Muralla de Hita

Nombre: Muralla de Hita
Localidad: Hita
Provincia: Guadalajara
Comunidad: Castilla La Mancha
Tipología: Muralla
Estado: Ruina consolidada
Visita: Libre
Localización: Puerta  N40 49.477 W3 03.00, Muralla  N40 49.430 W3 02.96, Muralla  N40 49.485 W3 03.03

Los tramos de muralla que se conservan pertenecen a la cerca levantada a mediados del siglo XV. Existe un documento fechado en 1441 que recoge las condiciones para ponerla en pie, se trata de un convenio firmado por el Marqués de Santillana, Señor de Hita, y el Concejo de la Villa.

El acceso a la villa a través de la muralla se realizaba por tres puertas: la oriental y la occidental, hoy desaparecidas, y la puerta principal que da paso a la plaza Mayor. Ésta última, conocida actualmente como puerta de Santa María, fue volada parcialmente durante la Guerra Civil Española y se reconstruyó de forma incompleta en 1965. Francisco Layna Serrano había mostrado ya su interés por esta puerta en un artículo publicado en 1958 en el que pedía a las instituciones públicas su reconstrucción. Layna Serrano la define como “joya preciada de la arquitectura militar de mediados del siglo XV” y piensa que fue el propio Marqués de Santillana quién la diseñó.

Respecto a la fecha de levantamiento de esta puerta existen distintas opiniones. Layna Serrano piensa que fue levantada antes de 1445. Edwar Cooper cree en cambio que su construcción es bastante posterior a esta fecha. Cooper se basa en el hecho de que las garitas que vemos en la puerta son de origen flamenco y su uso no se generalizó en Castilla hasta 1454. Existe, sin embargo, una excepción conocida: su uso unos diez años antes en una capilla funeraria de la Catedral de Toledo, propiedad del condestable D. Álvaro de Luna. Se da la circunstancia de que este personaje y el Marqués de Santillana fueron grandes rivales políticos.

A partir de estos datos y conociendo el interés del Señor de Hita, D. Iñigo López de Mendoza, por todas las manifestaciones artísticas que llegaban de Europa (Países Bajos, Italia, Francia…) no resulta extraño pensar que se hiciera también un uso adelantado de la garita en la puerta de Sta. María. En cualquier caso, la fecha concreta en que fue levantada sigue siendo una incógnita. Otro aspecto a destacar es el carácter altamente decorativo de los distintos elementos que componían la puerta: el matacán corrido con unas originales almenas, las garitas, el escudo de los Mendoza y el escudo de armas del propio Marqués de Santillana que aparecía por duplicado con su divisa y leyenda.

Estos elementos de carácter ornamental se concentran en las puertas de los castillos y las murallas durante el siglo XV. Fue éste un recurso utilizado por la nobleza para mostrar su poder. A pesar, como acabamos de ver, del carácter noble de la puerta de Sta. María a la que Layna Serrano llama puerta “caballera” es muy posible que se la conociera como la puerta del Mercado. No es difícil establecer esta identificación si tenemos en cuenta que la puerta de Sta. María se abre directamente a la plaza Mayor y éste era precisamente el espacio donde se ubicaban los mercados a finales de la Edad Media.

Los tramos de muralla que se conservan pertenecen a la cerca levantada a mediados del siglo XV. Existe un documento (1) fechado en 1441 que recoge las condiciones para ponerla en pie. Se trata de un convenio firmado por el Marqués de Santillana, Señor de Hita, y el Concejo de la Villa. En este documento se fijan las características constructivas de la nueva muralla que seguiría el mismo perímetro que la vieja cerca. Como material básico se emplearía el tapial (tierra apisonada). Un pretil de ladrillo con sus almenas y saeteras remataría toda la muralla. Dispondría también de diez torres con refuerzo de ladrillo en sus esquinas. Este último dato nos permite pensar en torres de planta rectangular.

Sorprende comprobar como los restos de muralla existentes no se corresponden en nada con lo anteriormente apuntado. Pavón Maldonado (2) señala la semejanza de la muralla proyectada en este documento con la cerca del recinto arzobispal de Alcalá de Henares y, en general, con todas las murallas de carácter mudéjar. Añade que la muralla de tapial se sustituyó sobre el terreno por la de piedra existente. Seguramente la muralla de tapial ya no respondía a las nuevas necesidades defensivas.

De hecho, la artillería había comenzado a utilizarse en Castilla a partir de 1430 (3). Ajustándose a los nuevos tiempos, la muralla que se levantó fue mucho más robusta. Se cambió el tapial por mampostería de piedra. Las torres mudéjares fueron sustituidas por cubos, torres cilíndricas macizas, que cumplían perfectamente su papel de refuerzo en los quiebros.

Fuente

La Muralla y la Puerta Noble de Hita

Pedro Mª Vargas

www.castillosdelolvido.com