Fortines de Las Rozas. Arroyo de la Retorna

LR 13 Nido de ametralladora

Nombre: Fortines de Las Rozas. Arroyo de la Retorna

Localidad: Las Rozas

Comunidad: Madrid

Tipología: Nidos de ametralladora

Estado:Yacimiento arqueológico

Visita: Libre

A principios de enero de 1937, Las Rozas fue escenario de duros combates. Terminada la batalla de la carretera de La Coruña, el pueblo quedó en poder de las tropas de Franco, convirtiéndose en primerísima línea de un frente que poco a poco se iría llenando de trincheras, casas fortificadas, nidos de ametralladoras, refugios y todos los elementos característicos de una guerra de posiciones.

Aunque aun se conservan interesantes vestigios, la mayor parte de las fortificaciones franquistas han desaparecido bajo la imparable expansión urbanística que vive el noroeste de Madrid desde hace ya varias décadas. Sin embargo, los restos de posiciones republicanas que aun pueden ser visitados en el término municipal de Las Rozas son numerosos y muy interesantes. Uno de los conjuntos más importantes lo constituyen los restos de lo que fue la Línea de Detención republicana en el sector.

LR 13 Nido de ametralladora LR 15 Nido de ametralladora

Las fortificaciones que aquí existen, son similares a las existentes en la Dehesa de Navalcarbón: nidos para arma automática construidos en mampostería, con cubierta abovedada (en su mayoría destruidas), planta cuadrada y frontal semicircular en el que se abren entre una y tres troneras. El tamaño de estas construcciones varía en función de que fueran empleadas para ametralladora o fusil ametrallador.

También aquí encontramos ejemplos de los nidos de ametralladoras de forma circular y construidos en hormigón, cuya planta, al contar con un tacón trasero por el que se accede al interior de la fortificación, recuerda al ojo de una cerradura. Estas construcciones, son auténticas joyas de arquitectura militar. Como sucede con todos los restos de la guerra civil existentes en Las Rozas, estos nidos se encuentran totalmente desamparados, y solo la solidez con que fueron levantados permite que aun se conserven.

LR 14 Nido de ametralladora

El Alto Mando Republicano dispuso que, en la medida de lo posible, y siempre que el terreno lo permitiera, debía de construirse una segunda línea de resistencia (Línea de Detención) a unos dos kilómetros de la Primera Línea de Fuego. Esta Segunda Línea, cuya ubicación debía ser cuidadosamente estudiada por cada jefe de sector, tenía que ser fuertemente fortificada con todos los elementos necesarios para su defensa, ya que, en caso de producirse una ruptura en la Primera Línea (algo bastante probable si el enemigo desarrollaba una ofensiva de envergadura), la Línea de Detención debía de suponer una barrera infranqueable para los atacantes.

No era necesario que esta línea permaneciera permanentemente ocupada por la tropa. Exceptuando ciertos puntos de la misma, en los que se situaban pequeñas unidades, el resto solía permanecer vacía, eso sí, con todos sus elementos (trincheras, refugios, puestos para armas automáticas, polvorines, observatorios, etc.) en perfecto estado de conservación, para hacer uso de ellos en caso de necesidad y poder ser ocupados en un tiempo máximo de quince minutos.

LR 16 Nido de ametralladora

Lo relativamente alejada que esta línea se encontraba de las posiciones enemigas, facilitaba los trabajos de fortificación, lo que permitía desarrollar un sistema defensivo más fuerte y completo. Como es lógico, uno de los elementos que se tenían muy en cuenta a la hora de establecer esta Segunda Línea, era el terreno. Siempre que era posible, se intentaban aprovechar los accidentes naturales (ríos, arroyos, barrancos…) que, en caso de ataque enemigo, suponían un obstáculo para la Infantería, pero sobretodo, imposibilitaban el avance de los carros y de otros vehículos blindados.

El Arroyo de La Retorna cumplía a la perfección esta función. Buena parte de sus casi cinco kilómetros de recorrido (que discurren desde su nacimiento, en los Altos de la Carrascosa, hasta su desembocadura, en el Río Guadarrama), corrían en paralelo a la carretera de El Escorial, convirtiéndose así, en una especie de foso natural que complementaba eficazmente las defensas republicanas de la zona. Con los barrancos y pronunciados desniveles existentes en Fuente del Cura, ocurría algo similar. Incluso, aunque a priori no lo parezca, la propia carretera de El Escorial podía convertirse en un serio problema para las tropas atacantes, ya que, lograr atravesar una explanada despejada, sin lugares en los que protegerse y perfectamente enfilada desde lejos por un plan de fuegos bien establecido, se volvía algo realmente complicado y temerario.

LR 11 Nido de ametralladora LR 12 Nido de ametralladora

Los republicanos sabrían sacar provecho de las características de este terreno, complementándolo con numerosos trabajos de fortificación que permitieron crear un sólido sistema defensivo. En realidad, esta Segunda Línea republicana quedaría sin terminar, como demuestran los últimos informes de fortificación del II Cuerpo de Ejército, en los que puede comprobarse que, apenas unos días antes del final de la guerra, las compañías de zapadores seguían trabajando intensamente en este sector. Con todo, fueron muchos los kilómetros de fortificación que se construyeron, cuyos restos, en parte, aun pueden apreciarse en diferentes puntos de Las Rozas.

