Castillo de Clavijo

Nombre: Castillo de Clavijo

Localidad: Clavijo

Comunidad: La Rioja

Tipología: Castillo

Estado: Ruina consolidada

Visita: Libre

Localización: N42° 21.025′ W2° 25.635′

El Castillo está ubicado en el término de Clavijo (La Rioja), hoy en estado semiderruído, el cual se halla en el paraje denominado «Castillo», ocupando una superficie de 1.000 metros cuadrados, de los cuales 200 metros se hallan edificados y 800 metros cuadrados descubiertos. Está constituído por una muralla de unos 85 metros de largo por 1,50 metros de grueso, en la que existen cuatro torreones o cubos, siendo sus linderos por la derecha, izquierda y fondo, con terrenos eriales propiedad del municipio de radicación.

En 1908, Valentín Acha y Hurtado en su obra «Recuerdos y bellezas en La Rioja: De Logroño a Clavijo» señala que «De los seis torreones que defendían la fortaleza por la parte del pueblo, sólo quedan vestigios de cuatro, habiendo desaparecido por completo los dos que defendían exteriormente la torre del homenaje, de la cual también han desaparecido las saeteras que la coronaban». Añade que «No causa extrañeza el no encontrar vestigios de las torres interiores, porque al derrumbarse, precipitáronse en el fondo del barranco haciéndose pedazos diminutos al caer de lo alto de las rocas sobre las que se asienta el castillo».

«Este reducto -según la memoria redactada por el arquitecto Julio Sabrás Farias, que ha dirigido los últimos trabajos de restauración y consolidación del castillo- llamado HARAM AL HINS no contaba más que con unas pocas instalaciones permanentes: aljibe para la recogida de las aguas de lluvia; almacén de armas o reserva de víveres; algún tipo de alojamiento elemental en los torreones y en la Torre del Homenaje»

Añade que Torres Balbás habla de un tipo de fortaleza que se reduce a una torre y un pequeño espacio cincundado por un muro junto a ella. Por ello se cree que el castillo pudiera haber sido construído en dos etapas: se comenzó por la Torre del Homenaje y sus aledaños, y después se construyeron las murallas que flanquean el Peñasco. Sabrás Farias señala que «Posiblemente el origen del Castillo musulmán de Clavijo, construído a comienzos del siglo IX se redujera a un torreón con un patio adosado en su lado horizontal, mientras que la muralla flanqueada por torres cilíndricas fuera obra cristiana del primer tercio del siglo X. La muralla es de material más menudo que el del torreón y el recinto posterior, habiéndose conservado mucho mejor que aquella».

En la actualidad se mantiene en pie del Castillo, una muralla que defendía la parte que mira al pueblo, el único lado accesible a la roca sobre la que asiente -señala Cesáreo Goicoechea en su libro «Castillos de La Rioja»- y añade que «la mellada sierra de sus almenas corre a lo largo de todo el muro. Los desmochados cubos de los revellines que cubren la amurallada cortina y la gran torre todavía dan cierta solemnidad a los restos de lo que debió ser inexpugnable fortaleza».

Notas históricas

El Castillo de Clavijo, según los expertos, parece ser obra del siglo IX. Algunos historiadores lo hacen coetáneo del primitivo Monasterio de San Prudencio, el cual ya existía como tal en la era del 988 (año 960). Sin embargo, Lorenzo Merino Barragán, quien fuera cura de Clavijo, dice en su obra «Perfiles Jacobeos» (editada en 1954), que antes de esa época ya existía el primitivo Castillo en el lugar denominado «Castillo antiguo», al que sustituyó el actual. En los documentos del Solar de Valdeosera ya se menciona dicho castillo que fue tomado en la Batalla de Clavijo con la protección del Apóstol Santiago por don Sancho Fernández de Tejada con sus mesnadas; «arrancó -dice- de su más alta almena la enseña de la media luna y colocó en su lugar la bandera de la Cruz de Pelayo».

El conde Fernán González estuvo preso en esta torre tras ser cogido por sorpresa en Cirueña.

En la era de 988 (a. 960), el Conde Fernán González, hecho preso por sorpresa en Cirueña por el Rey de Navarra, don García Sánchez, fue llevado preso primeramente a Pamplona y después al Castillo de Clavijo, de donde más tarde se le trasladó al castillo de Tobía.

