Torreón de Tenorio

On by Pedro Mª Vargas



  • Nombre: Torreón de Tenorio
  • Localidad: Alcalá de Henares
  • Comunidad: Madrid
  • Tipología: Torreón
  • Estado: Bueno
  • Visita: Exterior


El Palacio Arzobispal se levantó en sus orígenes como fortaleza y residencia estival de los Señores de Alcalá, los arzobispos toledanos. Con el paso del tiempo, algunos de ellos realizaron diferentes reformas en el edificio, bien por mera reparación, bien por ampliarlo o bien por embellecerlo. Fue en una de estas mejoras cuando se fortificó el recinto arzobispal hacia el interior de Alcalá, naciendo así la línea de muralla que aún hoy pervive y que tiene como más bello exponente el Torreón de Tenorio que se puede disfrutar en la Plaza de las Bernardas. Este torreón, uno de los mejores elementos medievales que tenemos en Alcalá, presenta una serie de marcas a lo largo y ancho de su estructura.

El Torreón de Tenorio debe su nombre a Pedro Tenorio, arzobispo de Toledo entre 1377 y 1399. Este prelado medieval destacó por su labor constructiva a lo largo y ancho de su archidiócesis. Aquí en Alcalá construyó el primer puente de piedra sobre el río Henares, la ermita del Val y fortificó Alcalá la Vieja y el Palacio Arzobispal. Pero claro, aquí en el Valle del Henares la piedra es bastante escasa y de calidad mediocre, de ahí que el ladrillo sea el elemento constructivo predominante en Alcalá. ¿De dónde sacaban la piedra entonces? La respuesta es bien sencilla: de la cantera histórica de Alcalá, Complutum.

No debe de extrañaros el saber que la inmensa mayoría de la piedra de los edificios históricos de Alcalá salen de las ruinas de Complutum. A lo largo de la ciudad podemos encontrar sillares, columnas, capiteles e incluso lápidas incrustadas en calles y edificios. Y el Torreón de Tenorio no es una excepción. Más bien al contrario: es un buen ejemplo de esta reutilización de materiales y la mejor muestra son estas marcas.

Estas inscripciones son marcas de canteros. Al igual que los ganaderos, los canteros romanos ponían su símbolo o marca en la piedra como manera de demostrar que esa piedra había sido tallada por ellos y, de esta manera, cobrar por su trabajo. Cuando se levantó el Torreón de Tenorio, los obreros no pusieron ningún cuidado en esconder esas marcas que tenían los sillares que traían de las ruinas de Complutum y, gracias a ello, hoy podemos observar casi medio centenar de ellas en la parte inferior del torreón.

Torreón de Tenorio 6

Hace unos años, el ayuntamiento repasó de color negro y rojo algunas marcas de cantero, facilitando así su visión. También lo hizo con las tres inscripciones de origen complutense que están insertadas en la torre. Aunque bueno, esas las dejamos para otra ocasión.

Fuente: www.historiasdealcala.wordpress.com

Galeria 1

N40 28.945 W3 22.165

A %d blogueros les gusta esto: