Yacimiento de la Dehesa de la Oliva

Nombre: Yacimiento de la Dehesa de la Oliva
Localidad: Patones
Comunidad: Madrid
Tipología: Yacimiento arqueológico
Estado: Vestigios
Visita: Libre
Localización: N40° 53.072′ W3° 26.902′

Los testimonios arqueológicos del cerro de la Dehesa de la Oliva dan cuenta de la ocupación de diferentes grupos humanos de culturas y sociedades dispares, por un lado las manifestaciones artísticas de los cazadores del Paleolítico Superior; por otro materiales dejados por los agricultores del Neolítico o los primeros forjadores, calcolíticos y de la Edad del Bronce.

Se cree que este yacimiento es de origen prerromano, aunque aún no se han encontrado vestigios de este hecho, lo que sí se sabe es que es una ciudad romana de cierta entidad dotada de calles, infraestructuras hidráulicas y edificios públicos. La cual se abandonó en la época visigoda como lugar residencial, utilizándose la cumbre del monte como necrópolis entre los siglos V y VI d. C.

Se abandonó en la época islámica, y se volvió a ocupar después de la Reconquista, siendo el vestigio más importante la iglesia románico-mudéjar de la Virgen de la Oliva, del siglo XIII, que se encuentra en una de las faldas de este Yacimiento.

Está situado en el cerro de la Oliva, en la confluencia de los ríos Lozoya y Jarama, encastillado naturalmente por tres laderas, gozando de una privilegiada situación geográfica que le otorga una defensa natural desde tres flancos, contando únicamente con una muralla en la vertiente meridional por ser la menos protegida. Esta privilegiada situación le permitía un amplio dominio visual del territorio y el control de la ruta con la meseta Norte por el puerto de Somosrierra, vía citada en fuentes árabes relacionados con la conquista de la península Ibérica.

Se han documentado evidencias arqueológicas de diferentes ocupaciones que abarcan una amplia cronología: Prehistoria reciente, Edad de Hierro I/II, Romano republicano, Romano imperial, Altomedieval, Bajomedieval y Moderno.

Fue descubierto durante la construcción del Canal del Jarama por Emeterio Cuadrado, ingeniero del Canal de Isabel II y arqueólogo. Desde las primeras excavaciones se puso de manifiesto la existencia de una ciudad romana sobre el cerro, además de otros asentamientos prehistóricos.

La Dehesa de la Oliva es una ciudad amurallada, cuya cronología abarca desde el siglo I a.C. hasta el siglo V d.C, cuenta con edificios rectangulares que forman casas y manzanas que muestran una trama urbana bien desarrollada. Destaca la existencia de una alberca, varios edificios públicos y una necrópolis altomedieval, entre otros restos.

La acrópolis dispone de un caserío con una estructura urbanística, su trazado es octogonal, con viales que se cortan perpendicularmente, dotado con infraestructuras como depósitos, canales de desagüe y aceras. Las casas son de planta rectangular y solían tener tres habitaciones, un modelo similar al de la época prerromana. Hay un edificio porticado, que albergó pequeños comercios y artesanías, sus espacios interiores servían como almacén y su pórtico se utilizaba como lugar de intercambios.

Cuenta con un edificio de pilares de carácter público-administrativo. Su muralla,  cortados y barrancos naturales forman su sistema defensivo. El muro fue construido mediante dos paredes de piedra y rellenos en su interior con tierra y piedras.

El Yacimiento visitable de la Dehesa de la Oliva cuenta con varios paneles interpretativos que te explican las construcciones, sus distintos usos, y cuenta con recreaciones de como debieron ser.(1)

1 http://turismo.patones.net