Torre de Sarracín

 

Nombre: Torre de Sarracín
Localidad:Sarracín
Comarca: Alfoz de Burgos
Provincia: Burgos
Comunidad: Castilla y León
Tipología: Torre
Estado: Bueno
Visita: Exterior
Localización: N42 15.497 W3 41.781

El pueblo de Sarracín, a 9,50 kilómetros de Burgos, es uno de los más antiguos de su alfoz. Se halla en la confluencia de las carreteras procedentes de Madrid y Soria. Cerca pasa el río Ausines. Se ha hecho su nombre sinónimo de “castillo de los sarracenos”, pero más pro­bable es que proceda de algún fundador o terrateniente llamado Sarracino, nombre corriente en los años de la repoblación castellana. Se le atribuyen también otros sig­nificados.

Suena ya el año 963 en el cartulario de Cardeña con el nombre de Villa Sarracín. Aparece a menudo con la denominación de Castil Serracín. Por estar dentro del al­foz de Burgos perteneció a la jurisdicción de ésta. De­bido a la mala vecindad de Juan de Almansa, se estaba despoblando a fines del s. xv. Un siglo después consta que tenía sólo 24 vecinos.

Como indica su nombre existió un castillo del que no queda nada. Se halló en la parte alta del pueblo, al que los vecinos llaman “cuesta del castillo”. “Denota una al­tura que está a la entrada del pueblo haber habido al­guna fortificación semejante a los reductos del día que podía cubrir el camino real y por esto sin duda en lo an­tiguo se titulaba Castil Serracín”. Como este último nombre aparece tempranamente habría que suponerle levantado en el s. XII para dominar el puente al que iban a parar los caminos arriba citados.

En el casco del pueblo, sobre un montículo, queda una torre cuadrada (de 6,83 mts. de lado). En 1565 consta que era de Luis Barahona, vecino de Burgos, quien además tenía abundantes bienes en el pueblo. De este apellido pasó a los Salamanca: “ Fhelipe Antonio de Salamanca y Moreda, regidor perpetuo de Burgos (po­see) una torre a la hera de Arriba con su alto y baxo que tiene en quadro diez varas…”. A fines del s XVIII, por matrimonio, entró a formar parte del patrimonio del marqués de Villacampo, quien en adelante llevaría el apellido de Salamanca.

“La torre del palomar”, como la conocen hoy día los vecinos, resulta interiormente tenebrosa. Sólo dispone al exterior de la puerta de ingreso, que no llega a un metro de luz, una ventanita geminada en el último piso, un ven­tano al noroeste y varias saeteras, actualmente tapiadas, repartidas por los cuatro lienzos. Es de regular mampostería y se encuentra en acepta­ble estado de conservación, aunque el abandono y des­cuido (por ejemplo del tejado) da la sensación de ha­llarse en peor situación de la que en realidad está. La torre se cuadra dentro de las del tipo levantadas en el s. XV.

Fuente

Arquitectura fortificada en la provincia de Burgos. Inocencio Cadiñanos Bardeci

Pedro Mª Vargas

www.castillosdelolvido.com
  • Suscríbete a Castillos del Olvido

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte y recibir notificaciones de nuevas entradas.