LR 17 Nido de ametralladora

Si sumamos estos restos a los existentes en la Dehesa de Navalcarbón y a los que hay en algún otro punto de Las Rozas, nos encontramos con un impresionante conjunto arqueológico y un buen fragmento, relativamente completo y bien conservado, de lo que fue la Línea de Detención, o Segunda Línea, que el II Cuerpo del Ejército Republicano construyó en el sector. Completando estas construcciones, se conservan también numerosos atrincheramientos y otras huellas bélicas, quizás menos llamativas y sugerentes que los fortines, pero igual de interesantes e importantes para conocer y poder interpretar los sistemas defensivos de Las Rozas.

JAVIER M. CALVO MARTÍNEZ

 

Bibliografía

http://frentedebatalla-gerion.blogspot.com/2010/08/arroyo-de-la-retorna-y-fuente-del-cura.html

 

 

 

Fortines de Las Rozas. Dehesa de Navalcarbón

Nombre: Fortines de Las Rozas. Dehesa de Navalcarbón 

Localidad: Las Rozas

Comunidad: Madrid

Tipología: Nidos de ametralladora, refugios, trincheras, observatorios

Estado: Ruina consolidada

Visita: Libre

A principios de 1937, durante la fase final de la batalla de la carretera de La Coruña, el municipio de Las Rozas de Madrid se convirtió en un cruento campo de batalla que obligó a la evacuación de toda su población. Los vecinos pasarían el resto de la guerra como desplazados y refugiados en pueblos alejados de las zonas de combate, tales como Torrelodones y, sobre todo, Hoyo de Manzanares. El 4 de enero, tras intensa lucha, las tropas de Franco ocupaban la población y se establecían en plan defensivo, siendo capaces de resistir los duros contraataques republicanos que se desarrollaron hasta mediados de ese mismo mes. Como consecuencia de esta batalla quedó perfilada una línea de frente en la que el caserío de Las Rozas se convirtió en primerísima línea de fuego. La estabilización de ese frente dio paso a una guerra de trincheras que se alargaría hasta el final de la contienda, y en la que ambos ejércitos seguirían protagonizando pequeñas acciones de combate (golpes de mano, guerra de minas, operaciones locales…) y continuas labores de fortificación encaminadas a mejorar y consolidar sus respectivas posiciones. Los trabajos de fortificación alcanzarían su máxima expresión a partir de mediados de 1938, momento en el que las comandancias de ingenieros desarrollaron sistemas defensivos meticulosamente estudiados y planificados. A este periodo pertenecen la práctica totalidad de las fortificaciones que se conservan en Las Rozas.

Tras la guerra, comenzaron las labores de reconstrucción del pueblo, llevadas a cabo principalmente por el organismo denominado Regiones Devastadas. En los primeros años de posguerra, las numerosas fortificaciones y demás obras defensivas sufrieron una intensa actividad chatarrera encaminada a recuperar todos los elementos metálicos de sus estructuras, lo que supuso la destrucción parcial de muchas de estas construcciones. Durante décadas, estas fortificaciones quedaron a merced del paso del tiempo y del olvido.(1)

A unos tres kilómetros al noroeste del pueblo de Las Rozas, en el kilómetro 21 de la carretera de La Coruña, se encuentra la Dehesa de Navalcarbón. Aunque muy alterada y deformada, sigue constituyendo un pequeño recuerdo de las dehesas y montes poblados por robustas encinas, así como otras especies vegetales (quejidos, enebros, jaras, majuelos, retamas…) típicas de esta zona y que, en la actualidad, prácticamente han desaparecido por la utilización que se ha hecho del suelo, principalmente con fines urbanísticos.

La Guerra Civil, la Dehesa de Navalcarbón constituye un espacio privilegiado para los interesados en el estudio de la arquitectura militar. En su interior se han conservado numerosos restos de aquellos tiempos, convirtiendo el lugar en un magnífico conjunto histórico y arqueológico. Hasta la fecha se han podido catalogar un total de doce estructuras en muy diferentes estados de conservación. Además de estas construcciones, podemos encontrar numerosos trazados de atrincheramientos y otras huellas que señalan lo que fueron posiciones defensivas, alojamiento de tropas, almacenamientos, refugios, etc.

Todos estos elementos defensivos (la mayoría realizados por el Batallón de Zapadores del II Cuerpo y por la I ª Compañía del 55 Batallón de Obras y Fortificaciones) formaban parte de la denominada “Línea de Detención”, que el Ejército Popular de la República construyó en este Subsector del frente desde mediados/finales de 1938, y cuya defens, en aquel momento correspondía a la 111 ª Brigada Mixta, adscrita a la 8ª División.

