La Mota de Trespalacios

Nombre: La Mota de Trespalacios
Localidad: Hinojedo
Comunidad: Cantabria
Tipología: Yacimiento arqueológico
Estado: Vestigios
Visita: Libre
Localización: N43 23.811 W4 03.122

Son los restos de una fortificación en Mota, rara en España, que controlaba una via de comunicación basada en la calzada romana. Por los paralelos europeos podemos suponer una cronología altomedieval. Este emplazamiento responde a una tipología de recinto fortificado en tierra característico de los países de Europa Central, denominados mota, que sin embargo presenta una morfología muy diferente de los castillos y torres medievales existentes en la región.

Consta de una estructura tubular sobre la que se erigía una torre defensiva entorno a la que se levantó un doble amurallamiento concéntrico reforzado por fosos de sección en U y contrafoso. El conjunto alcanza un diámetro de unos 76 metros y se ha construido con tierra y arcilla.

Las motas se caracterizan por su aprovechamiento de las posibilidades defensivas que ofrece el terreno circundante. Ubicada en terreno llano, se encuentra cercana a pequeños cursos de agua que pudieron servir como refuerzo natural de las estructuras defensivas construidas, creando una zona inundada alrededor del emplazamiento que lo hacía aún más inaccesible.

La mota de Trespalacios es una fortificación de cronología medieval atípica en la Península Ibérica. Esta estructura militar de planta circular concéntrica, esta compuesta por un montículo de tierra artificial que se rodea de una doble línea de murallas terreras con sus correspondientes fosos.

A tenor del estudio arqueológico realizado es muy probable que sobre las elevaciones terreras se construyeran defensas de madera: una torre central y estacadas sobre las murallas. El complejo sistema castrense se ve reforzado por un medio natural de un humedal, hoy en día desfigurado. En entorno de ciénaga, en el que los fosos de la mota serían anegados. Su función se vincula con un puesto de control de un camino histórico, que discurría por delante de la fortificación.

Las “motas” o los denominados “castillos de tierra” son el modelo de fortificación más original que haya conocido la Edad Media, teniendo una extraordinaria difusión en Francia, Alemania e Islas Británicas. La técnica para su construcción era simple y eficiente. El material se obtenía a pie de obra, gran parte del mismo al excavar el foso. Las motas eran montículos artificiales, reforzados con empalizadas de madera. Las murallas de tierra configuraban un recinto fortificado en torno a un túmulo central, donde se ubica el castillo o la torre.

Rodeando el montículo central se disponían murallas de terraplén, precedidas por uno o varios fosos, con sección de “fondo de cuba”. La localización de las motas aprovechaba las defensas naturales: cursos de agua, marismas, relieves accidentados. La mota es un modelo de fortificación surgida alrededor al año 1000 d.C., existiendo una gran variedad de tipologías. Los “castillos de tierra” de planta circular pudieran ser los más antiguos y los cuadrados con ángulos redondeados los más modernos.

Fuente

Carteles informativos

Información


 

Pedro Mª Vargas

www.castillosdelolvido.com
  • Suscríbete a Castillos del Olvido

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte y recibir notificaciones de nuevas entradas.