Castillo de Diempures

Nombre: Castillo de Diempures, Castillo de Cantalojas, Castillo de los Moros

Localidad: Cantalojas

Provincia: Guadalajara

Comunidad: Castilla La Mancha

Tipología: Castillo

Estado: Vestigios

Visita: Libre

Localización: N41° 13.226′ W3° 13.464′

Se trata de una fortificación situada en lo alto de un desfiladero próximo a la confluencia del Arroyo de la Virgen y el río Sorbe, en el paraje denominado “El Castillar” de Cantalojas. Allí se conoce como el “castillo de los moros” y fue construida, probablemente, en el siglo XI sobre los restos de un castro celtibérico.

Castillo de Diempures 2 Castillo de Diempures 3

Marcaba el límite entre los territorios forales y comunales de Atienza, Sepúlveda y Ayllón y parece que tenía la función de vigilar en esta zona el paso de comunicación entre las dos Castillas. Actualmente es propiedad del Ayuntamiento de Cantalojas. En el fuero de Atienza del siglo XII se menciona como el Castillo de Diempures. Perteneció al común de Atienza y posteriormente a la casa del Infantado.

Castillo de Diempures 4 Castillo de Diempures 5

Una leyenda habla de la muerte violenta de Dña. Isabel de Mendoza, señora del castillo y de D. Alonso de Vargas, su teórico protector; en el acoso a su señora cayó despeñado a los pies del castillo y su alma atormentada pena por lo alrededores los infortunios de una conducta tan vil.

Castillo de Diempures 6 Castillo de Diempures 7

Los restos que hoy vemos pertenecen al siglo XII, aunque solo han llegado hasta nuestros días una de las puertas de acceso, situada norte, y parte del muro oriental. Tenía una zona de asentamiento militar, una muralla perimetral y una torre vigía, rodeados por un foso sólo en las zonas sin pendientes escarpadas. Su construcción está hecha a base de materiales de la comarca, entre los que predominan las cuarcitas, pizarras de la zona, trabadas con argamasa.

Es la única fortaleza construida con estos materiales en Guadalajara y de las pocas de España.

Castillo de Diempures 8

Todo él se encuentra en un estado ruinoso y en algunas zonas no queda ningún resto de la construcción. Apenas quedan trozos de paño de alguno de los muros en la zona de saliente y de poniente; el mejor conservado, en la parte norte, contiene el arco de la puerta principal y algunas toscas saeteras. También quedan restos de un pequeño puente y del foso en la parte de la entrada a la que se accede fácilmente por el camino que transcurre entre las praderas. Por la parte del arroyo el acceso es posible, pero difícil.

 

Bibliografía

García de Paz, José Luis. Patrimonio desaparecido de Guadalajara . AACHE Ediciones, 2a edición, 2011.

Castillo de Cantalojas. www.castillosnet.org.

Herrera Casado, Antonio. Atalayas olvidadas de Guadalajara.

Serrano Belinchón, José .“ La señora de Diempures». Nueva Alcarria. 18.07.2008

 

Mas información

www.jserranobelinchon.blogspot.com.es

 

Castillo de Inesque

 

Nombre: Castillo de Inesque

Localidad: Angón

Provincia: Guadalajara

Comunidad: Castilla La Mancha

Tipología: Castillo

Estado: Vestigios

Visita: Libre

Localización: N41° 03.488′ W2° 52.976′

 

Con la importancia que el río Henares y los demás valles que a él afluyen, especialmente por su orilla derecha, tuvieron en la época de la dominación árabe en la península. Porque en esa zona se estableció la parte oriental de la Marca Media de Al‑Andalus, o auténtica y definitiva frontera del califato omeya contra los reinos cristianos del norte peninsular.

Guadalajara ciudad, el burgo de Al‑Faray, era capital del territorio. Y distribuidos a lo largo del río Henares aparecían otros castillos, como los de Hita, Jadraque, Sigüenza, etc., que reforzaban esta línea principal, pero a su vez estaban apoyados estratégicamente por una larga serie de torreones y atalayas, una de las cuales, vigilante sobre el río Angón, era este castillo de Inesque.