En el catálogo del Abad Mirón de Albelda -según relata Cesáreo Goicoechea en su obra «Castillos de La Rioja»- formado en tiempos del Obispo de Calahorra, D. Pedro, figura que el Rey Don Sancho el Mayor de Pamplona, donó en el 1033 el Castillo de Clavijo al Monasterio de San Martín de Albelda. En la escritura de donación del patronato de Santa Columba, hecha por el Rey Don García a su esposa Doña Estefanía en 1046, aparece como testigo un Eneco López, señor de Clavijo. Otro señor de dicha plaza es Fortunio López de Lilli (año 1048). Nuevamente hay constancia de otro gobernador o teniente del Castillo de Clavijo <<senior fortunio iohannes dominator clavilio>>, en una escritura del 1074 del Becerro de Valvanera. Según el documento fundacional del solar de Valdeosera, el señorío de Clavijo estaba vinculado en Sancho Tejada y sus descendientes. En la colección privada del Archivo de Simancas, núm. 21, tomo VI, aparece un texto en el que se confirma la existencia de un Castillo, anterior al actual, en el término conocido como «Castillo antiguo». Es decir, en el año 1033 existían dos Castillos de Clavijo: el antiguo o primero, y el segundo o actual, que se construiría para sustituir al anterior destruído en parte por las guerras y que protegía al Monasterio.

En 1167 era alcaide Ferrán Garcés, probablemente en nombre de Alfonso VIII. En 1170 este lo ponía en fieldad en manos del señor de Cameros Pedro Ximénez, como garantía del pacto hecho con el rey de Aragón.

En el archivo parroquial -indica Lorenzo Merino Barragán en su obra «Perfiles Jacobeos» (año 1954)- existe un extenso manuscrito que empieza así: » Piezacorriente. Enlegajo 46; Resumen del pleito que sigue la Villa de Clavijo con el Monasterio de San Prudencio, Orden de San Bernardo para que éste no goce de los aprovechamientos de pastos, monte, aguas y otros derechos en el término de dicha villa, con motivo de Real cédula de 22 de diciembre de 1766, con insercción del Auto acordado del Consejo Pleno de 5 de diciembre de dicho año, formado a consecuencia de la Real Cédula de 11 de septiembre de 1764″, en el que se recoge la compulsa de una Carta de donación hecha por el Rey Don Sancho y su mujer Doña Placencia en la era de 1112 (a. 1074) en el Monasterio de Santa María de Nájera a Doña Urraca Iñiguez del Castillo de Clavijo y una heredad de Don Juan, presbítero; casas, viñas y entradas; hierba, agua y demás pertenencias. Y enseguida otra donación hecha por Doña Urraca Iñiguez de aquel su Castillo de Clavijo con sus tierras, viñas y lagar con entradas, salidas enteramente en aquella mi proporción y doy una casa con sus heredades. Todo para que por vuestras oraciones…a San Prudencio. Era de 1124 (a. 1085).

En 1177 el Castillo de Clavijo es reclamado junto a otras fortalezas por el Rey de Navarra, Don Sancho VII, en virtud del compromiso concertado el año anterior con Alfonso VIII de Castilla.

El 12 de febrero de 1285 el Rey Don Sancho IV confirmaba el privilegio que él mismo había concedido, siendo infante, por el cual donaba el Castillo de Clavijo con la mampuesta y la villa de ese mismo lugar al Consejo y vecinos de Logroño «para mío seruiçio que me fezieron en cobrar e ganar el castillo de Clavijo que tenie don Johan Alfonso de Faro e punnana en me deseruir quanto podie con él» (Archivo Municipal de Logroño, sig. 1-13).

Bibliografía

www.ayuntamientodeclavijo.org

Castillo de Arnedo

Nombre: Castillo de Arnedo

Localidad: Arnedo

Comunidad: La Rioja

Tipología: Castillo

Estado: Ruina consolidada

Visita: Horarios

Localización: N42° 13.726′ W2° 05.780′

El castillo se localiza en la zona nororiental de Arnedo sobre una serie de rocas que forman un cerro que en la actualidad es conocido como “Cerro del Castillo”. Su ubicación estratégica le permite dominar todo el valle del Cidacos y le facilita la comunicación con los otros seis castillos de la cuenca (Enciso, Arnedillo, Préjano, Herce, Quel y Autol).

Se le considera de origen musulmán, por su tipología de castillo roquero (situado en un lugar elevado y adaptado al terrero);  por su técnica constructiva y  porque es citado por las crónicas árabes como defensa contra los cristianos.

Durante la ocupación árabe Arnedo era cabeza de una de las 26 provincias de la España del S VIII. Será la familia de los  Banu Casi  (descendientes del conde visigodo Casius,  convertido al islam tras la llegada de los musulmanes) quienes dominarán en estas tierras durante tres siglos (del 723 al 923).  El miembro más destacado de esta estirpe fue Muza Ibn Muza (el legendario moro Muza) señor de Arnedo y que llegó a  autoproclamarse tercer rey de España, junto a Abderramán II y el rey de Asturias.

