Torre Palacio de los Varona

Nombre: Torre Palacio de los Varona
Localidad: Villanañe
Provincia: Álava
Comunidad: País Vasco
Tipología: Torre Palacio
Estado: Bueno
Visita: Horarios
Localización:  N42 49.783 W3 04.293

Imponente Torre, espectacular ejemplo de arquitectura militar del S.XIV, y la mejor conservada de Álava, se alza sobre una planicie que le permite destacarse dominando las tierras circundantes. El edificio forma un sólo conjunto histórico en el que caben distinguir dos partes: el Palacio y la Torre, ésta con ajustada sillería.

La historia cuenta que allá por el año 680 un almirante visigodo, Ruy Pérez, mandó construir esta torre. La zona había sido abandonada por los romanos y los visigodos la fueron conquistando, quedándose estos en el valle. Este almirante ordenó construirla en un enclave estratégico. Se dice que aquí descansó Don Pelayo, después de la Batalla de Guadalete, (711) empezando desde aquí la reconquista.

Hacia el año 1.080, tiempos del Cid Campeador, se encontraban aquí dos hermanos y una hermana. Iban por el bando de Doña Urraca de Castilla que estaba en guerra con el rey de Aragón. María Pérez, como se llamaba la hermana, estaba empeñada en seguir a sus hermanos a la lucha, así que se vistió la armadura y acudió junto a ellos a defender su estandarte.

Tras la reyerta se produjo cierta dispersión entre las tropas y María, sólo, en la penumbra de la tarde, se topó con otro despistado: Alfonso el Batallador. María llevaba el rostro cubierto con la celada, como lo muestra luego la estatua heráldica que todavía se puede observar en su posesión de Villanañe, y así luchó contra el aragonés, partiéndosele la espada, pese a lo cual, fue tan grande su valor, que venció a su oponente y le hizo prisionero. Admirado, el rey, le dijo: “Habéis obrado, no como débil mujer, sino como fuerte varón y debéis llamaros Varona, vos y vuestros descendientes y en memoria de esta hazaña usaréis las armas de Aragón”.

Se discute si el origen de las barras que aparecen en el escudo de los Varonas es este o más bien aparecerían estas barras por haber sido posteriormente María Pérez, mujer de Don Vela. Las barras aparecen en diagonal, lo cual implica que han sido ganadas como trofeo, esto refuerza la primera teoría.

El nombre de Ruy quedó en Rodrigo, y así se ha llamado el primogénito de la familia a lo largo de generaciones. El Pérez se perdió y paso a ser Varona, que se ha mantenido a lo largo de los siglos.
Descuella en uno de los lados del recinto, la torre, rematada en los ángulos por garitones prismáticos apeados por modillones, teniendo en la pared del sur un matacán. La cubierta es a cuatro aguas cuyos aleros cubren la zona almenada.
El Palacio se le adosa por dos de sus lados, estando la edificación rodeada por un muro almenado y un foso con agua. Recientemente restaurada, conserva un interesante archivo familiar.

La Torre, del siglo XIII-XIV, construida sobre otra anterior. Esta torre, tiene cuatro plantas.

  1. La de abajo, no tenía entrada, allí era donde guardaban los alimentos, y se entraba a ella a través de una rampa.
  2. La siguiente planta era en la que se celebraban las reuniones, comidas, y se tomaban las decisiones.
  3. En la de las ventanas ojivales dormían los señores.
  4. En la última planta estaba el retén de tres o cuatro hombres vigilando.

Los Varona representan uno de los escasos ejemplos de familias notables españolas que de forma ininterrumpida han vivido en el mismo lugar desde el S.XIV hasta nuestros días. Así pues el palacio ha ido evolucionando y sometiéndose a cambios en función de los tiempos y de las necesidades que les iban surgiendo a sus moradores. Recientemente ha sido restaurado, y se encuentra abierto al público Guarda en su interior detalles de gran interés y valor histórico, que la familia Varona ha sabido mantener.

Así, en el atrio de entrada, encontramos un curioso dibujo en forma de rosetón realizado con cantos rodados y que tiene el mismo diámetro que la campana mayor de la catedral de Toledo, mientras que el grosor del círculo exterior es también el mismo que el de la citada campana. Se ignora quien mandó hacerlo ni el motivo por el que quiso reproducir las magnitudes de la campana toledana, pero circulan miles de historias al respecto.

Ya en los pisos de arriba, una colección de papeles pintados recubren las paredes de varias de las estancias, impresionan con su colorido. Estos papeles fechados S.XVII-XVIII, se encuentran perfectamente conservados, sustituyeron a los tapices que anteriormente habían cubierto las paredes del Palacio. Aparte de estos llaman la atención los suelos de cada una de estas estancias, en unos casos de porcelana de Manisse, con representación de cuatro escenas del Quijote, en otros casos de madera…
En la actualidad un museo que permite no sólo conocer el linaje de esta familia, sino que sus visitantes podrán realizar un viaje virtual por todos los pueblos que conforman el valle de Valdegovía. En la entrada, una exposición muestra todos los castillos y fortalezas de Álava a través de audiovisuales, junto a una maqueta que refleja las fases de construcción de la torre de los Varona.
Torre Palacio de los Varona (23)
El espacio de la planta baja se completa con la presentación de Valdegovía, a través de un recorrido histórico por el valle. El primer piso está dedicado a Los Varona con la visita de varias salas del edificio que recrean el ambiente de la vivienda. La sala almenada de la segunda planta, se recoge una interesante exposición de arcas y cerámica popular vasca.
 .
Fuente

Pedro Mª Vargas

www.castillosdelolvido.com