Torre de Obeso

 

Nombre: Torre de Obeso, Torre de Rubín de Celis
Localidad: Obeso
Comunidad: Cantabria
Tipología: Torre
Estado: Bueno
Visita: Exterior
Localización: N43 15.362 W4 25.292

Torre de carácter defensivo de planta cuadrada y cuatro alturas. En posición privilegiada, en una loma elevada sobre la curva que marca el río, se localiza vigilando el paso del Nansa por Puentenansa la torre bajomedieval, atribuida a don Rubín de Celis. Esta atalaya rural, símbolo del poder y fortaleza señorial frente a sus adversarios, continuó siendo habitada tras las disputas medievales.

En la modernidad se le adosaron dos anexos, de los que aún se conservan sus bases, que, siguiendo a autores como Eduardo Ruiz de la Riva, poseían una función agraria (establos, corrales, lagares, etc.). Estos añadidos de tipo torreón fueron desmontados en la Guerra Civil de 1936-39, para la construcción de trincheras en Puentenansa.

La torre de Obeso posee planta rectangular, de unos 9 m. por un lado y más de 10 m. por otro. Conserva sus cuatro lienzos muy deteriorados, amenazando inminente ruina; aunque se comenzaron unas obras de restauración, por desgracia se mantienen paralizadas.

Los muros del edificio están realizados en sillarejo, salvo los esquinales y vanos, para lo que se utilizó piedra de sillería. Cuenta con cuatro pisos, pareciendo el último un añadido del siglo XVI, ya que utiliza ventanas de forma cuadrada y está rematado por una moldura sobre la que descansaba el tejado a cuatro aguas.

La fachada principal y de acceso es la meridional. La puerta se remata con un arco ojival. En su primer piso existe una ventana doble, rematada por sendos arcos apuntados y con un parteluz decorado con una alternancia de rombos tallados en resalte. Una línea incisa recorre, enmarcándoles, el trasdós de este vano ajimezado.

Por encima, existen los restos del apoyo o ménsula de un posible matacán o voladizo con funciones defensivas, que nos sitúa cronológicamente la fortaleza en el siglo XV. El paramento más arriba se encuentra en estado de ruina.

En las otras fachadas encontramos vanos cuadrados en el piso superior, con molduras que enmarcan las ventanas como en la cara este, y vanos ojivales en la primera y segunda planta. Casi a la altura del nivel del suelo encontramos saeteras en las esquinas y en los lados.

Fuente

http://servicios.eldiariomontanes.es

 

Pedro Mª Vargas

www.castillosdelolvido.com
  • Suscríbete a Castillos del Olvido

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte y recibir notificaciones de nuevas entradas.