Muralla de Berlanga de Duero

Nombre: Muralla de Berlanga de Duero
Localidad: Berlanga de Duero
Provincia: Soria
Comunidad: Castilla y León
Tipología: Muralla
Estado: Bueno
Visita: Libre
Localización: N41° 27.829′ W2° 51.438′
 

La muralla de la Villa Vieja de Berlanga rodea el monte sobre el que se alza el castillo, contiguo a la actual población de Berlanga de Duero, provincia de Soria.

La primera fortificación de la que se tiene noticia en este cerro del castillo es de época celtibera, como demuestran los restos de viviendas circulares encontradas en los años sesenta junto a una necrópolis medieval excavada en roca.

Muralla de Berlanga de Duero 3a

Durante la dominación árabe está documentado un castillo que probablemente tuviera su propia muralla, aunque no se aprecian restos ni del uno ni de la otra.
La primera cerca es coetánea del primer castillo construido en el siglo XII, tras la repoblación aragonesa. Una primera ampliación se realizó en el siglo XIV al construir el segundo castillo empotrado en la reconstrucción del XVI y del que se ven los muros y la torre del homenaje cilíndrica. Está última reconstrucción es simultanea a la obra del palacio de los duques de Frías con los jardines a sus espaldas, que eran portentosos según las crónicas de la época.

Muralla de Berlanga de Duero 6 Muralla de Berlanga de Duero 6

Algunas de las columnas que los decoraban se pueden ver sujetando los soportales de la plaza mayor, y se aprecian todavía los canales de riego y algunos sillares entre las ruinas. Con los jardines y con el palacio acabaron los franceses en la guerra de la independencia. Y del resto, como siempre, se ocupó el tiempo.

La primera cerca de mampostería, de menor altura y grosor que la actual, se construyó en el siglo XII y protegía la población que se agrupaba en su interior, a los pies de un castillo de esa época del que no quedan restos apreciables. Todavía queda parte de los lienzos de esta primera muralla en los tramos que bordean la hoz del río Escalote, ya que por lo inexpugnable del lugar no necesitaron reforma.

Con la construcción de un nuevo castillo en el siglo XIV se realizó un recrecido de los tramos más vulnerables, añadiendo los cubos que hacen de contrafuertes. Se aprecian en el interior los huecos de las vigas de las viviendas o chozas que se construyeron a su abrigo.

Para construir el palacio en el siglo XVI, cuando ya la muralla había perdido la función defensiva y la villa crecía extramuros, se eliminó un tramo de la misma y sobre cuatro de los cubos se colocaron otros tantos miradores contiguos a los jardines. En esta época se eliminó también la puerta principal, que estaba entre los dos cubos colocados a menor distancia uno de otro, a la derecha del palacio, en el espacio que ahora ocupa un muro de tapial.

Muralla de Berlanga de Duero 3a

También de esta reforma es la puerta del mercado, a la izquierda del palacio que probablemente sustituyó a una anterior.

Dentro del perímetro de la muralla se encuentran las ruinas de una iglesia románica donde se encontraba la imagen de la virgen del Mercado, que hoy puede verse en la colegiata. Esta iglesia ha mantenido el arco de triunfo en pie hasta el año 2004. Todavía se ven los arranques de los muros y del ábside.

Se encuentra en ruina progresiva, pero en muchos tramos se conserva bastante entera.

Muralla nueva de Berlanga de Duero

Fuente

www.castillosnet.org