Murallas de Sevilla

¿Quieres visitar las icónicas murallas de Sevilla? No pierdas la oportunidad de realizar una visita llena de historia y emoción que se encuentra impregnada en la estructura de las murallas, atrevetea vivir la experiencia viendo las partes que aún están en pie en la Muralla

El casco central de Sevilla se vio resguardada por unas cercas militares, las mismas se establecieron desde la época romana y ha pasado por diversas reformas, esto se debe a los acontecimientos vividos durante sus períodos, los cuales han sido el romano, visigodo, islámico y por último el castellano, se establecieron tranquilamente hasta el siglo XIX cuando fueron derribados en su mayoría dada la Revolución de 1868. Hoy en día sólo se aprecian algunos paños en barrios esparcidos por la ciudad.

Existen planos de lo que fue el recorrido de las muralla de Sevilla, están plasmadas en el que hoy en día se conoce como callejero del casco Antiguo, allí están los trazos primitivos, así como los tramos que aún se evidencian los tramos existentes y los de mayor interés para el público. Las Muralla estuvieron conformadas por ocho puertas y postigos de acceso. Sin embargo hoy en día hay en pie sólo cuatro de ellas.

Conozcamos un poco de su historia

Fueron construidas durante el imperio romano, bajo los momentos de Julio César, es decir a los 68 y 65 a.C. el objetivo principal era dar reemplazo a la antigua estructura que estaba establecida la cual estaba hecha sólo de cartaginesa de troncos y barro. Sin embargo fueron ampliadas y siendo perfeccionadas por César Augusto, su hijo. 

Se llevó a cabo una ampliación durante el período islámico que se llevó a cabo en los siglos IX y XII. En este periodo hubo un ataque por parte de los vikingos en el año 844, e incendiaron las murallas, se construyeron, sin embargo varios ataques y problemas hicieron que fuesen destruidas de nuevo, hasta que llegaron a tener siete kilómetros de distancia con 166 torreones y 13 puertas de acceso.

Se aprecian vestigios de Muralla en la ciudad, y la torre blanca en el barrio de la Macarena, luego de la reconquista cristiana en el año 1248 la Corona mantuvo la idea de las murallas impuesta por los Árabes. Ya mucho después de ello, en el reinado de Carlos I se remodelaron las murallas, específicamente las puertas para ampliarlas y así facilitar el tránsito.

Luego del año 1868 en pleno apogeo de revolución se presentaron las demoliciones de gran parte de las murallas. Las secciones de la muralla en Macarena, así como en Jardines del valle y el Real Alcázar se salvaron, así como las torres de Abd el Aziz, la de la plata, de del oro y la torre blanca.

Puertas de acceso y Postigos

Facilitaban el paso a través de la muralla, había tanto reales para la monarquía como públicas y privadas. Se contaban al menos 19 divisiones, comenzando por el Postigo de Aceite con  la puerta de Almería de origen Almorávide, la puerta del Arenal que fue reconstruido en el siglo XVI y XVII, la Puerta Carmona, se encontraba en la esquina de las calles de San Esteban con Menéndez Pelayo. La puerta de Jerez, de origen Califal, la puesta de la Macarena nombrada por la Basílica que tiene cerca, la puerta de Osario, la Puerta Real, la Puerta de San Fernando, la puerta de San Juan, La puerta del Sol, y la puerta de Triana, sólo por mencionar algunos ejemplos, al igual que estás existieron más Postigos con puertas a lo largo de la Muralla.

Tramos conservados de la Muralla de Sevilla 

Uno de los más preservados es el de los Jardines del Valle, posee varios torreones entre los que se encuentra la Torre Blanca , es el segundo de mayor longitud, estuvo fuera de la vista dado a que se encontraba en el interior de un convento.

Se trata del tramo más amplio y mejor conservado, con la excepción de los dos postigos abiertos en 1911 cuya apertura motivó una queja por parte de la Real Academia de Historia,[6]​ incluye las puertas de la Macarena y de Córdoba, esta última anexa a la iglesia de San Hermenegildo, siendo esta puerta la mejor preservada de época califal; incluye igualmente varios torreones, entre los que destaca la Torre Blanca.

