Tiermes

Nombre: Tiermes
Localidad: Montejo de Tiermes
Provincia: Soria
Comunidad: Castilla y León
Tipología: Yacimiento arqueológico
Estado: Vestigios
Visita: Horarios
Localización: N41° 19.860′ W3° 08.913′

Las primeras noticias sobre Termes aparecen con la conquista del Alto Duero por los ejércitos romanos 143 y 141 a.e.c, en relación con Numancia; fue la última ciudad arévaca conquistada del Alto Duero, en el  98 a.e.c, por el Cónsul Tito Didio, obligando a sus habitantes a trasladarse al llano.

En la época visigoda siglos VI-VII, su población se verá disminuida. También se ha hallado restos de época islámica y sobre todo medieval, entre los que destaca su ermita.

Restos de la calzada romana

Los restos arqueológicos más antiguos hallados en Tiermes corresponden a un poblado de la Edad del Bronce situado bajo la necrópolis celtibérica. Los enterramientos excavados corresponden al rito de incineración.

La Termes de época celtibérica la conocemos gracias a los textos antiguos y por los datos aportados por la necrópolis, que proporcionan información sobre la cultura material, el ritual funerario y la organización social de los termestinos.

Solamente algunas casas rectangulares de las que se conservan sus resto en lo alto del cerro, podrían ser de época celtíbera. Este cerro se hallaba poblado desde el siglo VI a.e.c. El asentamiento arévaco debió establecerse en la terraza superior e intermedia que presentan una defensa natural de fuertes cortados verticales en la roca arenisca del lugar, a excepción de su lado oriental.
Los restos arqueológicos visibles corresponden a la ciudad romana, que alcanzó su máximo esplendor en el siglo I. De esta época destacan las imponentes construcciones romanas de varios pisos, asentadas en la blanda de la arenisca roja, donde también excavaron sus estancias subterráneas o bodegas, para conservar los alimentos. Era ciudad importante, a la que llegaban y de la que partían diversas vías de comunicación, que a juzgar por la información recuperada y por los restos arquitectónicos conocidos, se prolonga en el siglo II y tal vez en el III. De época Bajo Imperial se carece casi por completo de información quedando algunos materiales arqueológicos aislados, y durante el periodo visigodo aumenta la ausencia de referencias en las fuentes documentales y arqueológicas.

Las casas y edificios de la Termes romana, fueron utilizados como cantera para la construcción en los pueblos de alrededor, también el acondicionamiento de los terrenos para la agricultura eliminó parte de la ciudad.

Las estructuras básicas de la ciudad se han conservados intactas soterradas bajo acumulaciones de tierra de arrastre, a ello, hay que añadir la pervivencia de las edificaciones romanas realizadas con muros de sillería o mampostería y la conservación de casas particulares, calles y obras públicas.  Blas Taracena denominó a Tiermes como la Pompeya Española.

La mayoría de los restos son edificios públicos y una construcción de carácter privado, de la que se conoce en todas sus proporciones.

En época Romana, el castro arévaco fué conquistado por Roma, como todos los pertenecientes a esta zona celtíbera. Durante 30 años Termes se resistió, aunque en el año 98 a.C. el consul Tito Didio rindió la ciudad. A partir de ese momento en el castro se desarrollo un plan urbanístico culminándose en una ciudad denominada de municipium.

Las Termas

La esquina de una de las dependencias aún se mantiene en pie y los suelos decorados con mosaico  identificando el caldarium y el frigidarium.

Mercado o graderío

Gradas labradas en la piedra siendo su utilización pública dedicada a acoger actividades diversas, lúdicas, mercantiles y religiosas.

Casas rupestres de Taracena

Formando parte la Casa del Acueducto. Casa con patio oriental, muros construidos en mampostería de piedra caliza, pórtico de cuatro columnas de madera apoyados en cimientos de piedra. Una escalera daba acceso  a una estancia superior, junto a una gran cisterna excabada en la roca.

Casa de las Hornacinas

En el interior encontramos cuatro nichos en las paredes conservando varios peldaños de un acceso tapiado de una la puerta que daba acceso a la bodega. En la parte superior, tiene una superficie cóncava, con un canal para la retirada de las cenizas.

Puerta del sol

Constituye una de las entradas a la ciudad, excabada en la roca, de 2,5 m. de anchura, habiendo perdido el pavimento original, aunque conserva los canales de drenaje, que evacuaban el agua filtrada por debajo del pavimento.

