Muralla de Almonacid de Zorita

Nombre: Muralla de Almonacid de Zorita
Localidad: Almonacid de Zorita
Provincia: Guadalajara
Comunidad: Castilla La Mancha
Tipología: Muralla
Estado: Ruina
Visita: Libre
Localización: Puerta de Zorita N40 19.758 W2 51.241, Puerta de Santa María de la Cabeza N40 19.706 W2 50.851

Almonacid estuvo totalmente rodeado de murallas, de las que aún se ven restos entre las casas, construidas, a instancias de la Orden de Calatrava y con el apoyo de todos los vecinos y, por supuesto, del Concejo, a lo largo del siglo XIV, aunque ya de antes debía tener algunas defensas menores. Durante muchos siglos se mantuvieron en pie estas murallas, y fueron cuidadas por todos los vecinos como algo sustancial a su importancia.

   

Puerta de Zorita

Sabemos que en siglos pasados, cuando se propagaba por la Península alguna epidemia de peste, el Ayuntamiento ordenaba cerrar las puertas de la villa, prohibiendo entrar a nadie que no fuera vecino de ella.

Se cerraban también por las noches, con llaves que guardaban determinados miembros del concejo o personas encargadas para ello. En los documentos de antiguas sesiones del Ayuntamiento se ha encontrado que se proponía la restauración de algún fragmento de muralla que estaba medio derruido.

Esta muralla de Almonacid poseía cuatro diversas puertas de acceso. Las más importantes eran las que daban a los cuatro puntos cardinales, y que se denominaban con los nombres de las poblaciones de donde procedían los caminos que a ellas llegaban.

   

Puerta de Santa María de la Cabeza

Así estaban la puerta de Bolarque, orientada al norte, la de Santa María de la Cabeza, hoy frente al Cementerio, la de Albalate, orientada al sur, y la de Zorita, al poniente. Además había otra junto a la plaza del Coso, que llevaba este nombre.

De todas ellas solamente quedan en pie la de Santa María de la Cabeza, situada frente al Cementerio, rodeada de jardines, y la última de ellas, la de Zorita, obra de recia envergadura, formada por un arco apuntado y en su interior una bóveda de cañón también apuntada, en uno de cuyos muros aún se ve la pequeña hornacina dedicada a la Virgen de la Luz, y en la que siglos atrás se verificó “el milagro del pajarito”. Se remata el conjunto, hoy perfectamente restaurado, por un nivel de almenas.

Fuente

http://www.herreracasado.com

Pedro Mª Vargas

www.castillosdelolvido.com