Palacio de los Acebedo de Hoznayo

Nombre: Palacio de los Acebedo de Hoznayo, Torre de Hoznayo, Torre de los Acevedo
Localidad: Hoznayo
Comunidad: Cantabria
Tipología: Torre, Palacio
Estado: Ruina
Visita: Exterior
Localización: N43° 23.332′ W3° 42.028′

El Palacio de los Acebedo, tubo su origen en una torre defensiva, en la que el linaje de los Acebedo tenía sus raíces. A principios del siglo XVII, Fernando Acebedo encarga la ampliación del que fuera solar familiar en Hoznayo. Decide construir una nueva fachada y una amplia capilla con el resultado de un magnífico conjunto conocido como el Palacio de los Acebedo, obra fundamental en la arquitectura civil de la región.

En época de los famosos hermanos Acebedo, importante linaje formado por Fernando, sucesivamente Obispo de Osma, Arzobispo de Burgos, y Presidente del Consejo de Castilla y del Consejo de Estado con Felipe III; y por sus hermanos Juan Bautista, Obispo de Valladolid y patriarca de las Indias; Francisco, que era el mayorazgo; y Juan, Caballero de Santiago, alguacil mayor de la Inquisición, Gobernador y Capitán general del Principado de Oviedo, y Alcalde perpetuo del castillo de Ampudia.

Desde el punto de vista arquitectónico, el palacio mantiene claras conexiones con la escuela madrileña y, en concreto, con la obra del arquitecto real Juan Gómez de Mora, posible autor de la fachada y la capilla, estilísticamente muy relacionadas con el proyecto realizado por Mora en 1623 para el Palacio del Duque de Medinaceli, en esta población soriana.

La fachada se organiza con un cuerpo central de dos plantas, dividido en tres secciones por pilastras y con dos torres laterales en sus extremos. La puerta está adintelada y lleva un balcón volado en el centro, ventanas a los lados, y, en las torres, pilastras pareadas, ventanas y escudos.

En la parte trasera del edificio principal y adosado a él, encontramos el torreón, con cuatro machones o cubos circulares y una puerta de medio punto con el lema familiar: Arbor bona, bonos fructus fecit.

Además de los elementos citados, la estructura del palacio se completa con una bella capilla, también de estilo herreriano, bastante grande, con planta de cruz latina, abovedada, y con una espadaña de tres huecos. El estado actual de la capilla, como la del resto del conjunto, es lamentable, habiendo sido trasladadas la estatuas orantes de los hermanos Acebedo, obra del escultor soriano Gabriel de Pinedo, que se encontraban en su interior, al Palacio de Hornillo en Las Fraguas por los descendientes de los duques de Santo Mauro. Las estatuas correspondían a Fernando y a Juan Bautista; teniendo también los otros dos hermanos esculturas en la capilla.

Fuente

http://canales.eldiariomontanes.es