LR 1 Nido de ametralladora

Esta “Línea de Detención” consistía en un complejo entramado defensivo que se extendía a retaguardia de la primera línea del frente o línea principal de resistencia. Su función era frenar una posible rotura del frente por parte del enemigo. Para ello, se desarrollaba un intenso plan de obras y fortificaciones en un lugar estratégico en el que pudiera trabajarse con más eficacia y seguridad, lejos del constante hostigamiento enemigo de las primeras líneas que, lógicamente, intentaba dificultar e impedir el fortalecimiento del adversario.

Según un documento de la 8 ª División Republicana, fechado el 21 de febrero de 1939 (cerca de un mes antes de que terminase la guerra), esta “Línea de Detención” se extendía por:

“Ocho Hermanas-Palacio de Zarzuela-Portillera de Las Rozas-Casa de Castrejón-Casa Próculo-Alto de la Carrascosa-Vértice Lazarejo”

Y estaba constituida por ocho Centros de Resistencia, siendo el Centro de Resistencia n º 7, en el que estaban integradas, además de las fortificaciones de la Dehesa de Navalcarbón, las que en la actualidad existen en Fuente del Cura y Nava los Santos (de las que hablaremos en otra ocasión).

LR 4 Nido de ametralladora

Según este informe:

Desde el Alto de la Carrascosa hasta el Arroyo de la Retorna, hay construidos bastantes nidos de ametralladoras, en hormigón y en mampostería, así como otros en mampostería para fusil ametrallador. También existen trincheras en condiciones de ser ocupadas y algunos refugios, aunque insuficientes. Desde el Arroyo de la Retorna, hasta el Río Guadarrama, también existen ligeras organizaciones que actualmente se completan”.

Efectivamente, la mayor parte de las construcciones que hoy en día encontramos en la Dehesa de Navalcarbón son fortines de mampostería, variando su tamaño en función de que su uso fuera para ametralladora o para fusil ametrallador. Éstas fortificaciones están construidas principalmente con piedra granítica (también encontramos algunos sillares de caliza), hormigón y ladrillo macizo. La planta suele ser cuadrada con un frontal semicircular (tienen forma de D) en el que se abren entre una y tres troneras de tamaño variable.

Todos los fortines de este estilo han perdido total o parcialmente su gran cubierta con forma de caparazón y construidas en hormigón reforzado con cascajo de piedra. La causa principal de este deterioro está en la actividad chatarrera que tras la guerra se desarrolló en la casi totalidad de los frentes. La estructura interior metálica de muchas de estas construcciones suponía una sugerente fuente de ingresos en los penosos años de la posguerra, siendo ésta, la principal causa de su destrucción. La erosión, el abandono y el paso del tiempo han hecho el resto. Esta misma tipología de fortificación de mampostería la podemos encontrar en otros muchos puntos de Las Rozas, y puede decirse que constituye el modelo de fortín más característico de la 8ª División republicana.

LR 3 Obsevatorio blindado

LR 2 Puesto de mando

También se conserva, muy deteriorada, una construcción en cuyos muros se combina la mampostería de granito con el hormigón armado, cuya tipología se diferencia claramente del resto. Se trata de un observatorio blindado, elemento muy importante en la organización del frente. Muy próxima al observatorio encontramos una pequeña y curiosa construcción de grandes sillares de caliza y planta cuadrada, correspondiente al puesto de mando de la posición.

LR 6 Nido de ametralladora

LR 8 Nido de ametralladora

Pero sin duda, los fortines más emblemáticos de la Dehesa de Navalcarbón son, precisamente, los que se encuentran en mejor estado de conservación. Se trata de dos nidos de ametralladora de estructura cilíndrica, con la planta en forma de “ojo de cerradura”, construidos en hormigón armado. Tienen tres grandes troneras frontales y una más pequeña en un lateral trasero, frente a la entrada. En su interior se conserva una estructura de hormigón para la colocación de un arma automática. De éstos, el que se encuentra junto a la residencia tiene en su cubierta una inscripción grabada en el cemento fresco difícil de descifrar, pero en la que puede verse perfectamente “1938”. De esta misma tipología existe una construcción similar y en buen estado de conservación en Monte Rozas, en el lugar conocido como “Nava los Santos” (actuales terrenos de la UNED). Hay otra más en “Fuente del Cura”, pero este fortín, al contrario que sus compañeros, se encuentra totalmente destruido. Otro de estos fortines de hormigón aramado desapareció al construirse el centro comercial Rozas Village.

LR 7 Trincheras

Junto a estas construcciones, que suelen resultar los restos más atractivos, podemos encontrar interesantes trazados de trincheras y otras huellas de donde debieron de ubicarse diversos parapetos y puestos excavados y reforzados con sacos terreros y otros elementos que no han soportado el paso del tiempo. Todas las fortificaciones estaban unidas por túneles, trincheras cubiertas y otros elementos que hoy sólo se conservan parcialmente.

