Fortines del Cerro Piñuecar

 

Nombre: Fortines del Cerro Piñuecar
Localidad: Braojos, Piñuecar
Comunidad: Madrid
Tipología: Fortin
Estado: Ruina consolidada
Visita: Libre
Localización: N41 01.711 W3 36.539

Las fortificaciones se construyeron en nuestra pasada Guerra Civil. El ayuntamiento de Piñuecar ha señalizado con balizas y carteles informativos el recorrido, con el fin de recordar nuestra historia y de paso aprender, que respetar las ideas de los demás es esencial para vivir en paz. Nosotros construimos nuestra historia y la queremos compartir con los demás, así que que dejamos marcadas nuestras huellas en el camino para que las podáis seguir…

Recorrido cómodo que transcurre por pistas y senderos, por el que tendremos que cruzar una portillas, y saltar una vaya de piedra, aunque apta para todos los públicos. Apenas tendremos desnivel, salvo la subida al cerro Piñuecar, el cual se asciende cómodamente sin grandes sudores y desde donde las vistas de la zona son espectaculares. En la cumbre del cerro encontraremos bajo el vértice geodésico y enterrado un fortín-observatorio Casado, que actualmente sirve de refugio de emergencia contra las condiciones atmosféricas adversas. Varios paneles informativos nos informaran del paisaje que nos rodea, a la vez de que veremos el recorrido realizado y del que nos resta por realizar.

El ganado vacuno será nuestra compañía en todo el recorrido, al cual respetaremos en su tranquilidad, para no alterar a sus amenazantes cornamentas. Disfrutaremos de un paisaje de gran belleza, donde la Sierra de Guadarrama y la de Ayllon, se parte principal de nuestros miradas y fotografías. Por tanto un recorrido sencillo, donde el caminar será un autentico placer para los sentidos y en el cual conoceremos una parte de nuestra geografía un tanto desconocida. En el siglo XX fue un campo de batalla, hoy es un remanso de paz, por donde caminar es una gozada.

Encontraremos en nuestro camino restos de un polvorín, posición republicana, en la que según cuentan los lugareños, cabían un camión y los restos de lo que se supone fue un puesto de mando de la unidad que defendía Velayos, como el de la fotografía.

Al fondo vemos el Cerro Piñuecar, lugar donde nos dirigimos por un terreno escaso de vegetación, donde un otoño seco hacia mella sobre el terreno, tendremos que volver a recorrerlo en primavera…

En el cerro Cabeza Velayos, pequeña cota de 1.000 metros de altitud, completamente pedregosa, que se levanta a unos 800 metros de la carretera de Burgos y prácticamente en la línea imaginaria que una Gandullas con Gascones. También conocido como la Peña del Alemán en memoria de Max Salomón, herido gravemente en esta posición durante los combates para la defensa de Buitrago durante los primeros días de la Guerra Civil, constituía la punta de lanza del despliegue republicano que logro detener las tropas del Coronel García – Escamez en su intento de apoderarse de la fuentes de abastecimiento de agua para Madrid.

En la fotografía de la derecha nos podemos hacer una idea de como veían el frente los soldados republicanos. Hasta finales de 1936 estuvo defendida por unidades del 5ª batallón de la columna Galán, también conocido como “Milicias Taurinas”, por contar entre sus filas con una compañía de Toreros. Echamos la mirada atrás y vemos la situación de la posición de la Peña del Alemán.

Seguimos caminando y nos encontramos con un nuevo fortín, el fortín llamado La Llorona, cuya misión era de de observación y tiro de la carretera de Burgos. Descendemos la ladera para encontrarnos varios paneles informativos, como este y nos dirigimos al cerro Cabeza de Retamosa, donde encontraremos dos fortines mas…

El primero de los fortines del bando Nacional, el Observatorio Casado, de forma circular y techo plano, cuya misión era la de observación y tiro sobre la Peña del Alemán (cerro Velayos) y observación de la carretera de Burgos y la zona de Gascones, entre otras muchas.

Tras el fortín encontraremos una serie de trincheras de combate que posteriormente se convirtieron en ramales de comunicación. Poco mas arriba encontramos el fortín de Cabeza de Retamosa, cuya misión era de de observación y tiro de la carretera de Burgos.