Tramo de los Jardines del Valle es uno de los más largos y estuco bajo la ofren de los franciscanos. A su vez hay un tramo conservado junto a la Torre  de Plata probablemente recuperadas, se puedes visualizar desde algunas zonas de la ciudad. La sección en la Torre de Abd el Azis que hoy en día posee un centro comercial cerca del cual se puede apreciar la torre. El Postigo de Aceite también se conserva mucho hoy en día, así como muchas otras secciones que aún se pueden apreciar.

No te quedes por fuera, conoce las maravillas de Sevilla, entre ellas su gran Muralla de la que hoy sólo quedan trozos, y aún así son dignos de ver.

Descubre las Murallas de Madrid

Es impresionante viajar a España y pasar la noche en Madrid, un lugar donde el espectáculo y el asombro jamás terminan, sabemos que existen miles de atracciones cuando planificamos un viaje, pero no cierres tu plan turístico sin antes conocer la magnífica muralla de Madrid. También conocida como Muralla Musulmana y Cristiana de Madrid, es de visita libre y te encantará.

El nombre árabe de Madrid se conoce como Mayrit, y como todo el continente Europeo tiene tantas afluentes culturales es una mezcla se sensaciones y tradiciones sin fin. En la misma ha habido varias cercas y murallas que se han levantado con fines tanto defensivos como fiscales y sanitarios, no puedes pasar la noche en Madrid sin haberlas visitado.

 

Conoce las Murallas de Madrid

Demos un paseo informativo por los aspectos que no te querrás perder de las murallas comenzando por:

Muralla Árabe: Está registrada como la primera muralla, data del siglo IX, cuando el Emir Mohamed I quiso que se construyera una prominencia en donde hoy está situado el Palacio Real. Ese punto formaba parte de una serie de sistema defensivo que regulaba el paso de los cristianos, por ello se ordenó construir una muralla que protegiera la villa, tiene una extensión de 9 hectáreas de terreno y en un momento tuvo 3 puertas.

Dentro de esas tres puertas están La Puerta Sagrado De la Xagra, ubicada al norte; El Arco de Santa María, cuyo nombre se debe a su cercanía con la iglesia Santa María; y la Puerta de la Vega.

Muralla Cristiana: La segunda muralla que se levantó bajo órdenes de Alfonso VIII en el siglo XII, le triplicó la extensión a la primera construida con 35 hectáreas de terreno y 4 puertas: La Puerta de Valnadú, Guadalajara, Puerta Cerrada y Puerta de Moros,

Cerca del Arrabal: Esta se construyó con fines sanitarios en el año 1439, posiblemente, por una fuerte epidemia de pestes que se asentó en la ciudad. Asimismo se comenzó el levantamiento de un Hospital, cerca de la puerta de Guadalajara, y una Cerca. Se sabe de la historia que arrabales ya tenía algunas murallas, el proyecto sólo constó en la unificación de las mismas por la lucha contra la epidemia, para evitar el contagio. 

Consta de La puerta de Santo Domingo, fundada en 1212; El Postigo de San Martín cuyo nombre deriva de un convento; La Puerta del Sol, el nombre proviene, según historiadores, de un sol pintado en el castillo; La Puerta de Atocha; El Postigo de San Millán, situado en la hoy Plaza de Cascorro; La Puerta de La Latina, LA de los Moros y la de la Vega.

Cerca de Felipe II: Se ordenó construir en el año 1566 y por el contrario tuvo motivos fiscales y sanitarios, ahora eran 125 hectáreas de terreno cercado y sus restos no fueron encontrados sino hasta el año 1991. Posee la Puerta de Santo Domingo; El Postigo de San Martín; La Puerta de la Red en San Luis, La Puerta del Sol, La puerta de Antón Martín; La Puerta de Toledo; La Puerta se Segovia y la Puerta de la Vega.

Cerca de Felipe IV: La Población aumentó, haciéndose necesaria una expansión en el territorio que resguardaba la Cerca de Felipe II, entonces en 1625 se ordena la construcción de la misma en Ladrillo, argamasa y tierra. Se quería para poder vigilar mejor y fiscalizar la entrada, solo se buscaba una paga justa de impuestos por lo que entraba.

