Muralla de Madrid

Nombre: Muralla Musulmana y Cristiana de Madrid
Localidad: Madrid
Comunidad: Madrid
Tipología: Muralla
Estado: Vestigios
Visita: Libre
Localización: Muralla Arabe: Catedral de la Almudena: N40 24.898 W3 42.845, Torre de los Huesos: N40° 25.040′ W3° 42.857′, Cerca de Felipe II Calle de los Mancebos 3 5: N40° 24.714′ W3° 42.713′, Calle del Almendro: N40° 24.735′ W3° 42.599′

 

Mapa cortesía de: www.unaventanadesdemadrid.com

La capital de España, fue famosa por sus murallas y su castillo o alcázar. Se ha escrito mucho sobre estos temas y aquí solo vamos a tratar de los restos de las murallas, lo que se puede ver hoy en día.

Muralla de Madrid 2Hay varios puntos en la ciudad donde podremos encontrar los restos de la muralla. Son la calle;

1º Calle de las Escalinatas nº 9-11, donde se ve una torre sobre la que se ha construido encima todos los pisos de una casa que sigue su forma.

2º Calle del Almendro, de 16 m de largo por 11 m de ancho es el tramo que se conserva en el número 17 de esta vía. Está ubicado al fondo de un solar y es visible desde la calle, a través de una verja.

3º Calle del Almendro, en un solar cerrado, donde apareció y se excavo una torre de la muralla y silos.

4º Calle de Los Mancebos, en los números 3 y 5 se encuentran los restos de un silo, con materiales islámicos. Aunque forman parte de la estructura de un edificio, pueden verse desde la calle, a través de una verja de protección.

5º Los restos mas importantes y que corresponden a la época mas antigua, están al final de la Calle Mayor, con vuelta a la Cuesta de la Vega y Cuesta de Ramón, enfrente de la entrada de la cripta de la Catedral de la Almudena. Esta zona es la que los musulmanes designaron con el nombre de almudaina o ciudadela, donde estaba el alcázar hoy transformado en Palacio Real y la mezquita mayor, que fue la iglesia de Santa María la Real de la Almudena, derribada en el año 1869. La muralla, arranca de una de las torres que componían la puerta de la Vega, siguen en dirección este y presenta un frente continuo de 120 metros. Se localizan siete torres y un portillo entre la torre 2ª y 3ª. La muralla tiene una altura de 9 metros y las torres una profundidad de 3.50 metros y un frente de 4.50 metros. Son macizas, con dos tipos diferentes de obra, una de la primera etapa o de los emires, obra de Muhammad I (852-886) y otra obra califal de Abderraman III. Presentan las torres zarpas y escalonamientos en su parte baja y están formadas por sillares a soga y tizón perfectamente en caliza así como otros en si que dieron fama en Madrid, como puede verse en los bajos de la torre nº 3 y la nº 4.

Del arranque de la Puerta de la Vega, parte un muro, que baja hacia la calle de Segovia para fortificar el cerro contrario y envolver la ciudad, obra posiblemente ya cristiana. También hay un muro o coracha que parte de la torre y que se dirige hacia el vallejo de la Calle Segovia y donde según los testimonios literarios estuvo la torre albarrana del Narigués. La muralla sigue oculta bajo el Viaducto Capitanía General y formaría una puerta en la confluencia de la Calle Mayor con Sacramento, con el Arco de la Almudena o Santa María, para torcer por la Calle Mayor y volver a Palacio.

Esta es la muralla musulmana. Después de la toma de la ciudad en 1083, los cristianos amplían este recinto, con otro concéntrico también torreado y en donde establecen las doce parroquias citadas en el Fuero de 1202. Va a permanecer en estos limites impuestos por la muralla Madrid hasta la llegada de Felipe II en que trasladada la capital desde Toledo a Madrid, en pocos años va a crecer una extensión cuatro veces mas.