Controlaba el paso entre los valles más importantes del Cañamares y el Salado, y por lo tanto con el Henares. En definitiva, podemos decir que este paso del Angón venía a ser un nudo de comunicaciones entre los dos valles que con más facilidad ponían en contacto de caminos a las dos mesetas castellanas. En el mismo valle del Cañamares los árabes pusieron torreones en Castilblanco, en Pálmaces y en la Torrubia de Miedes. Sobre el Salado, con recordar la fortaleza de la Rubia de Santiuste, ya tenemos suficiente.

Se encuentra Inesque presidiendo el valle de Angón, rodeado en su basamenta por densas arboledas, y protegido por dos arroyos que le circundan, sobre uno de los cuales hay un pequeño y remotísimo puente que nos sirvió para cruzarlo. En lo alto del cerrete se encuentran las ruinas, que en todo caso se vislumbran a gran distancia. Podemos apreciar todavía un núcleo central, estrecho y alargado con muros casi intactos y cuatro torreones de planta circular en sus esquinas. Estos restos nos permiten colegir muy aproximadamente la forma que tuvo la fortaleza.

Aún por fuera del recinto descrito, se aprecia un nivel de murallón, que más ampliamente circuía al castillete, y que vendría a ser el muro exterior de la fortaleza propiamente dicha. Pero aún más afuera, y en la zona que cae, suavemente, hacia el río Angón, se aprecia una tercera línea defensiva, mucho más erosionada que las anteriores, y que es lo que me hace colegir que en este lugar hubiera población, y esta última fuera precisamente la cerca que la protegía por el lugar más accesible.

Indudablemente los restos que aparecen hoy en Inesque, y que para cualquiera que los visite le hablan con elocuencia de la forma y proporciones que tuvo el castillo, son remotísimos, pertenecientes a la Edad Media plena. Pavón dice que uno de los paramentos, de tosco sillar, del recinto central, es árabe. Tanto no podríamos asegurar nosotros, pero en cualquier caso sí es factible asegurar que al menos una antigüedad de 900 ó 1.000 años tienen aquellas venerables ruinas, las de Inesque, a las que recomiendo el viaje para todos los amigos de descubrir cada día los restos, silenciosos, pero elocuentes a la vez, del pasado de nuestra provincia.

Aunque por supuesto Inesque fue construcción primitiva de los árabes, tras la reconquista de esta zona en el año 1085 fue reforzado y protegido por los castellanos, que lo modificaron y posiblemente pusieron en su derredor una pequeña población de colonos repobladores. Lo que si es seguro es que Inesque quedó dentro de la jurisdicción de Atienza, incluido en su Común de Villa y Tierra, y esto durante largos siglos, pues así como en la Baja Edad Media las tierras del Tajo se desgajaron para formar el Común de Cifuentes, y las de en torno, al Henares para crear otro Común independiente con cabeza en Jadraque, el caso es que Inesque quedó siempre en jurisdicción de Atienza, hasta hoy mismo, en que aún pertenece a su término municipal, a pesar de estar, entre otros, dos diferentes (Angón y Pálmaces) y encontrarse a bastantes kilómetros de su cabeza jurisdiccional.

Se menciona Inesque en diversos textos antiguos, siempre como lugar de poca entidad, un poco de paso y referencia caminera. Así lo refiere el rey Alfonso XI en su Libro de la Montería y así lo dicen las Relaciones Topográficas enviadas a Felipe II por los de Angón, que decían en los años finales del siglo XVI textualmente: «que a poco más de media legua está un sitio que se llama e nombra el castillo de Ynesque, y en aquella parte e lugar está un castillo que se llama según dicho es, Ynesque, e no dicen ni han oído que haya sido población». La verdad es que por el lugar en que está enclavado sí que parece muy posible que la fortaleza se hubiera rodeado, en su parte baja, de un pequeño burgo o aldehuela, pues el lugar era de tránsito, fácil y de alcanzar y cómodo para la vida.

Preside la antigua fortaleza el mínimo vallejo que desde Angón baja al Cañamares por Pálmaces. Subiendo desde este pueblecito, no tiene pérdida encontrarle. Supone, en cualquier modo, una agradable y siempre reconfortante excursión a pie, contemplando un paisaje de dimensiones domésticas y características serranas, donde los roquedales pelados alternan con los bosquecillos de jaras y escasas manchas de carrascales o algunos robles sueltos. Por el fondo de) valle surgen algunas arboledas de chopos y se van encontrando mínimos arroyos que bajan desde los montes circundantes.