Casa rupestre de Pedro

Una escalera que divide en dos la estancia, con acceso a otras. La derecha es  una habitación excavada en la roca, con un amplio ventanal sufriendo la erosión del viento y un segundo acceso que comunica con las otras estancias anexas. La estancia de la izquierda cubierta, antiguamente, de tejado de madera y tejas, conserva los huecos de la puerta de madera.

Ínsula o Casa de Vecinos

De este edificio sólo se conserva la pared trasera del edificio, de unos 30 m. de altura, con varias plantas y patio, conservandose las líneas de mechinales de los pisos.

Acueducto

Abastecimiento de agua potable a la ciudad,  excavada en la roca en varios tramos, en el que el agua provenía del río Pedro, unas veces a nivel del suelo y otras, en acueductos para salvar el desnivel del terreno. Existían dos ramales: el ramal Norte, rodeada la ciudad por el norte, junto a la Puerta del Oeste, y Sur, por la galería subterránea.

La profundidad del canal es de 1,70 metros, desembocando en un pozo de decantación que sedimenta el lodo que el agua transportaba tapado por losas, impedíendo que el agua se contaminase. Repartiendose por la parte más alta de la ciudad a todas las viviendas.

Puerta del Oeste

Puerta de acceso a la ciudad por el Oeste, excavada en la roca arenisca, con una rampa con pendiente,  siendo un valuarte estratégico, dando acceso a la parte más alta de la ciudad.

Templo

Parte más alta del cerro, en la que encontramos los restos de una edificación romana levantada sobre el castro arévaco,  donde observamos los cimientos de una pequeña construcción y unos escalones. Se desconoce su función, aunque se cree que pudo ser un templo construido por los romanos.

Casa del acueducto

Casa romana de corte clásico, que ocupa casi 2.000 m2, datada en los siglos I y II. Debida a la inclinación del terreno, se construyeron varios niveles unidos por escaleras. En el centro se encuentra la zona noble con impluvium y peristilo, y las cámaras circundantes con pinturas murales, decoradas con motivos animales, vegetales y humanos.

Al oeste se ubicann las habitaciones de servicio y al sur las estancias particulares del dueño con impluvium y  habitaciones, una de ellas de casi 110 m2.

Castellum Aquae

Depósito terminal para el abastecimiento de aguas de la ciudad, con estructura rectangular, de dos galerías superpuestas: la inferior, y un canal (emissarium)  que evacuaba las aguas por debajo del muro meridional.

Foro Imperial

Antiguamente era un edificio de grandes dimensiones, difíciles de concretar por su desaparición casi total. Se encontarron los restos escultóricos del busto de Tiberio, un Apolo y una estatua ecuestre, entre otrosmuchos mas. De los restos excavados se aprecia un edificio de amplias dimensiones que preside el Foro y que pudo estar dedicado al culto imperial. Su acceso se encontraba al norte, donde se abriría la  explanada del Foro.

El Mercado

Un pórtico columnado cubría 19 tiendas (tabernae), de unos 3 x 4 m. donde se instalaban los vendedores que venían a la ciudad con sus mercancías.

Muralla

Parte la ciudad estuvo amurallada, aunque solo se conserva unos 220 m. de 4 m. de espesor entre los que hay 4 torres cuadradas, fabricádas de sillería y rellenas de material de desecho, mortero de cal.

Ermita de Sta. María de Tiermes

Templo románico levantado en el siglo XII, de una nave, construida con sillares de piedra roja, ábside semicircular, y galería sobre cinco arcos de medio punto sobre columnas geminadas separadas por unas anchas pilastras con una imposta corrida. Los doce capiteles de la galería representan temas mitológicos con garras y cuerpo de mamíferos, enormes aves, escenas de caza con un jabalí y un perro en su cuerpo mientras que es lanceado por el cazador, escenas de guerreros, temas vegetales, torneo entre caballeros, entrelazados, centauros, Resurrección de Cristo. Sobre uno de los contrafuertes esta encastrada una escena con tres tallas humanas decapitadas en la inscripción dice: “D(OME)NIC(V)S MARTIN ME FECIT ERA MCCXX” , se dice que fue realizada por Domenicus Martín en 1182, era el maestro de obra y autor de la galería porticada.

Necrópolis medieval

De época bajo-medieval, ubicada junto a la ermita, datadas en los siglos XI al XV, se encontaron más de 200 tumbas de lajas, de las que solo es visible un de ellas.

  • Suscríbete a Castillos del Olvido

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte y recibir notificaciones de nuevas entradas.