Puerta de Alcalá: Hubo una primera puerta de Alcalá construida en el año 1599 por la llegada de la esposa de Felipe III, Luego se derribó en 1764 y con la llegada del rey Carlos III se planteó la construcción de una puerta aún más grande, su construcción se comenzó en el año 1778. Constó del Portillo de la Campanilla; La Puerta de Atocha; El Portillo de Valencia; El Portillo de Embajadores y el Portillo del Campanillo del Mundo Nuevo.

La Puerta de Toledo: Se comienza la construcción de la misma en el año 1813, lugar donde actualmente se celebra la entrada del trono de José I, cuando se concluyó su construcción en 1827 es para celebrar la restauración de Fernando VII. Constó de El Portillo de Gilimón; El Portillo de Las Vistillas; La Puerta de Segovia y la Puerta de la Vega.

Muralla de Lucerna

Descubre la Lucerna medieval

Lucerna, la ciudad suiza, cumple con ciertos detalles que la convierten en un paraíso para los turistas, tiene diversos ambientes y áreas que llama mucho el interés de quienes se deciden a visitarlo, pero para ello necesitas una guía de Lucerna, y acá de la traemos para que sepas qué ver y visitar una vez que te encuentres en la Ciudad Medieval.

Zonas medievales de Lucerna

Es fácil que con tanto que ver puedas sentirte agobiado, pero en un viaje de este tipo solo es posible encontrar la calma y tranquilidad, es por ello que para ahorrarte caos aquí te mostraremos los lugares que no te puedes perder, también puedes consultar esta guía de lucerna.

Primeramente el Barrio Medieval, puedes llevar a él cruzando el Puente sobre la Capilla o el Puente de los Molinos, al estar ahí experimentarás el ambiente del corazón de la ciudad, se disfruta de preciosos edificios que datan del siglo XVI y XVII, son frescos y mantienen su esencia antigua.

Las Murallas y las Torres medievales de Lucerna también forman parte de ese compendio de lugares del Cantón suizo que no te puedes perder, conocidas además como Museggmauer, está estructurado por las nueve torres que se conservan en perfecto estado, se tiene acceso a tres de ellas donde puedes subir en una ruta de alta exigencia física, sin dejar de ser una experiencia única y sin precedentes. Datan del año 1535, la más antigua, y se tienen hermosas vistas de la ciudad de Lucerna.

Torre lucerna

El Antiguo Ayuntamiento o Altes Rathaus, ubicado a orillas del río Reuss es una estructura que transmite respeto y fortaleza, está basada en el estilo Florentino y data del siglo XVI, en lo alto de su torre se encuentran dos relojes, y uno adicional en la Cúpula.

Si lo que deseas es disfrutar de hermosas pinturas sobre madera entonces debes ir al viejo Puente de Los Molinos, hermosa estructura techada que data del año 1408, fue realizado por Kaspar Meglinger, da acceso a distintas zonas de la ciudad, como el Kornmarkt, o Mercado del Grano, así como su casco medieval, entre otros.

Muralla de Lucerna y Campos

Solo encontrando el mejor vuelo a Lucerna tendrás acceso a la experiencia completa, y disfrutarás también de las plazas de Lucerna, dirigiéndose al norte del río Reuss se pueden encontrar una plazas, la Plaza del ciervo o Hirschenplatz tiene una decoración de ensueño y hermosos paisajes. También la Plaza del Vino o Weinmarkt posee hermosas casas antiguas y una fuente para el disfrute local en el centro de la misma, da una esencia encantadora a la zona que no te puedes perder.

Seúl, la capital de las murallas

La capital histórica de Corea del Sur es una ciudad con gran cantidad de montañas tanto en los alrededores como en el centro de la misma, y debido a ello y para conseguir la mejor defensa estratégica de Seúl, éste es un destino protegido con murallas construidas sobre las cimas de las mismas para la defensa del lugar.

Estas murallas no se reducen solamente a ser una mera estructura militar, sino que también reflejan auténticas proezas de ingeniería y de la estética arquitectónica típica del país, por lo que con el paso de los siglos se han llegado a considerar como monumentos históricos que reflejan la antigua lucha de la ciudad para mantener su independencia a salvo.

Se dice que para conseguir entender por completo la historia de Seúl, es necesario conocer profundamente sus murallas defensivas construidas de tierra, ladrillos y diversos materiales, durante los primeros cinco siglos después del nacimiento de Jesucristo.

