Muralla de Cogolludo

 

Nombre: Muralla de Cogolludo
Localidad: Cogolludo
Provincia: Guadalajara
Comunidad: Castilla La Mancha
Tipología: Muralla
Estado: Ruina
Visita: Libre
Localización: Lienzo   N40 56.919 W3 05.414, Torreon   N40 56.778 W3 05.304

A finales del siglo XV el caserío medieval de Cogolludo debía estar completamente rebasado y sus primeras murallas obsoletas. La planificación de su modernización en época de D. Luis de la Cerda y Mendoza no quedó sólo en el Palacio, sino que abarcó la remodelación urbana del sector posterior de éste y frente donde se ubicó la gran plaza, antes en las afueras de la ciudad, donde se llevaba a cabo el mercado a la vez que podía servir por sus grandes dimensiones para otros fines como justas o juegos. La ampliación de la villa necesitaba nuevas murallas cuya traza debió planificarse a la vez que el Palacio pero cuyo trazado cambió al menos en dos ocasiones.

La documentación del Archivo Ducal de Medinaceli, referente a esta muralla, comienza en 1496, pero su contenido indica ciertas tapias realizadas en 1494 y derribadas un año después para: ensanchar más la villa.., desde la esquina de la huerta de faQa la plaza fasta la torre de la coracha, a donde se a de finer, que es encima del lomo.

En este sector suroccidental de la ciudad es precisamente donde está situado el Palacio y sufrirá otro cambio de trazado pagado en 1496: para abaxar la puerta de Guadalajara a donde agora está, e porque vinieron los pannos derechos desde la puerta fasta la dicha puerta de Guadalajara… lo que se derribó desde la quadrilla de Garlía de Lievana (delante de la huerta) fasta la quadrilla de Juan Pérez, que es baxo la puerta de San Sebastián.

En la documentación no se hace mención explícita al Palacio pero los términos “delante de la huerta”, “detrás de la huerta” y “detrás de las casas n u e v a s d e la plaza” creemos que son los que indican su situación y nos hacen deducir que la residencia estaba ya concluida en estas fechas cuando se hicieron las primeras obras de la muralla en 1494.

Muralla de Cogolludo 3a

En la construcción de esta muralla se observan varios estados diferentes según los pagos efectuados el 11 de octubre de 1496. La muralla partía del castillo y por detrás de la iglesia de Santa María llegaba hasta el postigo de Arbancón. En este sector hay seis torres, completamente terminadas, y en él trabajan cinco cuadrillas que refuerzan el grosor de los taludes y seguramente elevan la altura de la muralla levantada por la Orden de Calatrava. A continuación de este postigo comienza la verdadera ampliación de la villa de los Medinaceli extendiéndose hacia mediodía y construyéndose dos puertas de entrada, que estaban muy avanzadas según el documento: la puerta de Medinaceli, al final de la calle moderna, y la de Jadraque en la prolongación de la calle del Carmen y trasladada de lugar con respecto a la muralla anterior. Esta zona, de la que aún son visibles algunos restos, forma una amplia curva, manifestada hoy en día por el trazado de la carretera, y comprendía ocho torres incluyendo la llamada del “espolón” en el ángulo de giro que estaban todas terminadas al igual que los paños.

Después de la puerta de Jadraque la muralla tenía ocho torres concluidas, aunque cinco de ellas habían sido derribadas en 1495 y a continuación de éstas toda la obra está sin terminar en esta fecha de 11 de octubre de 1496. El sector comprende un total, aparte de las mencionadas, de seis torres hasta la puerta de Guadalajara y la muralla torcía en ángulo recto aproximadamente detrás de la primera manzana de casas situadas junto al Palacio. Esta puerta, que cambia también su ubicación y según el documento baja de lugar, debió estar situada en un ángulo de la plaza y casi seguro donde actualmente se accede a la villa desde la carretera. La cerca continuaba acomodándose al terreno y subiendo hacia el castillo por la calle del Olivar, en cuyo extremo estaba la puerta de San Sebastián; después de ésta aún subían por el “lomo” del cerro siete torres hasta alcanzar la coracha. Todo este sector se terminó en los años sucesivos al igual que la coracha, barrera con adarve y una torre en el extremo sobre el barranco de San Agustín, que partía de la fortaleza y defendía la zona de huertas situadas entre ella y la muralla. Las puertas de Jadraque y Medinaceli se concluyeron en 1503 ,pero desconocemos la fecha en que ocurrió otro tanto con la de Guadalajara.

