Torre de Gajano

 

Nombre: Torre de Gajano, Torrejón de Gajano, Torre de Riva Herrera
Localidad: Marina de Cudeyo
Comunidad: Cantabria
Tipología: Torre
Estado: Bueno
Visita: Exterior
Localización: N43 24.625 W3 46.211

Probablemente fue construida en el siglo XIV, aunque se reformó profundamente a mediados del XVI. La arquitectura militar medieval tiene su epílogo en el siglo XVI, tras la pacificación llevada a cabo por los Reyes Católicos, quienes en Cantabria mandaron desmochar o destruir más de doscientos torreones. Las antiguas torres se transforman en palacios, abriendo ventanas y balcones, aunque en algunos casos, como el presente en Gajano, no pierden su fisonomía primitiva.

En un legajo del siglo XVII conservado en el Archivo Histórico Regional de Cantabria se lee lo siguiente: “Y también en dicho lugar de Gajano una torre fuerte, que llaman Torre de la Villa, muy alta y de muy majestuosa arquitectura, con cuatro cubos muy fuertes, que desde arriba abajo abrazan los cuatro lienzos en forma de castillo y apartada como veinte pasos la rodea una muralla con cuatro reductos en forma de fortaleza, con muchas saeteras por las partes convenientes para la defensa.

Denota mucha antigüedad. De esta es dueño el Sr. D. Fernando de la Riva Herrera y Acebedo, Caballero de la Orden de Santiago, Merino Mayor de Trasmiera, Alcalde Mayor del Castillo de Hano, de la villa de Santander, Señor de la de Cabañas, del Consejo de Contaduría Mayor de las Reales Armadas del Océano.”

La preponderante casa de la Riva, cuyo origen pudo estar en este lugar, aunque otros lo sitúan en el homónimo pueblo del valle de Ruesga, tiene aquí su torre fortaleza. Esta posiblemente fue edificada en el siglo XIV tomando como modelo otras torres o castillos cercanos, como el de San Felipe de Santander o el trasmerano de Agüero, caracterizado por la disposición de cubos circulares en los ángulos, para reforzar la estructura arquitectónica y su función defensiva.

Precisamente en estos cubos aparecen numerosas saeteras en forma de ojo de cerradura, que permiten controlar todas las fachadas. Los paramentos son de sillarejo, con sillares en los cercos de los vanos, sobre una planta cuadrada y una altura de tres niveles.

A mediados del siglo XVI debió realizarse una reforma para adaptarlo a la nueva situación política: se reformó la puerta de entrada, y se abrieron y rasgaron las ventanas para hacer antepechos. De esta época puede datar también la cornisa en forma de gola que recorre el alero del tejado. Junto a la fachada oriental se adosó en esta época otra pequeña construcción de servicio. El lucernario que corona el tejado parece haberse realizado a finales del siglo XIX.

Los escudos que campean en la portalada de la cerca que rodea el recinto y en la fachada principal, orientada al sur, llevan las armas de la familia Riva.

Fuente:

http://canales.eldiariomontanes.es


 

Pedro Mª Vargas

www.castillosdelolvido.com