Cortada la carretera de La Coruña tras los combates de enero de 1937, los republicaos tuvieron que buscar alternativas para mantener las comunicaciones entre la sierra y la capital y para abastecer los diferentes puntos del frente en este sector. Por ello, esta “Línea de Detención” tenía una gran importancia puesto que, además de constituir una segunda línea defensiva, aseguraba las vías de comunicación utilizadas por el II Cuerpo de Ejército. Dentro de este sistema de comunicación, los restos del viejo Canal del Guadarrama, convenientemente acondicionados como pistas militares, fueron muy útiles para el traslado de hombres y materiales a zonas muy próximas al frente.

LR 9 Nido de ametralladora

No todas las posiciones de esta “Línea de Detención” (algunas bastantes kilómetros alejadas del frente) estaban permanentemente ocupadas por la tropa. Muchos puntos permanecían desguarnecidos, pero procurando mantenerlos en buenas condiciones de conservación por si las circunstancias hacían necesario su utilización.

Respecto a las fortificaciones de la actual Dehesa de Navalcarbón (muy próximas a lo que fue el frente), y según el mismo documento que mencionábamos antes, dos de los Batallones de la 111 ª Brigada Mixta que acostumbraban a permanecer en reserva, tenían destacados en el “Alto de la Carrascosa” dos Compañías cada uno, al objeto de ayudar al personal de Ingenieros en los trabajos de fortificación. El resto de la tropa de reserva permanecía en sus acantonamientos pero preparados para poder ocupar la “Línea de Detención” entre la carretera de La Coruña y el Vértice Lazarejo en un máximo de 15 minutos.

LR 10 Nido de ametralladora

Los restos de la Dehesa de Navalcarbón, unidos a los existentes en Las Ceudas, Fuente del Cura y Nava los Santos, constituyen un impresionante conjunto de fortificaciones de la Guerra Civil. En un espacio relativamente pequeño y de agradable paseo, se conservan muchos elementos de lo que fue la “Línea de Detención” republicana en este sector del frente. Es una pena el poco interés que las diferentes administraciones e instituciones han mostrado hasta la fecha por este patrimonio histórico que, junto a otros muchos restos, convierte a Las Rozas en uno de los municipios madrileños más interesantes para el estudio de la arquitectura militar de la Guerra Civil.

Esperamos que este desinterés e indiferencia generalizada cambie lo antes posible y los importantes y numerosos restos que aun se conservan (posiblemente el patrimonio histórico más importante de los pueblos del noroeste madrileño) reciban la atención y consideración que se merecen.(2)

JAVIER M. CALVO MARTÍNEZ

 

Blbliografía

1 http://frentedebatalla-gerion.blogspot.com

2 http://frentedebatalla-gerion.blogspot.com

 

Fortines del frente de Somosierra. Posiciones Nacionales

Nombre: Fortines del frente de Somosierra. Posiciones Nacionales

Localidad: La Serna, Gandullas, Piñuécar, Paredes de Buitrago

Comunidad: Madrid

Tipología: Fortin, trincheras, parapetos, puestos de tirador…

Estado: Yacimiento arqueológico

Visita: Libre

El 29 de julio de 1936, el avance de Coronel García Escámez por Somosierra, junto a el llamado batallón San Marcial, parecía definitivo e imparable, rebasando pueblos como Robregordo y llegando el día 30 a Braojos de la Sierra, La Serna y Piñuécar, que son ocupados, así como Cabeza de Piñuécar. La idea era la de ocupar y rebasar el día 31 de este mes el pueblo de Buitrago. Por la derecha (Oeste) avanzarían las fuerzas del Tte Cl Rada y por la izquierda (Este) las del Tte Cl Cebollino, mientras Escámez seguiría las operaciones desde el búnker-observatorio del Cerro Piñuécar una vez ocupado. Siendo atacados constantemente por la artillería y aviación republicana.

Construcción de fortines Nacionales

La construcción de estas estructuras defensivas, con su cubierta en voladizo sobre la tronera continua, probablemente de modelo alemán, requería una tecnología depurada y destreza técnica ademas de materiales constructivos de calidad, como el hierro y el hormigón tan escasos en esos años de guerra. La excavación superficial de unos 50 cm de profundidad era suficiente para cimentar y preparar el suelo del nido. se colocaban entonces las maderas para los encofrados, construyendo la gran pieza de hormigón armado con numerosas piezas de acero. A esta estructura se le adosaba un muro tradicional de cal y canto semienterrado, que servía de peto a la tronera. El acceso se acondicionaba con muros de piedra normalmente en forma de codo o curvada.