Bibliografía

www.herreracasado.com

Castillo de Villel de Mesa

Nombre: Castillo de Villel de Mesa, Castillo de los Funes

Localidad: Villel de Mesa

Provincia: Guadalajara

Comunidad: Castilla La Mancha

Tipología: Castillo

Estado: Ruina

Visita: Exterior

Localización: N41° 07.562′ W1° 59.435′

El origen de este castillo no está del todo claro, pero parece ser que la fortaleza inicial fue obra de los musulmanes y posteriormente ampliada por los cristianos.(1) Históricamente, el empinado peñón en que se alza, y su papel como vigilante del valle, justifican que sus constructores árabes lo hicieran de tapial y no de tabiya, ya que en los siglos X y XI resultaría innacesible para la maquinaria de asalto.(3)

Situado sobre el valle del río Mesa, vía capital en la comunicación del Señorío de Molina y el reino frontero de Aragón, se levantaron en la Edad Media varios fuertes castillos, de los que solo resta el magnífico de Villel de Mesa.

Castillo de Villel de Mesa 2 Castillo de Villel de Mesa 3

Aunque esta fortaleza fue de simple apoyo a la más grande de Mesa, río arriba situada, en él se dieron batallas importantes durante la Edad Media; perteneció por temporadas a Castilla y a Aragón: primero estuvo en los primitivos límites del Señorío de Molina, pero más tarde pasó a la familia de los Funes, quedando con ellos por el rey de Aragón. En el siglo XV, uno de los señores de esta familia, Sánchez de Funes, hizo pacto con el castellano Enrique IV, quedando el alto valle del Mesa por Casti­lla, y en esta demarcación hoy prosigue, aunque geográficamente es comarca, sin duda, aragonesa. También fueron importantes en este valle los castillos de Algar, Mochales (sobre un gran peñón rocoso junto al pueblo) y Mesa, este último puesto sobre el elevado cantil de la margen derecha del río, a medio camino entre los lugares de Villel y Algar, habiendo venido al suelo en tiem­pos de los Reyes Católicos, y quedando hoy tan solo restos de su foso y muros.(2)

Castillo de Villel de Mesa 4 Castillo de Villel de Mesa 5

Se trata de un ejemplo fiel de castillo roquero, de estructura sencilla pero silueta sobrecogedora, que se adapta totalmente al roquedal que le sirve de base, debatiéndose en constante equilibrio sobe el espinazo rocoso que sobresale entre el caserío. Su planta rectangular queda conformada por sus muros, que caen cortados en vertical sobre la roca del alargado peñón sobre el que se asienta, y que encierran un patio de armas central con una torre a cada lado. La gran torre situada al norte es el punto fuerte del bastión, la zona de residencia y el punto de acceso (2). Tiene tres plantas de una única habitación, podemos observar un añadido, de sillares, realizado en época gótica. En el patio de armas encontramos un aljibe. La torre sur tiene dos plantas, y una poterna que permite acceder a la plataforma rocosa.

Castillo de Villel de Mesa 6 Castillo de Villel de Mesa 7

Esta construido con tapial, sillarejo y adobe, estando forrado de buen sillar la torre del homenaje (1). Dos elementos hacen interesante esta fortaleza. Uno, su disposición, que forman dos torres unidas por un muro, que no pasó a castillo sino cuando hubo de ser apoyo de la fortaleza de Mesa. Y dos, la técnica de la tabiya con que lo erigieron sus constructores árabes: formando sus muros a base un hormigón de cal y piedra, que se encofraba entre tablas, dejándose secar.(3)

Castillo de Villel de Mesa 8

Bibliografía

1 www.castillosnet.org

2 D. Antonio Herrera Casado. Castillos y Fortalezas de Castilla-la Mancha

3 www.turismocastillalamancha.es

 

 

Castillo de Establés

Nombre: Castillo de Establés, Castillo de la Mala Sombra

Localidad: Establés

Provincia: Guadalajara

Comunidad: Castilla La Mancha

Tipología: Castillo

Estado: Ruina

Visita: Exterior

Localización: N41° 00.532′ W2° 01.501′

El castillo de Establés fue construido en el siglo XII, reparado en el siglo XV (1432) y reconstruido en el siglo XV (1450) por orden del conde de Medinaceli.

