Torre vieja de San Salvador de Oviedo

 

Nombre: Torre vieja de San Salvador de Oviedo
Localidad: Oviedo
Comunidad: Principado de Asturias
Tipología: Torre
Estado: Bueno
Visita: Exterior
Localización: N43° 21.725′ W5° 50.619′

Esta robusta fortificación -los muros alcanzan un grosor de 1’40 metros- está estrechamente vinculada a la Cámara Santa de la catedral. No se poseen datos inequívocos sobre su construcción, pero sí suficientes argumentos arqueológicos, epigráficos y topográficos para autorizar su datación en los mismos años que la Cámara Santa, a saber, hacia 884-885. Parece tratarse de la fortificación destinada a proteger de asaltos piratas -normandos o musulmanes- el aula del tesoro de la catedral, que cabe identificar con la Cámara Santa.

Este edificio, hoy actual campanario románico de la catedral, situado en el flanco más desprotegido de la Cámara Santa, consta de dos fábricas diferenciadas, que son producto de dos impulsos constructivos.

El primero de ellos constituye el cuerpo inferior de la torre. Se trata de una construcción de planta cuadrangular irregular, sin vanos exteriores hasta una altura considerable, y con una robusta puerta en la fachada Norte, que permite la comunicación con la basílica de San Salvador. El aparejo muestra la característica fábrica altomedieval de pequeños bloques rectangulares, asentados en hiladas regulares. En el interior el muro sufre sucesivos retranqueos, destinados tanto a adelgazar el espesor como a permitir la colocación de los forjados de madera de los pisos.

Una reciente excavación arqueológica ha puesto de manifiesto que asienta directamente sobre la roca madre, sin pestaña de cimentación, salvo en el lado Norte, donde ésta sí se manifiesta.

En el último tercio del siglo XI -probablemente bajo el pontificado de Ariano (1073-1094)- a esta fortificación se le superpuso un cuerpo de campanario, abierto al exterior mediante vanos pareados en cada fachada, asentado sobre bóveda de arista rebajada y rematado por bóveda esquifada. El aparejo es de sillería cuidada, ejecutada por apenas tres operarios. El interior de la bóveda superior está articulado por dos arcos fajones cruzados en el sentido de los ejes, a los que corresponden por el exterior estribos sobre ménsulas soportadas por canecillos animales. Los ocho vanos rematan en arcos de medio punto sobre columnas con dieciséis capiteles mayoritariamente vegetales.

Tipológicamente, la Torre Vieja comparte rasgos constructivos, en proyecto y ejecución, con  otras conocidas fortificaciones litorales atribuidas igualmente a Alfonso III: las torres de Oeste, en Catoira, cerrando la entrada a la desembocadura del Ulla y protegiendo el acceso a Santiago de Compostela, santuario especialmente cuidado por Alfonso III, verdadero creador de la diócesis e impulsor del culto al apóstol.

Fuente.

www.prerromanicoasturiano.es

 

  • Suscríbete a Castillos del Olvido

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte y recibir notificaciones de nuevas entradas.