Torreón de Lozoya

 

Nombre: Torreón de Lozoya, El Palacio
Localidad: Segovia
Provincia: Segovia
Comunidad: Castilla y León
Tipología: Torreón
Estado: Bueno
Visita: Exterior
Localización: N40 56.934 W4 07.277

Es un interesante complejo arquitectónico situado en el lado oriental de la bella y escalonada plaza segoviana de las Sirenas, también llamada de San Martín, a causa de la presencia de la iglesia de este nombre y llama la atención el arco de medio punto que sirve de entrada. Actualmente es el Centro Cultural y la Sala de Exposiciones de Caja Segovia. De sus remotos orígenes, poco conocidos, puede dar fe la arqueología (parece haberse hallado un caldarium romano en el lugar), pero la peculiar configuración que tiene este palacio la recibió entre los siglos XV y XVI. Sobre un antiguo solar fue levantada esta torre por los Cuéllar, a la sazón una de las familias más ricas y nobles de la ciudad, aposentada en ella a causa del comercio de la lana, ya que eran dueños de grandes rebaños.

Desde el año 1968 es propiedad de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Segovia, que llevó a cabo en él una gran restauración para la que contrató al arquitecto Joaquín Vaquero Palacios. Su planta baja se utiliza como sala de exposiciones, y se ha habilitado la alta para bellos salones y confortables habitaciones.

El palacio que hoy conocemos es sobre todo fruto de las transformaciones llevadas a cabo por Eraso entre 1565 y 1568, con vistas a hacer de este magnífico edificio la cabeza de su mayorazgo. El IX marqués de Lozoya en su obra La casa segoviana la describe de esta manera: «construida de sillería de granito cuyo despiece es visible hasta el primer tercio de su altura y el resto de mampostería, con cadenas de sillares en los ángulos. En el frente que mira a San Martín está el arco de entrada, formado de enormes dovelas, defendido a un lado por una saetera, y sobre el cual hay un ajimez. En cada uno de los pisos, ventanas con saeteras permitían atisbar los movimientos del enemigo y ofenderle sin ser visto, y por remate la corona de matacanes y el fortín, perforado por un orden de ventanas».

El esgrafiado de la mampostería se halla decorado por trozos de escoria en los puntos donde convergen los círculos, elemento muy utilizado en edificios de esta época de la capital segoviana. El escudo que campea sobre la puerta de entrada es de los Aguilar y seguramente sustituyó al originario de los Cuéllar, quienes perdieron su influencia por ser linaje destacado en el bando comunero. Internamente la torre está dividida en cuatro cuerpos y, como comenta don Juan de Contreras, está rematada por una corona de grandes matacanes muy salientes sobre los que se asienta un adarve cubierto, con lo que sus almenas se vieron convertidas en ventanas.

 

Pedro Mª Vargas

www.castillosdelolvido.com
  • Suscríbete a Castillos del Olvido

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte y recibir notificaciones de nuevas entradas.