Iglesia fortificada de Irús

Nombre: Iglesia fortificada de Irús, Iglesia de San Millán de Irús
Localidad: Irús
Comarca: Las Merindades
Provincia: Burgos
Comunidad: Castilla y León
Tipología: Iglesia fortificada
Estado: Bueno
Visita: Libre
Localización: N43 05.748 W3 23.279

Construido entre el último cuarto de siglo XV y comienzos del siglo XVI, la Iglesia de San Millán de Irús corresponde a una época de transición entre la Edad Media y la Edad Moderna, en la que se desarrolla una coyuntura económica, cultural y política muy favorable que repercutió en todos los campos, especialmente en el artístico, alcanzándose cuotas espectaculares tanto en cantidad como en calidad.

Durante este periodo, la actuación de la nobleza como patrocinadora de la producción artística es evidente gracias al control que ejercen sobre grandes recursos humanos y financieros, en un contexto en la que la propaganda y la ostentación llevan a este estamento social a la erección de grandes edificios civiles y religiosos. Es ahora también cuando surgen nuevos valores de carácter renacentista como el deseo de trascendencia en el tiempo futuro, la fama o el “bien morir”, ideales que forman parte de una mentalidad compleja y moderna que tiene su proyección en un arte complicado y refinado.

En el caso de la Iglesia de Irús, la presencia en su interior de motivos heráldicos pertenecientes al linaje de los Vivanco Angulo, apuntan a la fundación del templo por parte de esta poderosa familia de la nobleza local cuyos progenitores ostentaron la dignidad del Abad de Vivanco y Arceo desde el siglo XIV. En Irús, estos abades disfrutaban del cobro del rediezmo (1/9 de los frutos ya diezmados) y desde 1569, del derecho de Huelgas de los puertos del Cabrio, próximo a Irús, y la Magdalena, pasos por donde discurrían dos importantes Caminos Reales que comunicaban el valle con el Cantábrico y la Meseta Castellana.

Al igual que otros miembros del estamento nobiliario, los Vivanco Angulo erigieron el templo como capilla de enterramiento familiar con el doble objetivo de garantizar la salvación del linaje y dejar constancia su poderío socioeconómico mediante la construcción de un edificio de gran porte que estilísticamente pueden adscribirse al gótico isabelino o fase Reyes Católicos, corriente que se desarrolla en esta etapa de transición que media entre finales del siglo XV y comienzos del siglo XVI.

Al exterior, los recios muros de grandes sillares realizados en caliza gris (piedra que abunda en afloramientos próximos al pueblo de Irús) bien escuadrada y dispuesta en hiladas horizontales, confieren al templo carácter de fortaleza que se ve reforzado por el perfil acastillado de la torre campanario situada a los pies del edificio. Cuenta con dos portadas, una abierta al mediodía y otra al oeste, esta ultima enmarcada con alfiz, moldura característica del arte islámico que incorpora el gótico isabelino en su repertorio formal.

En el interior, el edificio es de una sola nave con crucero que sobresale en planta, cabecera poligonal cubierta con bóveda estrellada y sacristía adosada al paño meridional del testero. Tanto el presbiterio como las capillas del crucero albergan enterramientos del tipo de arcosolio. Todas las bóvedas del templo presentan una rica policromía a base de motivos vegetales, geométricos y soles flamígeros características del gótico final. Parte de esta decoración pictórica puede corresponder al momento de construcción de la iglesia, apreciándose también retoques y añadidos de época posterior.

Nos encontramos, pues, ante un edificio cuyas proporciones y calidad y arquitectónicas le convierten en una manifestación aristocrática del gótico rural.

Fuente

www.valledemena.es/ftp/general/turismo/documentos/sanMillan.pdf