Muralla de Daroca

Información
Nombre: Muralla de Daroca
Tipología: Muralla, cerca
Localidad: Daroca
Estado: Ruina consolidada
Provincia: Zaragoza
Visita: Libre
Comunidad: Aragón
Localización:
Mapa
dggggffff
Historia y descripción

Fueron construidas entre los siglos XIII y XVI. En esa época el recinto amurallado alcanzó su máxima extensión de más de 3 kilómetros de longitud que lo convierten en uno de los tres más grandes de España, junto al de Ávila y al de Lugo. Desde su construcción, el conjunto defensivo ha sido ampliado, reformado y reconstruido en numerosas ocasiones.

Ciudad asentada en un barranco, cuyo centro es la calle Mayor. A ambos lados se encuentran situadas calles menores, todas ellas en pendiente que remontan las laderas de los cerros de San Cristóbal y de San Jorge, que servían para unir los tres núcleos fortificados de la ciudad: el castillo Mayor, el castillo de San Jorge y el torreón de San Cristóbal. En los dos extremos de la calle mayor se encuentran dos puertas que daban acceso a la ciudad, la Baja o Fondonera, remodelada en el siglo XVI, con dos torreones cuadrangulares, y la puerta Alta, transformada en el siglo XVII. Ambas se sitúan en las dos entradas principales a la ciudad, de las que arranca el largo cinturón amurallado que la rodea, de unos tres kilómetros y medio, y recorre los cerros que la acogen.

También cuenta la villa con otras dos puertas, la puerta de Valencia y la mudéjar puerta de San Martín de la Parra. En cuanto a las murallas muchos tramos están en ruinas o desaparecidos. Se han efectuado restauraciones y consolidaciones parciales de los muros en tiempos recientes.

Estas murallas son de argamasa rojiza y grisácea, mampostería, ladrillo con tracerías mudéjares, reservando la piedra de sillería para los muros y torres principales. Fueron levantadas en el siglo XII y tienen 4 Km. de longitud rodeando al pueblo. Antiguamente tenían 116 torreones, pero actualmente sólo quedan catorce torreones y dos puertas defensivas fortificadas.(1)

Puerta baja: Fue en origen, quizás en el siglo XIII, un simple arco defendido por una torre. En el siglo XIV se modificó la entrada, levantando una torre sencilla con vanos ojivales (se trata de la mitad interior de la torre de la izquierda vista desde el interior del recinto).

En el siglo XV, hacia 1451, se levantaron las dos torres que flanquean el arco; en un caso, la torre izquierda, añadiendo un cuerpo al ya existente, en el de la torre de la derecha, siempre vista desde el interior, construyéndola de nueva planta; las dos torres se coronaron con merlones escalonados. Ya en el siglo XVI se rebajó el arco de acceso y se colocó el escudo imperial de Carlos V, pero en la fachada exterior se advierten las dovelas que formaban el primitivo arco, de perfil apuntado, que hoy aparece empotrado en función de arco de descarga.

Este cuerpo levantado sobre el arco es de piedra, y se embellece con una galería de huecos semicirculares, bastante estrechos, que servían para iluminar la cámara interior, encima hay una faja de ladrillo, con aspilleras, bajo un alero, que probablemente data de la época carlista.

Las dos torres son rectangulares, de 12 por 6 metros, con su lado corto en los frentes. Tienen saeteras y unas pocas ventanas de arco rebajado y adinteladas. Recientemente se ha recompuesto su bello remate de matacanes continuos, cuyo parapeto se remata con almenas de perfil escalonado, y sus ménsulas, de triple escalón, se ligan por arquitos ligeramente apuntados.

Fue rehabilitada entre los años 1987 y 1988 por la Escuela Taller de Daroca para ubicar el Centro de Estudios Darocenses.

Puerta Alta: Construida en el siglo siglo XV y se abre en un lienzo de la muralla construido todo de piedra sillar, aunque recrecido con un parapeto de ladrillo con aspilleras, probablemente de la época carlista. Es un sencillo arco apuntado, con dovelas, aunque debió ser una gran torre-puerta de planta rectangular, como otras muchas. Su cuerpo se reformó en el siglo XVII, en ladrillo y con tejado a dos vertientes; su fachada intramuros evidencia el arco, aquí semicircular, y bajo una galería de dos arcos rebajados.

Puerta del Arrabal, Portillo de San Valero: Se trata de uno de los cuatro portales de acceso al recinto amurallado de Daroca que se conservan en la actualidad.  De estilo mudéjar, es una puerta semicircular, restaurada con ladrillo y coronada de almenas, con elementos ornamentales mudéjares a semejanza de la muralla que se encuentra junto a ella.