La planta del castillo es irregular en forma de triángulo, adaptado al terreno, está ubicado sobre una roca arenisca rojiza poco consistente y en su interior tiene dos zonas a diferentes alturas.

Los muros son de materiales diversos: mampostería, mortero de arena, sillares en las zonas bajas y morrillo. Las defensas de estos lienzos se refuerzan con una torre poligonal al N-W, un cubo redondo al N. Y otro al E. El ingreso se sitúa al SE creando un pasillo acodado, mediante un muro de mampostería a la izquierda y la propia roca natural a la derecha. A través de él se llega a un primer patio donde quedan restos de un aljibe rectangular. Hacia el centro del flanco y adosada a su muro se situaba la torre del homenaje de la que se conservan parte de sus muros, con presencia de una hilada de mechinales. Mediante un boquete abierto en el muro occidental, se accede al patio superior o amplia explanada en la que pueden observarse restos de un adarve.

La familia de los Fernández de  Velasco, señores de Arnedo desde el S. XIV hasta el XIX, mantuvieron la custodia del castillo y velaron por su conservación, mientras el pueblo estaba obligado al pago de diversos tributos de los que fueron liberados por el propio Sancho en 1512, a cambio de una cantidad de 200.000 maravedíes. Hacia 1575 era alcaide de la fortaleza Rui Díaz de Fuenmayor.

Los sucesivos señores de Arnedo fueron ocupando el castillo hasta que en el S. XV decidieron trasladar su residencia a la casa-palacio que habían construido en el centro de la ciudad. El castillo comenzó a desmoronarse y parece que únicamente en el S. XIX, ante la ofensiva carlista, se reconstruyó  una parte del castillo.

En 1870 se desmorona el muro sur y ahí comenzó definitivamente su ruina y el expolio de sus materiales. En la actualidad ha sido objeto de una importante obra de consolidación y recuperación que ha culminado en septiembre de 2018.

Bibliografía

www.arnedo.com

 

 

Castillo de Arnedillo

Nombre: Castillo de Arnedillo, Castillo Lombera o Cámara de los Obispos de Calahorra

Localidad: Arnedillo

Comunidad: La Rioja

Tipología: Castillo

Estado: Ruina

Visita: Exterior

Localización:

Situado en la margen derecha del río Cidacos a la entrada del pueblo de Arnedillo, junto al puente a través del que discurría el antiguo camino que llevaba desde Yanguas hacia Arnedo y Calahorra. Serviría para proteger el camino de acceso a los antiguos Monasterios Altomedievales de San Tirso y Peñalba, siendo la misma ruta que conduce al Castillo Alto.

Hacia la Edad Media existía un complejo sistema de fortificaciones, constando principalmente de tres castillos uno en la margen izquierda y dos en la derecha del río Cidacos y algunos lienzos de muralla. Actualmente sólo ha quedado el Castillo Bajo, a la orilla derecha del rio, y las ruinas de la torre principal del Castillo Alto.

Según las técnicas en su construcción y los materiales que fueron empleados parece que se trata de una construcción realizada hacia el siglo X, y que se ampliaría en el XIII, con el recinto del cementerio. Su origen parece ser musulmán.

Se levanta sobre el acentuado declive de la roca, de los que solo quedan restos de una torre de planta cuadrada, construídos en mampostería y sillarejo, de planta irregular. Tiene tres pisos, de los que solo quedan dos filas de mechinales.

Utiliza encofrado de tierra y piedra con entramado de madera, una forma de construcción habitual en la fortalezas musulmanas y en las cristianas más primitivas. Cuenta con saeteras en dos de sus muros, sobre la puerta de ingreso en el muro oeste, defendída por medio de un cadalso lígneo al que se accedía por la gran ventana del piso superior.

Queda parte del del arranque de un muro que parte del lado occidental en dirección el sur y de un lienzo de muralla que lo une al escarpe rocoso. También se observan en la base de las paredes del cementerio situado bajo ella hay vestigios de muros antiguos por lo que es de suponer que el cementerio ocupa el lugar de la antigua fortaleza, eso explicaría la orientación de la puerta de acceso de la torre.