 

Posiciones Nacionales

 

Los Puentes

FS 31 Parapeto fortificado

Parapeto fortificado construido en mampostería y fortificado con troneras. Desde su posición dominaba el arroyo de la Venta y el último tramo de la carretera de Paredes de Buitrago a Prádena del rincón.(4)

 

Peñas Altas

FS 32 Nido destruído

Nido de ametralladoras del núcleo de resistencia del ejercito franquista, derruido o volado, situado muy cercano a la la carretera entre Paredes de Buitrago y Prádena del Rincón. Fue construido en hormigon, y se encuentra sin excavar.(4)

FS 33 Nido destruído

Nido de ametralladoras del núcleo de resistencia, derruido o volado, situado muy cercano a la la carretera entre Paredes de Buitrago y Prádena del Rincón. Fue construido en hormigon, y se encuentra sin excavar.(4)

 

Peñas Bajas

En este elemento defensivo del ejército franquista, se dispusieron varios nidos de ametralladoras, dos de ellos en primera fila para controlar la carretera entre Paredes de Buitrago y Prádena del Rincón como las defensas republicanas. Su construcción requería además de tecnología y destreza técnica, materiales de calidad, así como el hormigón y el hierro, muy escasos en años de guerra.

FS 35 Nido ametralladora – Parapeto

Nido de ametralladoras del núcleo de resistencia, construido en hormigón, con protección del pasillo trasero, y protegido con un muro parapeto de mampostería con troneras que lo flanquea.(3)

FS 36 Nido ametralladora

Nido de ametralladora de forma circular irregular, diámetro exterior 3.50 m, diámetro interior de cerca de 2 metros. En la posición Peñas Bajas se dispusieron varios nidos de ametralladora, dos de ellos en primera línea para controlar tanto la carretera entre Paredes de Buitrago y Prádena del Rincón, como las defensas desplegadas en el piedemonte cercano.

FS 37 Nido ametralladora

Nido de ametralladoras situado junto a la carretera. Construido en hormigón, y con protección del pasillo trasero. Posiblemente durante la contienda un impacto de un obus lo dañara parcialmente.

FS 39 Nido ametralladora

Nido de ametralladoras situado en plena línea de fuego controlaba las posiciones republicanas de Loma Quemada que defendían el embalse de Puentes Viejas. De factura y tipología similar a los de este grupo, su construcción se adaptaba al terreno tallando la roca para integrar el trazado del habitáculo un el pasillo de acceso. la cubierta fue expoliada posteriormente para reaprovechar el armado metálico que fortalecía el hormigón.

El Pinar 1

Puesto de mando del ejército de Franco ocupado hasta el final de la contienda por una Centuria de ametralladoras de la Undécima Bandera de Castilla de Falange, fechado el 17 de septiembre de 1938, según aparece en la inscripción grabada en la fachada. Es de planta rectangular con pasillo de acceso y dos estancias. Su posición a contraladera les protegía del fuego de las líneas republicanas. La cubierta esta formada por una gran losa de hormigón armado, mientras que los muros son de piedra trabada de argamasa de cal. Posteriormente el refugio tuvo otros usos, probablemente refugio de cazadores. Se modificó entonces la cota del suelo , hoy recuperada, has cubrir el peldaño del cuerpo de acceso, y se construyó la chimenea.

FS 40 Puesto mando

POSICIÓN EL PINAR 2

Situados junto a los nidos de ametralladora se disponen tres refugios subterráneos para la tropa, de alrededor de unos veinte metros cuadrados, con paredes construidas con cantos de río y suelos rematados con una capa de mortero de cal. Estaban comunicados por líneas de trincheras que protegían los desplazamientos en esta zona de primera línea del frente.

FS 42 Refugio de tropa

FS 41 Refugio de tropa FS 44 Refugio de tropa

Este elemento defensivo de las tropas de Franco, agrupaba tres nidos de ametralladoras, uno de ellos destruido, de forma semicilíndrica y con una tronera con visión de 180o. Al lado hay tres refugios subterráneos de unos 20 m2, comunicados entre sí por líneas de trincheras para proteger los desplazamientos de la primera línea del frente.

FS 43 Nido ametralladora 

FS 46 Nido ametralladora

 

FS 47 Nido ametralladora

 

Carretera N-I

FS 18 Nido ametralladora

Los nidos situados en ambos sentidos de la antigua carretera N-I, cerraban un fondo de saco en torno a la citada carretera, dominando tanto la carretera como el camino que va hacia el norte de La Serna, entre Braojos y la N-I.

FS 19 Nido ametralladora

El nido situado junto a la gasolinera, queda alejado de los próximos mas de lo habitual, de manera que quizas hubo otro mas cercano, destruido despues de la guerra o destruido por las obras de la actual autovía.

 

Cerro Piñuecar

FS 15 Nido Obsevatorio Garcia Escamez

El Cerro Piñuecar con sus 1.222 metros de altitud, situado a pocos metros del pueblo de Piñuecar, en su cima nos encontramos un fortín de amplias dimensiones compuesto de dos habitáculos: la zona de observación y la zona de planos y vida. Era un Observatorio, Centro de Tranmisiones, y posiblemente puesto de mando del Coronel García-Escámez, junto a las trincheras subterráneas, se controlaba la carretera de Burgos, y las posiciones republicanas. El fortín observatorio fue construido en hormigón armado, con fuertes muros que sostienen un macizo techo con protección de una solida masa de piedras que lo amparaba tanto de los impactos directos de la aviación republicana, que durante mucho tiempo gozo de superioridad en el aire.