La muralla debió asemejarse a las de su época. Tenía un perímetro aproximado de un kilómetro y medio y una superficie que rondaba las diez y seis hectáreas. Los paños eran todos de mampostería ordinaria y tenían un talud de cinco pies y medio de grueso, disminuyendo en el pretil medio pie. La altura media de éstos se aproximaría sin almenas a los seis metros. No sabemos con exactitud si todos los tramos tenían adarve o camino de ronda pero si existían desde la puerta de Medinaceli hasta la de Jadraque. Las torres, de mampostería ordinaria y reforzadas con sillares en los ángulos al parecer, tendrían unos ocho o nueve metros de altura y según las descripciones eran cuadradas con escalera interior y cubiertas con bóveda. La longitud de los paños entre las torres oscila entre veintidos metros desde el castillo hasta la puerta de Jadraque, veintiocho entre ésta y la puerta de Guadalajara y veinti- dos desde la última hasta el castillo. En la actualidad se conservan algunos paños y torres detrás de Palacio y pueden verse restos en la curva de la carretera de Atienza.

Muralla de Cogolludo 4a

Las puertas, según la documentación, estaban flanqueadas por dos torres cuadradas, tenían una escalera interior con bóveda desde la que se subía al adarve, por encima de la puerta nacían otras escaleras exteriores, ocultas tras antepechos, para subir hasta las torres altas. Las puertas eran todas de sillares de cantería que proceden, al menos algunos, de Puente Roderos. A finesdel siglo pasado aún se conservaban algunas de éstas según las descripciones contradictorias de D. José María Quadrado y el Sr. Catalina García. El primero las describe así: cuadradas torres de sillería flanquean sus magnfficas puertas de arco semicircular, coronadas con modillones, sobre los cuales asentaban los adarves, ya casi derruidos”; y el segundo nos habla de: “buenas fortificaciones consistentes en el castillo y su muro torreado, con dos puertas de arco ojival que han desaparecido en los últimos años para dar más amplio ingreso a la carretera”. No obstante a tenor de estas descripciones y por la documentación no creemos que fueran muy diferentes a las de Palazuelos, aunque aquí las torres son semicirculares, o a la puerta de Hita, mandada construir por el primer marqués de Santillana en 1445 y demolida hace poco más de cuarenta años.

En la actualidad Cogolludo presenta la clásica fisonomía de las ciudades señoriales con un caserío apenas modificado desde el siglo XVI. En 1557 el duque D. Juan de la Cerda fundó a las afueras de la villa, pero no lejos de ella un monasterio de franciscanos bajo la advocación de San Pedro, que pertenecía a la provincia de San Diego, y cuyas obras aún continuaban en 1581. Este convento, más conocido por San Antonio debido a la imagen que había en su portada, generó un arrabal en la parte occidental de la villa entre su compás y la puerta de la localidad que comprendía la llamada calle de San Francisco como prolongación del camino de Aleas, la calle del Olivar que sube por el cerro hasta enlazar con el castillo, y por la parte occidental comunicaba el compás con la puerta de Guadalajara por una callejuela. El convento según el Catastro del Marqués de la Ensenada estaba dentro de los muros de la villa en 1651, aunque desconocemos la fecha exacta de esta ampliación dé la muralla y su alcance. El plano de Cogolludo de 1895, conservado en el Instituto Geográfico Nacional, no aporta ningún dato al respecto en sus defensas y fortaleza muy deterioradas ambas después de la Guerra de la Independencia, razón por la que creemos fueron omitidas en él.

Fuente

Los recintos amurallados y el urbanismo en Cogolludo de 1176 a 1505

 

Pedro Mª Vargas

www.castillosdelolvido.com
  • Suscríbete a Castillos del Olvido

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte y recibir notificaciones de nuevas entradas.