Y es por eso que una visita a la muralla de Hanyang Doseong, o como se la conoce popularmente como la Muralla de la ciudad de Seúl, es fundamental. Declarada como Sitio Histórico, originariamente contaba con una longitud de 18 kilómetros de los que en la actualidad solo quedan 12 la mayor parte en zonas de montaña.

Hay segmentos de la misma que siguen cumpliendo hoy en día sus funciones originales, formando parte del sistema defensivo de la ciudad. Por esta razón se la puede considerar como la edificación histórica más ancestral que todavía desempeña aquellas funciones para las que fue destinada.

Su historia es tan antigua como la ciudad de Seúl. Sus obras comenzaron en el año 1395 cuando el Rey Tajeno, el fundador de la Dinastía Joseon, trasladó la capital a este lugar, llegándose a reclutar casi 200.000 personas para su construcción.

Su ubicación fue elegida por este gobernante por su perfecto feng shui, ya que al norte se encuentran las montañas que la protegen y al sur el río Hangang. Esta muralla va subiendo y bajando por las cimas de las cuatro montañas de Seúl, quedando perfectamente integrada en el entorno.

La entrada y la salida a la misma y por consiguiente a la ciudad, era controlada por cuatro puertas principales y otras cuatro secundarias. Las primeras se construyeron según los cuatro puntos cardinales y de acuerdo a los principios del feng shui. Hoy en día quedan solo tres de las cuatro, ya que la del oeste fue demolida en el año 1915 por los japoneses.  

Hoy se puede recorrer en su totalidad todo lo que queda de la muralla, aunque hay que decir que no todo el trayecto es sencillo de realizar, ya que existen ciertas zonas en las que las pendientes son muy pronunciadas. En cualquier caso si te atreves a recorrerla por completo, su recorrido te llevará unas 10 horas aproximadamente. Es por ello que en el distrito de Jogno-gu se hace entrega incluso de diferentes insignias a los caminantes que van recorriendo cada una de las secciones de esta muralla.

Otro de los maravillosos atractivos de esta fortaleza que describe un círculo completo, es que el caminante siempre volverá al sitio en el que empezó a caminar si sigue el sentido de las manecillas de un reloj. Además el sol le irá guiando durante la mayor parte del día consiguiendo unas vistas espectaculares de Seúl.

Llanes ¿qué monumentos podemos encontrar?

Llanes, municipio del Principado de Asturias ostenta el título de “Muy noble y leal villa”. Entre sus más de 260 kilómetros cuadrados, la villa de Llanes que está situada en el borde del mar cantábrico, cerca de los Picos de Europa, cuenta con un patrimonio monumental muy importante.

Entre los monumentos que podemos encontrar en Llanes se encuentran por ejemplo, la Muralla de Llanes, levantadas en el siglo XIII como confirmación de la carta puebla otorgada por Alfonso IX de León en 1206. Esta construcción de carácter defensivo, tiene forma poligonal, casi cuadrada y alcanzaba un perímetro de 840 metros. La muralla de Llanes, estaba flanqueada por cuatro entradas, una de las cuales estuvo al pie de La Torre, y recibió el nombre de Puerta del Castillo.

Nos encontramos también el Torreón de los Posada de Llanes que fue propiedad de la familia de los Posada Cortés, (siglo XIV – XV), como también lo fue el palacio situado al otro lado de la carretera y que data de finales del siglo XVI – XVII.

La Basílica de Santa María del Conceyu es uno de los pocos edificios de estilo gótico que se encontrarás en Asturias. La basílica cuenta con dos puertas, la oeste junto a una gran torre del siglo XVII es la más antigua, por su parte la puerta sur por su parte está precedida por un pórtico clasicista de 1610.

Situada sobre la Playa del Sablón, la atalaya de San Pedro fue utilizada durante siglos para el oteo de ballenas, bancos de peces o barcos enemigos (en épocas de guerra o de ataques de piratas). Actualmente se ha convertido en un frecuentado mirador.

Y estos son sólo algunos de los monumentos que podremos encontrar en Llanes, como ves, hay una gran cantidad de turismo arquitectónico. Nosotros hemos seleccionado para ti estas cuatro edificaciones pero queda un sin fin de construcciones que visitar. ¿Te apuntas a viajar a Llanes?