Como «Puesto de Mando Avanzado», llamado así cuando es ocupado por el Jefe de la Unidad responsable del Sector, la visión que ofrece del conjunto sobre la zona de batalla, lo convierte en un lugar ideal para dirigirla. En consecuencia, también debía contar en sus proximidades con un centro de transmisiones. Como Observatorio lejano era ideal para la corrección del tiro de artillería y morteros infantería. A este respecto es necesario señalar su mas que posible enlace con unidades artilleras de la zona, a través de centrales y cable telefónico y teléfonos de campaña.

De lo que no cabe duda es que era un punto de obtención de información tanto de día, por medios visuales y ópticos, como por la noche con la utilización de elementos localizadores de sonidos, la luz de las bengalas disparadas por la artillería o globos de ingenieros…

FS 17 Tricheras FS 16 Observatorio

En la falda noreste del Cerro Piñuecar y junto al camino de acceso a las posiciones nacionales encontramos trincheras y los restos de un observatorio en la parte alta del cementerio de la localidad de Piñuecar.

FS 7 Nido de ametralladora La Llorona

La posición defensiva nacional Media Legua-Retamosa, situada en el Alto de La Retamosa, a solamente un kilómetro de la Peña del Alemán y un poco más alto que ésta, los nacionales podían observar cualquier movimiento de los republicanos y disparar casi a placer. Hoy todavía existen casi intactos los fortines y las trincheras desde las cuales apuntaban a sus enemigos, que estaban tan cerca que incluso se podían escuchar perfectamente los insultos que de vez en cuando se lanzaban ambos bandos.

El fortín se encuentra en la parte alta de Cabeza Retamosa, tiene forma rectangular y de el salen ramificaciones en forma de trincheras hacia los laterales de las laderas, hacia la derecha están bastante destruidas, pero se aprecian los restos, y hacia la izquierda el ramal de trincheras llega hasta un bunker circular en bastante buen estado, se trata del llamado observatorio Casado, ocupado por el bando nacional, que junto con otro fortín mas abajo el llamado fortín la Llorona, cuyas trincheras eran conocidas como el Parapeto de la Muerte. Este fortín de forma poliédrica con amplias troneras para permitir un vasto campo de visión y de campo, siendo este la última construcción bélica dirección Sur-Suroeste la que ocupaban los del bando nacional, justamente en este fortín las trincheras que se ramificaban.

Las ametralladoras situadas en estos fortines actuaban bajo el solapamiento de fuegos, protegiendo así sus zonas muertas y aumentando la potencia de fuego.

FS 12 Observatorio Casado

El Observatorio Casado, de forma circular y techo plano,lo que nos permite pensar que la protección del techo se realizó a base de rodillos y sacos terreros para evitar los efectos de un impacto directo de artillería o de la aviación republicana, que al comienzo de las hostilidades tenía el dominio del aire.

Sus misiones principales eran la de observación y tiro sobre la Peña del Alemán (cerro Velayos) observación de la carretera de Burgos y la zona de Gascones, y como tercera misión, la observación sobre Peñalta, lugar donde se había situado la artillería republicana llamada Batería del Catalán.

Próxima a este, encontramos una serie de trincheras muy profundas que indican que lo que en principio eran trincheras de combate se convirtieron posteriormente en ramales de comunicación.

FS 13 Fortin – refugio subterraneo Cabeza de Retamosa

Poco mas arriba encontramos el fortín de Cabeza de Retamosa, cuya misión era de de observación y tiro de la carretera de Burgos. Junto a este fortín se encuentra la entrada a un refugio subterráneo que se comunicaba con las trincheras del Observatorio Casado, entre otras.

 

Posición Rocosa Baja A

FS 56 Nido ametralladora

FS 58 Refugio subterraneo FS 67 Refugio subterraneo

Alrededor de la línea divisoria que separa a los municipios de Braojos y Gascones, se encuentra unas de las principales concentraciones de fortificaciones de la zona. Un nido de ametralladora circular construido en hormigón armado, dotado de tres troneras, varios refugios subterráneos y trincheras en diferente estado de conservación.

 

Posición Rocosa Baja B

FS 66 Fortin artillero (Cañón Don Pepito)

FS 60 Nido ametralladora

FS 65 Refugio subterraneo FS 63 Refugio subterraneo

Al Oeste de la anterior posición Rocosa Baja A, en la cumbre de Los Cerrillos, se encuentran un nido circular de ametralladora, construído en hormigón, un fortín artillero, donde estaba situado un cañón llamado «Don Pepito», varios refugios subterráneos y trincheras.

 

Posición Túnel

FS 62 Nido ametralladora

La Posición Túnel está situada a unos doscientos metros del nido de la Posición Rocosa B. A unos 260 metros al Noroeste se encuentra la salida Sur de su Túnel de Los Cerrillos, de la línea de ferrocarril Madrid-Burgos.

 

Posición nueva o intermedia

FS 110 Nido ametralladora

Situada al Oeste de las posiciónes anteriores se encuentran dos nidos circulares de ametralladora, construído en hormigón, uno cubierto de vegetación y el otro muy dañado, varios refugios subterráneos y restos de trincheras.

