Castillo de Alconchel de la Estrella

Nombre: Castillo de Alconchel de la Estrella
TipologíaCastillo
Localidad: Alconchel de la Estrella
Estado: Vestigios
Provincia: Cuenca
Visita: Libre
Comunidad: Castilla La Mancha Localización: N39° 43.163′ W2° 34.627′

El castillo de Alconchel de la Estrella, datado en el siglo XIV, se encuentran sobre la localidad del mismo nombre. Los árabes se asentaron en este cerro en el siglo VIII, donde se han encontado diversos restos. El prefijo “Al-” los árabes lo utilizaban para nombrar poblaciones o sitios estratégicos al lado de elevaciones signifiacativas.

Se enclava en un cerro cerca del núcleo urbano del municipio dominando todo él, llegando desde las primeras casas en una estrecha senda en pendiente. La fortaleza es de grandes dimensiones y conserva completas parte de las murallas de su recinto exterior, aunque en estado de deterioro muy avanzado, habiendo caído en los últimos años grandes paños de los lienzos de las murallas, piedras que han sido aprovechadas por los lugareños en sus casa particulares. Conserva en pie varios torreones y/o cubos de sección circular, el principal orientado al noroeste, tres al norte y cinco al suroeste.

En el interior del recinto, accesible desde los laterales, no existen restos salvo unos muros resultantes de unas excavaciones anteriores. Así mismo no se aprecia a simple vista el lugar en donde estaría situada la puerta de acceso.

Los tramos de murallas norte y sur oeste son sensiblemente curvos, siguiendo la forma del zócalo rocoso del propio cerro, que hacía difícil el asalto a la fortaleza. Todo el recinto fue construido de mampostería y sillarejo en grandes lienzos de un metro de espesor aproximadamente. Está construido con piedra y cal y canto como aglutinante, utilizando mampostería de piedra de tamaño medio y grande sin trabajar, pero buscándoles la cara.

Alconchel de la Estrella, tiene su origen en un asentamiento celtibérico (de siete a cinco siglos antes de J.C. Edad del Bronce en el cerro de la Virgen de la Cuesta, que se alza desde el valle formado por río Cazarejo, que en tres kilómetros mas lejos desemboca en el Záncara, dedicándose sus gentes al pastoreo y a la agricultura en los valles de dichos rios.

El poblado estaba amurallado y organizado estratégicamente en forma de terrazas, del que se conservan restos totalmente identificables en el Yacimiento Arqueológico de la zona, declarado Bien de Interés Público en 1994, por lo se puede afirmar, hoy, que muy bien pudiera haber sido entonces, el núcleo habitado mas importante de los alrededores, tanto económicamente como militarmente. Posteriormente otras civilizaciones, como por ejemplo los romanos, se aprovecharon de las originales construcciones, aumentando la población hasta dar lugar a una ciudad llamada Certina, S.II a. J.C., y que formaba parte de la ruta Cartago Nova-Compluto (Cartagena-Alcalá de Henares), pasando por Segóbriga, a unos 30 Km al noroeste, como se puede comprobar en las importantísimas excavaciones alli realizadas y parte de la calzada romana que todavía se conserva. Además de los vestigios civiles en el Yacimiento, también está constituido éste por tres o cuatro importantes restos de minas de lápix speculum (espejillo), yeso cristalizado en forma de láminas exfoliables. Hay pruebas inequívocas que siguió aumentando su importancia con la llegada de los visigodos a partir del S.III- IV, habiéndose descubierto una gran Necrópolis asentada sobre anteriores enterramientos con mas de 100 tumbas descubiertas, y de la época medieval el esqueleto de un cruzado.

También se han encontrado restos árabes S.VIII posible invasión de bereberes pastores nómadas norte- africanos, que comenzarían haciéndose fuertes en el otro enclave estratégico próximo, hoy el cerro del Castillo, desarrollando en sus estribaciones la población moderna, dándole el nombre actual, donde el prefijo Al- los árabes lo utilizaban para nombrar poblaciones o sitios estratégicos al lado de elevaciones signifiacativas y por tanto formando parte de valles de rios de la región. Así ocurre en Aconchel donde por el este tiene La Veguilla y por el suroeste se abre el valle del Cazarejo, terminado en el estrecho, comunicando con el del Záncara, lo que hace de comunicación y relación con las comunidades del Señorío de Haro, Fuentelespino, Villaescusa, Villar de la Encina… y que su Castillo fuera construido por esa época al igual como el de Haro, Alarcón y Garcimunñoz y que al final terminaran siendo propiedades del Señor de Belmonte Juan Pacheco, Marqués de Villena. Cerro de la Virgen de la Cuesta. B.I.C. con categoría de zona arqueológica.

Aparecen claramente tres monumentos históricos: 1.- Edad del Bronce: Los tipos cerámicos aparecidos tienen una gran vigencia desde el Bronce Medio al Bronce Final. 2.- Hierro II: donde mejor se encuadran tanto las construcciones como los materiales aparecidos. 3.- Epoca Romana: A este periodo corresponden algunos muros del s. I y las construcciones de la parte superior del yacimiento Al Oeste del pueblo y en lo alto del cerro que domina la localidad se encuentra ubicado en una elevada meseta que domina la vega de un riachuelo.

Bibliografía

www.patrimoniodecuenca.es