Torre de Foncea



  • Nombre: Torre de Foncea, Torre de la Mocha
  • Localidad: Foncea
  • Comunidad: La Rioja
  • Tipología: Torre
  • Estado: Bueno
  • Visita: Exterior


La torre data entre los siglos XIV-XV, es de planta rectangular, construida en piedra de sillería irregular, labrada a picón, mejor trabajada en los esquinazos. El alzado actual es de unos 9 m. de altura pero el original debió ser casi el doble o más, por lo que el número de pisos sería de cuatro, sobre madera, al igual que la torre gemela de Santurde. Una hilera de mechinales todavía puede verse sobre la puerta de ingreso a la planta baja.

El acceso original estaba orientado al S-E., a la altura del segundo piso. Es una amplia puerta en arco apuntado al exterior y rebajado al interior que todavía conserva los huecos para gorroneras y trancas. Parece ser que en el siglo XVIII se abrió una puerta de medio punto en el muro occidental. Los únicos vanos que posee esta torre son estrechas aspilleras, derramadas al interior, que se abren en la primera planta, una en cada uno de los muros excepto en el S-E. que tiene dos; y en la tercera planta, una al N-E. y otra al S-E.

No quedan vestigios de defensas exteriores aunque fue donada por Enrique II a Pedro González de Mendoza en 1366, y después Madrazo, comentaron la existencia de un foso, no creyendo el segundo como decía el primero que fuese una atalaya romana. Madoz, sin embargo, mantiene la opinión de Govantes y comenta su utilización como cementerio a mediados del siglo XIX, donación que confirmaba en 1379 Juan I, por ello, a finales del siglo XV, sus armas se labraron en las claves de las bóvedas de la iglesia parroquial de San Miguel. Probablemente la fortaleza fuera labrada por ellos.
Se trata de un prototipo de torre señorial, bajomedieval, característico en estas tierras, construida entre los siglos XIV y XV.

A partir de entonces sólo se la menciona en la documentación del XV cuando el lugar seguía siendo de los Mendoza, probables artífices de la construcción de la torre.

En la actualidad ha sido objeto de acondicionamiento así como de una protección de las cabezas de sus muros, evitando la entrada de agua directa por su parte superior. También el suelo interior está acondicionado para evitar los remansos de agua. Su uso actual como cementerio hace que el acceso al interior sea restringido.

Fuente: www.valvanera.com

Galeria 1

N42 36.902 W3 02.572

 

Pedro Mª Vargas

www.castillosdelolvido.com