúpula, puesto de mando, caminos cubiertos abovedados y nidos de ametralladora. Incluso existe una obra de cemento en el suelo para el emplazamiento fijo de morteros de 50 mm., algo que sólo habíamos visto en otro lugar de la zona centro (posición de Revenga, en Segovia).

La Cota 960 disponía de un P.C. (Puesto de Comandancia, vulgarmente “Puesto de Mando”) y tres islotes, levantados a partir de noviembre de 1938. Las unidades encargadas de desarrollar el trabajo fortificador en la zona fueron diversas compañías de los Batallones de zapadores 7, 16, 17 y Expedicionario de Tenerife, que construyeron los más llamativos ejemplares de la arquitectura militar de la zona y, probablemente, de la provincia. Además, no es fácil que todas estas obras pervivan a lo largo de los años sin sufrir deterioro. Sorprendentemente el tiempo parece haberse parado en la Cota 960. Salvo mínimos desperfectos causados por la meteorología (y alguna que otra pintada, además de pequeñas bolitas de plástico que nos hacen pensar que hayan tenido lugar ejercicios de airsoft), en general el estado de conservación de la posición es extraordinario. El propietario de este terreno ha sabido darle importancia al mantenimiento del conjunto fortificado, por lo que desde estas páginas queremos mostrarle el agradecimiento correspondiente, encareciéndole a que continúe con tan loable política de preservación.

Bibliografía

R. Castellano y P. Schnell. Arquitectura Militar de la Guerra Civil en la Comunidad de Madrid, sector de la Batalla de Brunete. Ed Comunidad de Madrid, serie Arqueología, Paleontología y Etnografía, 2012