Junto a este fortín se encuentra la entrada a un refugio subterráneo que se comunicaba con las trincheras del Observatorio Casado, entre otras.

Seguimos caminando en dirección al Cerro Piñuecar, con una altitud de 1.221, monte aislado, en tierra de nadie, un otero privilegiado sobre las praderas cercanas y los montañas cercanas, donde se encuentra el bunker observatorio del Coronel García Escamez. El 29 de julio de 1936, el avance de García Escámez por Somosierra parecía definitivo e imparable, rebasando pueblos como Robregordo y llegando el día 30 a Braojos de la Sierra, La Serna y Piñuécar, que son ocupados, así como el vértice Piñuécar.

La idea es de ocupar y rebasar el día 31 de este mes el pueblo de Buitrago y llegar a la vista de Lozoyuela. Por la derecha (Oeste) avanzarían las fuerzas del Tte Cl Rada y por la izquierda (Este) las del Tte Cl Cebollino, mientras Escámez seguiría las operaciones desde el búnker-observatorio de lo alto del Cerro Piñuécar una vez ocupado. Siendo atacados constantemente por la artillería y aviación republicana, ocupan unos promontorios entre el Cerro Piñuécar y Buitrago llamados La Retamosa pero son fuertemente hostigados y detenidos por una barrera de armas automáticas de fuerzas de milicianos que en número cercano a 1.000 defendieron a toda costa la cota denominada como la PEÑA DEL ALEMÁN, delante de Buitrago del Lozoya, donde luchó gente que luego fueron conocidos dirigentes republicanos como El Campesino, Modesto, Cipriano Mera o Rosario Dinamitera a quien Miguel Hernández inmortalizó con unos versos que la dedicó. Esta defensa alcanzó caracteres épicos llegando a alcanzar altos grados de heroísmo.

Desde esta ventana a la guerra, el avezado y fatigado observador informa de movimientos enemigos y corrige el tiro de la artillería. ve humo y oye el rugir del cañón desde Buitrago y se pregunta ¿ seré yo o mis camaradas su objetivo?…

A su derecha Gascones, en el centro Buitrago y su izquierda a lo lejos Paredes de Buitrago.

Construido en hormigón armado, tiene unos amplios muros que sostienen un macizo techo con protección de una solida masa de piedras que lo amparaba tanto de los impactos directos de la aviación republicana, que durante mucho tiempo gozo de superioridad en el aire. Era un punto de obtención de información tanto de día, por medios visuales y ópticos, como por la noche con la utilización de elementos localizadores de sonidos, la luz de las bengalas disparadas por la artillería o globos de ingenieros…

Después de disfrutar de las vistas que el cerro nos ofrece y tras recordar el horror que en esta zona se vivió, descendemos hacia el abrevadero, para encaminarnos entre el ganado, en dirección a nuestro próximo objetivo, el bunker de Peñas Zorreras. Impresionante fortín de tres amplias troneras, construido sobre rocas y próximo a la cartera que une Burgos con Predena del Rincón, pasando por Gandullasy rodeada y un entresijo de trincheras que formaban el entramado defensivo de la zona.

Su situación permitía un amplio campo de observación y dominar por el fuego una extensa zona de terreno y proporcionar una excelente defensa al pueblo de Gandullas. El armamento utilizado era ametralladoras con trípode, como la Víctor Mark I.

A 200 metros del fortín se encuentra un área de descanso y una pista de helicópteros, con unas vistas  impresionantes sobre la Sierra de Ayllon.

Y el recorrido esta a punto de finalizar, caminaremos por un cómodo camino que nos llevara hasta el punto de partida, con la promesa de volver a realizar el recorrido en primavera. El Cerro Piñuecar, vigilante nos observa con la tristeza de haber vivido experiencias tan bélicas…

Distancia recorrida: 9,44 kilómetros
Altitud min: 1.014 metros, max: 1.236 metros
Desnivel acum. subiendo: 282 metros, bajando: 284 metros
Grado de dificultad:  Fácil
Tiempo:   3 horas 31 minutos
Fecha:  octubre 30, 2011
Finaliza en el punto de partida (circular):   Sí
Coordenadas: 800

Enlace a la ruta

 

Pedro Mª Vargas

www.castillosdelolvido.com