Torreón de la Zuda

Nombre: Torreón de la Zuda, Torreón de Azuda
Localidad: Zaragoza
Provincia: Zaragoza
Comunidad: Aragón
Tipología: Torreón
Estado: Bueno
Visita: Visita
Localización: N41° 39.451′ W0° 52.896′

El torreón de la Zuda se encuentra cerca de la muralla romana, fue alcázar y residencia de los gobernadores musulmanes y en el siglo XII pasó a ser palacio real y sede de la Orden de los Hospitalarios. El edificio vivió numerosas reformas. La última restauración dio prioridad a la renacentista. El torreón es hoy oficina de turismo y desde él se ve una espléndida panorámica.

La Zuda o Azuda se levanta cerca de la muralla romana. Fue alcázar y residencia de los gobernadores musulmanes. Tras la conquista cristiana (1118) el edificio pasó a ser palacio real y sede de los reyes de Aragón hasta que en el S.XIII utilizaron el Palacio de Aljafería. La Zuda se encontraba en la esquina noroccidental, pegada al río Ebro.

Cuando el gobierno musulmán dejó de utilizar como Alcázar el Torreón de la Zuda, pasó a ser residencia de invierno de los reyes Taifas. La torre de La Zuda correspondía a la torre del homenaje del palacio. El rey cristiano Alfonso I “el Batallador” se apoderó del torreón cuando entró en la ciudad.

En 1180 el rey Alfonso II de Aragón donó el edificio a la Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén. El edificio pasó entonces a ser un hospital, conocido como “Zuda del Hospital”. En el siglo XIV el edificio pasó a ser la sede del Castellán de Amposta, la máxima autoridad de la orden en Aragón. La torre sirvió también para otros menesteres: Tras un levantamiento de los nobles Aragoneses Jaime I y su esposa doña Leonor permanecieron presos.

El conjunto sufrió diversas modificaciones que apenas han sido documentadas. La actual iglesia de San Juan de los Panetes, fue terminada en 1725 y sustituyó a la antigua iglesia medieval. La torre que hoy vemos, y que está ligeramente inclinada, es del siglo XVI.

Tras la desamortización de Mendizábal (expropiación de los bienes eclesiásticos por el estado) en 1835 el edificio fue abandonado. En esa época el palacio era probablemente una mezcla abigarrada de estilos y añadidos que se integraba en las construcciones adyacentes. De 1857 a 1910 las Religiosas Adoratrices obtuvieron el uso del edificio y se dedicaron a “liberar y promocionar a la mujer oprimida por la prostitución”.

Fuente

www.gozazaragoza.com