Las primeras noticias históricas sobre el castillo de Arnedillo son de 1170, cuando Alfonso VIII daba a la catedral de Calahorra y a su obispo, Rodrigo, la villa de Arnedillo con el castillo que dominaba la Lomiella, que pasaría a manos del obispo Juan Pérez en 1224. En 1252 los vecinos de la villa se levantaron contra su señor atacando su palacio y castillo y negándose a reconocer su señorío, y aunque el conflicto se resolvió tuvieron que rendir juramento de vasallaje. En el siglo XIII se conoce a Gil Domínguez como alcalde de la fortaleza por manos del obispo y en el siglo XV a Fortún Ochoa. A mediados del siglo XIX se llamaba Castillo Lombera y el cementerio del pueblo ocupaba ya el antiguo recinto de la fortaleza, porque las necesidades defensivas habían desaparecido.

 

Castillo de Castañares de las Cuevas

Nombre: Castillo de Castañares de las Cuevas,  Las Torres Fuertes, Cueva de los Moros

Localidad: Castañares de las Cuevas

Comunidad: La Rioja

Tipología: Castillo

Estado: Ruina

Visita: Finca particular

Localización: N42° 18.725′ W2° 33.398′

El Castillo de Castañares de las Cuevas, o Torres Fuertes, se encuentra en las paredes de un barranco que penetra en la Sierra de Moncalvillo, en las proximidades de la localidad de Castañares de las Cuevas.

Se puede llegar a él por un sendero que salle detrás de la iglesia y asciende hacia una casa. Tras pedir permiso en la casa, pues se ha de pasar por su finca y prados con caballerías, se asciende a mano izquierda por cualquiera de los senderos que parten de ese prado. Tomando la dirección de una gran cueva en la pared de la montaña se va ascendiendo por la ladera hasta encontrarse con los restos del castillo, que no son visibles hasta estar bastante próximos a él.

Del siglo XII-XIV.

El castillo se sitúa sobre la población, bajo los escarpes rocosos que flanquean el río Iregua. Conforma un complejo defensivo muy completo. En su construcción se aprovecharon las numerosas y amplias cuevas naturales de la pared de roca del barranco, adosandose las torres fuertes a las paredes del mismo y abriéndose pasadizos artificiales. Hoy día, la mayoría de esas grutas y pasadizos han desaparecido o se encuentran arruinadas por los continuos desprendimientos de roca, el último importante ocurrido en 1931.

Su planta es muy irregular, debido a la adaptación al terreno, y se divide en dos recintos muy diferenciados. El primer recinto es el más amplio, cuenta con una torre en el extremo este y un muro que cierra una extensa covacha en la que hay una fuente. El segundo recinto tiene aspecto de torre y está unido al anterior por un corredor de 13 metros. Unida a éste último hay una habitación más pequeña a distinto nivel.

Se desconoce como debió ser su distribución interior, aunque los restos de mechinales y ventanas indican que los dos recintos y el torreón estaban divididos en tres plantas.

Se han conservado vestigios de dos puertas de acceso, una hacia las viviendas rupestres del exterior y otra hacia el interior y la iluminación le llegaba a través de estrechas aspilleras abocinadas.

La torre suroeste es la que se encuentra en mejor estado. La planta baja presenta una puerta de acceso con dovelas. La puerta de la planta noble es mucho más grande por el aprovechamiento de la covacha; cuenta además con un amplio ventanal geminado con arquillos de medio punto, dos bancos de piedra adosados y dos saeteras. La última planta conserva una abertura en el extremo sureste.

Los muros son de mampostería con ripios y sillería en los esquinazos, jambas y dovelas de puertas y ventanas.

Bibliografía

www.castillosnet.org

 

 

 

Castillo de Leiva

Nombre: Castillo de Leiva

Localidad: Leiva

Comunidad: La Rioja

Tipología: Castillo

Estado: Ruina consolidada

Visita: Exterior

Localización: N42 30.155 W3 02.897

El Castillo de Leiva se encuentra al suroeste de la población, junto a la carretera que transita por el pueblo. Su configuración general es de edificio rectangular de aproximadamente 27 metros de largo por 22 metros de ancho, exento y rodeado por un foso perimetral hoy en día cegado. Presenta cuatro torres en las esquinas, tres de las cuales son octogonales y la situada en el ángulo sureste decagonal considerada como torre del homenaje y de mayor altura que las otras. Todas ellas están coronadas por matacanes lobulados y cornisa corrida de piedra lisa, sobre la que se apoya una cubierta de teja sobre canes de madera.

La superficie útil de la parcela que rodea al castillo es de 4.508m2y la superficie útil de su interior es de 1.110m2 .