 

Posición Rocosa Alta

En esta posición situada en la ladera del Cerro de la Cabeza se encuentran el Puesto de Mando, varios refugios blindados, un nido de ametralladora, puestos de tirador, parapetos, y trincheras.

FS 100 Puesto de Mando

FS 99 Refugio subterraneo

FS 102 Refugio subterraneo

FS 109 Nido ametralladora

FS 95 Trinchera – Refugio

 FS 93 nido ametralladora

 

Posición Conjunto Norte

FS 73 Nido ametralladora

FS 74 Refugio subterraneo

FS 76 Parapeto FS 78 Parapeto

 

 

Introducción

Posiciones Republicanas

Fuente
2 Yacimiento arqueológico de la Guerra Civil Española 3 Paneles informativos 4 Pedro Mª Vargas

 

Fortines del frente de Somosierra. Posiciones Republicanas

Nombre: Fortines del frente de Somosierra. Posiciones Republicanas

Localidad: La Serna, Gandullas, Piñuécar, Paredes de Buitrago

Comunidad: Madrid

Tipología: Fortin

Estado: Yacimiento arqueológico

Visita: Libre

 

Construcción de fortines Republicanos

La construcción de este tipo de elementos constaba de varias fases: inicialmente se excavaba una gran fosa en el terreno aprovechando la ladera protegida con sacos terreros, que conformaba un primer refugio armado. Posteriormente se elevaban los gruesos muros de ladrillo y hormigón ciclópeo, cubriéndose con un sistema de vigas metálicas y ladrillos sobre el que se colocaba, finalmente, una gruesa capa de hormigón en masa armado con todo tipo de restos de piezas de metal disponibles: rejas, barandillas, cabeceros de cama, etc. que pueden verse embebidos en los restos de la cubierta.(1)

Las tropas Nacionales tras ocupar el cerro de Cabeza de Retamosa, fuertemente hostigados, y detenidos por una barrera de armas automáticas de unos 1.000 milicianos defendiendo a toda costa la cota denominada como la Peña del Alemán, donde lucharon conocidos dirigentes republicanos como El Campesino, Modesto, Cipriano Mera o Rosario la Dinamitera a quien Miguel Hernández inmortalizó con unos versos que la dedicó. Esta defensa alcanzó caracteres épicos llegando a alcanzar altos grados de heroísmo.

FS 5 Nido ametralladora Peña del Alemán

Los efectivos republicanos empujados hasta el cerro de Cabeza Velayos, también conocido como la Peña del Alemán en memoria de Max Salomón, herido gravemente en esta posición durante los combates para la defensa de Buitrago durante los primeros días de la Guerra Civil, esta situada a unos 800 metros de la carretera de Burgos y en la línea imaginaria que una Gandullas con Gascones.

Entre 1936 y 1939, esta loma fue la punta de lanza de la República al norte de Madrid,  el lugar más peligroso y más expuesto del frente de Somosierra, siendo el último obstáculo entre el fascismo y la capital.

En la Peña del Alemán encontramos los restos de un pasado no muy lejano, el cual era todo menos un lugar silencioso y apacible, como a día de hoy podemos disfrutar. En la cima encontramos una pequeña casamata desde donde los republicanos podían tener controladas las posiciones nacionales, aquí se hicieron fuertes hasta finales del 36 por el 5º batallón de la columna Galán, y desde esta fecha hasta el final de la contienda fue ocupada por la 27 Brigada Mixta.

Polvorín y FS 1 Puesto de Mando

A diferencia de los imponentes fortines de hormigón y de las trincheras soterradas de los nacionales, los republicanos se fortificaron de forma mucho más humilde. Todavía hoy se puede distinguir un antiguo puesto de mando con el techo derruido y escondido en la falda de una roca. Hacia allí conducen los restos de unas trincheras en zigzag. Eran los caminos que los milicianos debían tomar a cubierto y siempre agachados si no querían morir de un disparo desde las lomas cercanas en manos de sus enemigos.

Restos de pozos de tirador y algún pequeño refugio derruido, fueron los objetivos de miles de cañones de fusil y de ametralladora de los que se tenían que ocultar. El la cima del cerro un humilde fortín, desde donde los republicanos podían observar a sus enemigos y mantenerlos a raya.

Por la acción de la aviación alemana (principalmente por el bombardeo de los Stukas), y cerca de allí se fortificaron los nacionales en una zona que llamaron “La Muralla de Acero”, con trincheras muy bien protegidas e imponentes fortines y nidos de ametralladora que apuntaban al cerro republicano, desde la que bombardearon con todos los medios disponibles las posiciones enemigas y la población de Buitrago de Lozoya. Como curiosidad, por un fortín republicano había al menos cuatro de los nacionales hechos de hormigón apuntando desde todos los ángulos. toda a posición se encontraba defendida por minas anti persona.

