Castillo de Montemayor del Río

Información
Nombre: Castillo de Montemayor del Río, Castillo de San Vicente
Tipología: Castillo
Localidad: Montemayor del Río
Estado: Restaurado
Provincia: Salamanca
Visita: Horarios
Comunidad: Castilla y León Localización: N40° 20.945′ W5° 53.548′
Galería de fotos

Mapa
Historia y descripción

La elección del lugar donde está situado el castillo no fue casual, sino muy bien meditada: Montemayor del Río era un destacado enclave de la Vía de la Plata desde la época romana y durante la Edad Media se había convertido en un espacio fronterizo y estratégico de primer orden, incluso se transformó en lugar vital en las luchas entre los hijos de Alfonso XI, ya que el control de esta fortaleza, de aire esbelto y poderoso, suponía dominar de forma estratégica la Vía de la Plata.

Esta villa y su castillo tuvieron por dueños, allá por 1220, al rey Sancho de Portugal y a su hijo Alfonso el gordo. Más tarde, hacia 1285, fue señor de la villa don Pedro, el hijo mayor de Alfonso X el Sabio.

El castillo pasa a manos de la hija de Sancho, Leonor de Alburquerque, que en 1428 lo deja en herencia a su hijo Don Enrique de Aragón, aunque en 1458 es confiscado por Don Juan de Silva. En el siglo XVI deja de ser fortaleza y se convierte en palacio renacentista. Tras ser abandonado en el siglo XVII, quedaría totalmente olvidado y pasa a un estado de casi completa ruina en el siglo XIX. No será hasta el siglo XX cuando empiece a despertar interés entre los investigadores, lo que llevó a una intensa labor de restauración y a su declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) en 1949. La Universidad de Salamanca jugó un papel clave en el estudio tanto de su origen como de su evolución.

Cuenta la leyenda que…

…La princesa del castillo y el hijo del duque de Béjar se enamoraron perdidamente y contra la voluntad de sus padres, lo que llevó a los dos enamorados a buscar un lugar en el que mantener estos encuentros secretos, un escondite de aquella historia de amor. Y la leyenda cuenta que el pozo de 18 metros ubicado a la entrada del castillo contaba con un túnel que conducía hasta el Palacio Ducal de Béjar y que permitió alimentar ese amor. Pero no es más que eso… una leyenda, pues aunque los escenarios que se relatan son reales, no así la existencia de dicha princesa, ya que nunca hubo una en el castillo. Pero con princesa o sin princesa, el recorrido por esta fortaleza medieval es de lo más sugerente y hasta curioso, toda vez que supone una gran lección de historia sobre el mundo de las fortificaciones, la repoblación o la evolución del castillo y la vida en su interior. Y es que no son pocos los que se sorprenden al toparse con la letrina de la reina, un lugar propicio para hacer volar la imaginación. Pero si lo que se busca es contactar con la naturaleza, el entorno y la riqueza paisajística solo hay que erigirse hasta la torreta del castillo, que ofrece unas espectaculares vistas de Motemayor del Río —no en vano servía de torre vigía en un lugar estratégico—. Y en su interior, convertido en Centro de Interpretación del Medievo, pueden contemplarse los aposentos de los niños, del señor y de la señora del castillo, con presencia de juguetes bélicos de la época, pero también otros de madera y muñecas de trapo, miliarios, monedas y diferentes piezas y armaduras. Y como en todo castillo medieval que se precie, tampoco falta la sala de tortura con diferentes elementos de la época.(1)

El recinto principal está reforzado con torres redondas y cuadradas, entre las que destaca la del Homenaje. Su perímetro no es excesivo y está rodeado de una simple muralla que cuenta con puerta hacia el oeste, para la defensa de un puente, y por allí, desprendiéndose hacia abajo, se esparce el caserío de la villa.

El interior, donde se encuentran la parroquia y casas anejas, lo llaman El Cortinar. Por la parte de oriente destaca el verdadero castillo y a la vez palacio, con un foso, antemuro en el que se abre un pequeño arco semicircular, entre cubos pequeños, y detrás el recinto principal, reforzado por torres cuadradas y redondas entre las que sube, hacia el norte, la torre del homenaje. La puerta, en ángulo dentro de una torre, tiene dos arcos, uno agudo y otro escarzano, con una garita encima. las ventanas son adinteladas, habiendo perdido varias de ellas la decoración que tenían al exterior, y las almenas están provistas de troneras redondas y saeteras.(2)

Bibliografía

1 www.lagacetadesalamanca.es

2 Artículo obtenido del artículo de Wikipedia Castillo de San Vicente (Montemayor del Río) en su versión del 21 de enero de 2016, por varios autores bajo la Licencia de Documentación Libre GNU.