Anterior al actual castillo que conocemos hubo otro anterior, una fortaleza, que se encuentra emplazada en un término llamado “Campo de la Torre” que se hundió hacia 1478 (y cuya construcción, que se desconoce, podía datar de 1335) cuando Alfonso XI concedió la localidad a Juan Martínez de Leiva. Junto a la torre fuerte se encontraba una casa de aposento. Se desconocen la planta de la citada torre y las características esenciales del edificio. Los materiales de esta torre derruida se emplearían después para la construcción del castillo. La construcción del castillo se inicia, por lo tanto, en 1478 a iniciativa de Ladrón de Leiva, dura veinte años y es acabada por su hijo Juan de Leiva. De la construcción original queda todo el trazado general de los lienzos y torreones, el foso (en la actualidad colmado) y la barrera que lo protege.

Aunque han desaparecido algunos de sus elementos originales debido a las modificaciones que ha sufrido aun queda constancia de su estructura original. La altura del edificio era superior a la actual y cubría los chaflanes de los torreones; los muros y torres se coronaban con matacanes lobulados y almenas con vanos de palo y orbe. La puerta se ubicaba en la actual entrada en el muro sureste a través de un arco adintelado o rebajado hoy día inexistente.

El interior del castillo cuenta con un patio interior y en la actualidad conserva pocos elementos originales. Cuando fue construido constaba de planta baja, primera y bajo cubierta, siendo la planta baja más elevada que la actual. Algunas dependencias disponían de una techumbre cuidadosamente decorada; quedan vigas y tablas de un artesonado decorado con motivos geométricos y vegetales, así como numerosas vigas adornadas con líneas.

Principales modificaciones del castillo

Datan de los años 1758, 1764 y 1766 y obedecen a las necesidades de habitabilidad del mismo por parte de sus moradores, lo que dan al castillo un carácter más residencial que defensivo.

La modificación de 1758 afecta fundamentalmente a las alas sur y oeste, así como a la totalidad de la cubierta. Esta se realiza con aleros de canes tallados y rebaja su nivel desmontando los recrecidos de los muros y elimina almenas y matacanes en los mismos. También se ciegan parcialmente los chaflanes interiores de los torreones y sus salidas al adarve, así como el acceso a la torre del homenaje.

La remodelación de las alas sur y este conllevan la creación de un pórtico de cuatro vanos sobre pilastras cuadradas en la planta baja de ambos lados. También la construcción de la escalera actual. En la planta baja se independizan las alas sur y oeste, siendo su uso de establo y pajar respectivamente.

La planta primera se acondiciona como planta residencial, el ala sur como zona noble y la oeste de servicio; se redistribuyen los espacios y se practican nuevos huecos en los paramentos exteriores y el patio. En esta fecha el foso deja de tener utilidad y comienza a cubrirse de escombro.

La remodelación de 1764 afecta fundamentalmente al ala norte, estableciéndose en la planta baja el granero y en la primera un uso residencial tal como aparece ahora. Se abren ventanas al patio y al exterior en ambas plantas.

La remodelación de 1766 consiste fundamentalmente en poner suelos al granero y al patio, enlosado de piedra arenisca y empedrado respectivamente, y la reparación de las fábricas de piedra de la torre del homenaje, torreones noreste y sureste y buena parte del lienzo norte.

El castillo se va degradando a lo largo de los siglos XIX y XX y no presenta modificaciones substanciales hasta el siglo XX. Hasta pasada la mitad del siglo XX el castillo fue propiedad de la fábrica de harinas La Esperanza y en él vivieron algunas familias para lo cual acomodaron el edificio a sus necesidades compartimentando los huecos existentes, abriendo vanos nuevos y haciendo una escalera en el paño norte.

En 1965 la Cooperativa de Explotación y Trabajo Comunitario de la Tierra y Caja Rural “San Andrés” compra el castillo y hace nuevas modificaciones con el fin de adaptar el castillo a los nuevos usos de almacén y oficinas, la más llamativa de ellas el vano que abre en el paño sureste para acceder al patio y que consiste en un portalón metálico.

En 1984 se acometen nuevas obras, en esta ocasión destinadas a la conservación del edificio en las que se reconstruye parcialmente el torreón noroeste, se maciza interiormente la planta baja y primera para mejorar la estabilidad del elemento. La planta bajo cubierta se mantiene abierta por la gola, si bien se modifican las salidas originales del adarve.

En octubre de 1998 el castillo pasa a ser del ayuntamiento de la localidad y en mayo de 1999 lo adquiere la Comunidad Autónoma de La Rioja.

En el año 2000 se realizan obras de reconstrucción de elementos parcialmente hundidos como son la parte sur del lienzo oeste y se reconstruye la totalidad del torreón suroeste desde los cimientos hasta el remate con matacanes lobulados y cornisa de piedra, sobre la que se asienta el tejado.

Fuente

www.aytoleiva.org