Portal de Valencia: Situada al sur de la Puerta Baja, a un nivel más alto que la misma, y llamada Portal de Valencia por ser la salida antigua hacia dicha ciudad, es una pequeña puerta del siglo XV, de arco ligeramente apuntado, enmarcado por dovelas, bajo un curioso solanar con columna parteluz, y unido por un lienzo de muralla oculto por casas que lo une con la Puerta Baja. El portal se vigilaba desde dos torreones situados a su lado, cuya mitad inferior es de piedra y la superior de ladrillo rojo, con una compleja cornisa del tipo mudéjar.

Muro de los Tres Guitarros: Recibe popularmente este nombre por tener tres pequeñas ventanas cuya figura recuerda la de éste instrumento y el de San Valero en honor a la desaparecida iglesia de dicha adoración que estaba en sus cercanías, y se diferencia de todos por su forma cilíndrica; es de mampostería, tiene una puerta semicircular de ladrillo y una saetera.(2)

Torre del Aguila: Sólo se mantiene en pie la mitad del alzado. Entre los restos se aprecia una torre de planta cuadrada, hecha de mampostería y reforzada en las esquinas con piedra sillar. Se construyó para la defensa de la ciudad, durante la Guerra de los Dos Pedros, a mediados del siglo XIV.(2)

Torre del Jaque: Construida en el siglo XIV, de gran valía táctica, es bastante alta, de rojiza argamasa y de planta cuadrada, se conserva en perfecto estado pues ha sido recientemente restaurada. Al haberse remodelado en muchas ocasiones, en su alzado se distingue el empleo de varias técnicas de construcción, predominando la mampostería y el tapial. En este punto la muralla gira 90º hacia el Oeste, subiendo por el cerro en direcciòn al castillo de San Cristóbal. Este tramo de muralla, denominado muro del Jaque o de la Pólvora, está repleto de torreones de planta cuadrada, que desempeñan una doble función: defensiva y de contrafuerte, proporcionando firmeza al muro.(2)

Torre de La Sisa: Es una torre de planta pentagonal junto a la que se abriría unos de los acezos de la ciudad, en arco de medio punto de ladrillo, que fue derribado. Esta puerta daba acceso al barrio de la judería, en el que vivía la comunidad judía de Daroca, y que se conoce desde la expulsión de los judíos de España en 1492 como Barrio Nuevo.

La torre presenta un aspecto heterogéneo resultado de las distintas fases de construcción. La base y el primer cuerpo están construidos en sillar. En el primer cuerpo se aprecian los pequeños huecos o saeteras abiertos en el muro que permitían la vigilancia y defensa de la entrada a la ciudad. En el cuerpo superior, aunque igualmente recorrido por el mismo tipo de huecos, esta realizado en ladrillos, y se cubre todo el conjunto con un tejadillo de tejas.(3)

Torre de las Cinco Esquinas: Situada entre el cerro de San Jorge y la puerta Baja, es una torre de planta pentagonal, construida con sillares, y una escalera de caracol en un ángulo; se cubre con bóveda de cañón.(2)

Torre del Palo: Es un torreón cilíndrico construido en el castillo de San Jorge y enteramente modificado en el siglo XIX, estaba completo en el 1900, durante las guerras carlistas. Actualmente se encuentra rebajado, y solo se conserva su base. Presentaba puerta de acceso, aspilleras en un primer piso y matacanes en el superior y estaba coronada por almenaje de merlones en pirámide. Los matacanes parecen haber sido unas buhardas de madera.

Se encuentra coronando el cerro de San Jorge, de planta cuadrada y construido en sillares, fue partido en dos verticalmente durante la Guerra de la Independencia y reconstruido a finales del siglo XX. Todo el sector que ocupa constituía un auténtico castillo apoyado en otro torreón, el de la Pólvora (derribado a principios del siglo que tenía planta circular y estaba construido en sillares), el muro del Palo (del que sólo queda la parte inferior) y la torre de San Jorge (de la que sólo queda un gran mogote de tapial).

La torre del Caballero de la Espuela o de Cariñena es la más hermosa de todo el recinto, favorecida por su emplazamiento en una cumbre muy destacada. Es de sillería, casi cuadrada, de 12,30 por 11,60, con puerta y ventanas semicirculares, y conserva su espectacular remate de matacanes unidos por arquitos semicirculares, pero su parapeto es recto, sin almenas.

Interiormente se distribuye en dos cámaras superpuestas, abovedadas en medio cañón. En 1809, los cañones franceses la partieron en dos, de arriba abajo.

Bibliografía

1 www.castillosnet.org

2 www.turismodezaragoza.es

3 Panel informativo

4 CastillosNet

Pedro Mª Vargas

www.castillosdelolvido.com