Haciendo un breve resumen de la historia solo relativa a esta muralla, pues, Madrid, tuvo otra cristiana mucho mas grande donde se abrían la Puerta de Moros, Puerta Cerrada, Puerta de Guadalajara y Puerta de Valnadú y un arrabal con una simple cerca y con portones, origen de la Puerta del Sol y el postigo de santo Domingo. A la ampliación de los Austrias obedece los muros del XVII de la Ronda de Segovia y Cuesta de las Descarguas y ya la Puerta de Alcalá, mero arco triunfal de Carlos III en 1778 y la de Toledo a Fernando VII en 1817.

Volviendo a la muralla musulmana de Madrid, se cita en el año 929 lo siguiente: También en ese año tuvo lugar la victoria de los madrileños contra los infieles enemigos de Dios o quienes El deje malparados, distinguiéndose en el lid en el caíd de Madrid Abu Omar, caíd de Madrid en aquel tiempo.

Hay mas noticias de la misma fuente, la crónica de Ibn Hayyan, en que se cita a Madrid, en el año 937, como centro de la marca militar. Fue saqueada en 1047. Ante las sublevaciones de los musulmanes de Toledo contra su rey Alcadir, Madrid se convirtió en una especie de Republica para caer poco mas tarde, se cree que en 1083 en poder de Alfonso VI, se iniciaba su largo asedio a Toledo. En esta época aparece la tradición de la Virgen de la Almudena, oculta desde los visigodos en un cubo de la muralla y aparecida con las mismas velas encendidas siglos antes, ante la llegada de Alfonso VI. Una hornacina enfrente de la muralla árabe recuerda este suceso y la titularidad de la patrona de Madrid por haberse encontrado en la almudaina o ciudadela toma el nombre de Nª Sª de la Almudena.

Poco después de la conquista cristiana sufriría el ataque almorávide en 1110 y 1117. Los viejos muros construidos por el emir Muhammad I tuvieron que soportar los envites de sus propios correligionarios.

El Padre Fita recogió un sin fin de documentos sobre Madrid desde el siglo XII y entre los que aparece la Almudena, el alcázar y la puerta de la Vega, formando parte de un documento fechado en 1152 y en donde el Arzobispo de Toledo D. Raimundo dona a Pedro Esteban un solar en la Almudena, en una calle que va del alcázar a la puerta de la Vega.

Para el mantenimiento de la muralla, según el fuero de 1202 se encomienda en su capitulo LXXI que el carrascal  de Vallecas tal y como adheso en Concejo, los molinos, el canal y la renta entera de Riva,s que allí posee el consejo, permanezca siempre para la obra del adarve de la muralla de Madrid.

Son muchos los datos que omitimos para no aburrir al lector dedicados a la muralla en donaciones, privilegios y citas en los Libros de Acuerdos del Ayuntamiento, que van desde el año 1454 hasta 1511. Contra lo que se cree, la muralla se mantuvo en buen estado y cuidada hasta época de Felipe III, en que quedo embutida por dentro y por fuera entre las casas, ya que se vendió trozos de torres para hacer viviendas. Si después se tiraba la casa, también se tiraba estos muros ya sin uso. Es así como nos ha llegado casi milagrosamente varios fragmentos de murallas y todavía no han aparecido todos; el derribo de alguna vieja vivienda del casco histórico todavía puede depararnos alguna sorpresa.

Como recuerdo urbanístico tenemos, además de las plazas con el nombre de la vieja puerta de muralla, antes citadas, Las Cavas Alta y Baja, y la de San Miguel, que era el foso y en donde se aprecia la curvatura y los entrantes y salientes de la vieja cerca madrileña.

Fuente:

Guía de los Castillos de Madrid, Jorge Jiménez Esteban – Antonio Rollón Blas

Pedro Mª Vargas

www.castillosdelolvido.com
  • Suscríbete a Castillos del Olvido

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte y recibir notificaciones de nuevas entradas.