La importancia estratégica de este enclave, situado en un camino natural que asciende desde Aragón a través del río Mesa hacia el centro del Señorío de Molina, hizo que ya en los comienzos de la repoblación del territorio, hacia la primea midal del siglo XII, se colocara en la parte más alta del valle un torreón de vigía, y a sus pies el pueblo, entonces humilde, que progresivamente fue creciendo en habitantes y valor. Ese torreón era una de las primitivas fortalezas defensivas del independiente señorío (primero los Lara y luego los monarcas castellanos). En el año 1432 don Álvaro de Luna, como canciller del rey Juan II, ordenó que el castillo de Establés fuera reparado.

Castillo de Establés 1 Castillo de Establés 2

En el mismo siglo XV, cambió bruscamente el destino histórico del pueblo, al ser violentamente conquistado por don Gastón de la Cerda, conde de Medinaceli, en cuya casa y territorio quedó incluido este lugar y otros cercanos. En la primera mitad del siglo XY los Medinaceli mandaron un capitán de su confianza que tuvo por misión levantar una fortaleza en el pueblo.

Castillo de Establés 3 Castillo de Establés 4

Este emisario, llamado Gabriel de Ureña, cometió toda clase de tropelías con las gentes comarcanas para edificar el castillo de Establés. Aseguran que utilizó la violencia, el engaño y todas las malas artes habidas y por haber, para conseguir a buen precio los materiales y la mano de obra, forzando incluso a los humildes vecinos a llevar piedras de sus propias casas. Desde entonces le quedó el apelativo que le nombra el castillo de la mala sombra.

Castillo de Establés 5 Castillo de Establés 6

El Común de Villa y Tierra de Molina solicitó repetidas veces de sus señores, los Reyes Católicos, que les fuera devuelto el lugar y castillo de Establés. Siendo su alcaide, por los Medinaceli, don Pedro de Zurita, éste se negó a obedecer las órdenes reales, y los monarcas se vieron obligados a utilizar la fuerza enviando como alcalde ejecutivo a Diego de Riaño. En el año 1481, y tras ciertas escaramuzas guerreras entre las gentes del Común de Molina, capitaneadas por su Regidor don Luis Fernández de Alcocer, y el entonces alcaide Sancho Díaz de Zurita, Establés pasó de nuevo a ser del Común molinés, donde prosiguió durante siglos.

Castillo de Establés 7

Su planta cuadrada la conforman fuertes muros cuyas esquinas rematan en cubos semicirculares, siendo el torreón que da al sur el más fuerte de ellos. La entrada, escoltada, de torre y garitón, se encuentra al nordeste. El interior está vacío.

Se encuentra en estado de ruina progresiva. Es de propiedad privada, y parte del castillo ha sido habilitado para su uso como vivienda por sus actuales propietarios.

Bibliografía

www.castillosnet.org

Torre de Balbacil

Nombre: Torre de Balbacil

Localidad: Balbacil

Provincia: Guadalajara

Comunidad: Castilla La Mancha

Tipología: Torre

Estado: Ruina

Visita: Libre

Localización: N41° 02.584′ W2° 06.625

En Balbacil vemos, antes de llegar al pueblo, sobre un altozano, la torre vigía, que hoy ha sido reaprovechada como palomar. Fue construida en época medieval, entre los siglos XII y XIII, para servir de vigía y defensa de esta zona que siempre fue frontera entre el Señorío de Molina y el Ducado de Medinaceli. Inicialmente cayó en el lado del Señorío, pero luego fue anexionada por los Medinaceli para su territorio.

Torre de Balbacil 2
Torre de Balbacil 3
Es un fuerte bastión de sillarejo acumulado, con muros muy anchos, y un interior al que se accedía por pequeña puerta en alto, lo que obligaba a utilizar una escala que se sacaba desde dentro, y que debería medir los 3 metros que la separan del suelo.
Torre de Balbacil 4
No ofrece ningún otro vano esta torre, que tendría iluminación en lo alto, hoy reutilizado como palomar. Las cuatro paredes de su original construcción medieval se conservan intactas.

Bibliografía

www.herreracasado.com