Puerta de Alfonso VI. Toledo

Nombre: Puerta de Alfonso VI, Puerta vieja de Bisagra, Bab-Shagra – Puerta de la Sagra
Localidad: Toledo
Provincia: Toledo
Comunidad: Castilla La Mancha
Tipología: Puerta muralla
Estado:Bueno
Visita: Exterior
Localización: N39° 51.734′ W4° 01.573′

Aunque se trata de uno de los monumentos más famosos de Toledo, poca gente sabe que estuvo a punto de desaparecer víctima de la ruina, el abandono, el desapego por los monumentos y la desidia que dominaban a menudo a la sociedad española de principios del siglo XX, con un país sumido en una profunda y larga crisis.

Los días negros para esta puerta comenzaron con la reforma que el Emperador Carlos V hizo en su vecina, la conocida hoy como Puerta Nueva de Bisagra (o Puerta de Bisagra, a secas) transformando lo que era la anterior puerta árabe en la excepcional puerta renacentista que hoy conocemos. Ello implicó para nuestra protagonista el fin de sus fines fiscales recaudatorios (el famoso portazgo) que pasaron a la nueva, motivando que en ese mismo siglo, el XVI, fuera tapiada.

Puerta de Alfonso VI 2

Desde entonces tan solo sirvió de muro de contención de los innumerables escombros que se generaron en la zona, conocida como arrabal o barrio de La Granja, un barrio cada vez más suburbial y marginal tras la pérdida de la capitalidad.

Su origen se remonta probablemente al siglo X, siendo erigida por tanto durante la dominación musulmana de la ciudad, reaprovechando algún resto visigótico en su construcción, como por ejemplo en el centro de su arco principal de herradura. Este arco está rodeado de un alfiz (moldura o marco que rodea la parte exterior del arco) y atravesado por un dintel muy característico que le confiere un aspecto muy original. Fue reformada en el siglo XIII, añadiéndose aparejos mudéjares en el cuerpo superior.

Para distinguirla de la Puerta Nueva de Bisagra, se la denominó Puerta de Alfonso VI, ya que se considera que fue por ésta por la que el monarca accedió a Toledo en el año 1085. Con la expansión de la ciudad en el siglo XVI y la construcción del Hospital de Tavera fue necesario mejorar los accesos, sustituyendo la vieja puerta por otra nueva, hacia 1550, siguiendo las trazas dadas por Alonso Covarrubias.

A partir de este momento permaneció cerrada, lo que ocasionó múltiples daños a la Puerta; sin embargo, a principios del siglo XX, se llevó a cabo su limpieza, restauración y apertura. La fachada está compuesta por tres arcos; el central, de herradura, es más ancho y elevado que los laterales, cobijando a su vez un nuevo arco de herradura enmarcado con un dintel.

 Los arcos laterales son apuntados. Sobre la zona de arquerías encontramos una fila de troneras, coronando la puerta una serie de almenas. La puerta se dispone en ángulo y está resguardada por dos torreones adicionales. Estaba ubicada en las cercanías del cementerio. (2)

Fuente

1 www.toledoolvidado.blogspot.com.es

2 www.artehistoria.com

 

Pedro Mª Vargas

www.castillosdelolvido.com