Después de estos combates el frente se estabilizó hasta el mes de noviembre, cuando llegó la ayuda soviética. Los tanques y aviones enviados por la URSS sirvieron para obligar a retroceder al ejército nacional hasta la zona entre Paredes de Buitrago y Robregordo.

FS 4 Refugio Cabeza Velayos

En el sur del cerro bajo un pequeño saliente rocoso, encontramos una casamata protegidas por una gran placa de roca, el puesto de mando y las trincheras, que siguen ladera abajo, que continuándolas en la parte mas baja dirección Suroeste y en su ladera oeste vemos un gran puesto de mando o zona de descanso de la tropa no activa, a unos metros de aquí un túnel subterráneo sobre la misma roca, usado como polvorín.

Vista desde el Nido la LLorona
Vista desde la Peña del Alemán

En la Peña del Alemán se sucedieron las batallas más sangrientas e intensas en el verano y otoño de 1936, aunque el bando Nacional canceló la ofensiva después de unos cuantos intentos fracasados más de derrotar a los milicianos, estabilizándose el frente de Somosierra, y pasando a convertirse en un “frente dormido” que no volvería a moverse hasta la fiscalización de la guerra. Como consecuencia de esto, el general Mola decidió no seguir avanzando hacia Madrid por este camino debido a la resistencia encontrada y a las dificultades logísticas.

Los republicanos resistieron hasta el final, y aunque La Peña del Alemán jamás fue conquistada, cuando acabó la guerra, siendo Madrid fue tomada por las tropas de Franco, sus defensores simplemente la abandonaron cuando ya todo estaba perdido, se rindieron, y entregaron las armas. Entonces el bando nacional dejaron sus trincheras, subiendo a la Peña del Alemán, que durante casi tres años no pudieron pisar.

FS 8 Nido Peñas Zorreras FS 9 Nido derruido

La Brigada 13, bajo el mando del capitán Francisco Galán frenó el avance de las tropas nacionales, que se estabilizaron en la zona, construyeron la llamada “Muralla de Acero” en las “Peñas Zorreras”, construyendo un fortín, cerrando por el sur el despliegue nacional y situado en la denominada Peñas Zorreras, encontramos la impresionante mole de un fortín con tres amplias troneras, construido sobre rocas y próximo a la carretera que une Burgos con Predena del Rincón, pasando por Gandullas.

Aún podemos ver unas trincheras que formarían parte del entramado entresijo defensivo de la zona. Su situación permitía por una parte un amplio campo de observación, dominar por el fuego una extensa zona de terreno y proporcionar una excelente defensa al pueblo de Gandullas. El armamento utilizado era ametralladoras con trípode, como la Víctor Mark I.

 

Posición Loma Quemada

FS 20 Observatorio

Este observatorio del sector republicano dominaba visualmente el pueblo de Paredes de Buitrago y la carretera del embalse de Puentes Viejas, y servía también para dar cobijo a las tropas. Los restos documentados durante las excavaciones arqueológicas han permitido reconstruir un sistema constructivo; presenta una planta rectangular con el frente redondeado, muros de piedra sin debastar (sillerejo irregular) trabadas con argamasa y revocos de cal; la cubierta era de placas de fibrocemente (uralita) sustentadas por rollizos (vigas) de madera, mientras que el suelo era de tierra apisonada. Igualmente, la excavación ha proporcionado un gran numero de restos de proyectiles de fusil y elementos de aseo personal (cepillos de dientes).

 

FS 21 Nido ametralladora

Este nido de ametralladoras del sector republicano estaba perfectamente orientado para controlar movimientos en la carretera que, desde las posiciones del ejército franquista, accedía al embalse de Puentes Viejas.
La excavación arqueológica de este elemento nos ha permitido conocer el diseño de su estructura constructiva, con muros de piedra de gran espesor y acceso al interior en forma de codo, probablemente para amortiguar la onda expansiva de los proyectiles.
Se puede apreciar la magnitud de la obra de ingeniería y la dificultad de su realización estando bajo fuego enemigo.

 

FS 22 Observatorio

Observatorio similar a la Posición Loma Quemada 1, pertenecía al sector republicano. Presenta una planta rectangular. Construido en mampostería, se encuentra en muy mal estado y sin excavar.(4)

 

FS 23 Fortín

Importante búnker del ejército republicano dotado de seis troneras para armas automáticas y cuatro para fusilería, Tenía una gran potencia de fuego. Controlaba la carretera de acceso a la cercana presa de Puentes Viejas, formando parte del centro de resistencia de Loma Quemada.
De forma semicircular, se construyó en ladrillo y hormigón con una base en su interior para apoyar varias ametralladoras y un pasillo a nivel inferior para el municionamiento de las mismas. los escasos restos documentados de la cubierta, actualmente desmantelada, no nos permiten definir su estructura ni su material constructivo.

 

FS 24 Nido ametralladora

Ver sin ser visto, el enmascaramiento y la mimetación con el terreno son claves para entender la construcción de este nido de ametralladoras, cuya tipología se repetirá en el sector republicano: estructura semisubterranea de planta circular con entrada en codo, dos troneras en su interior construidas con muros de ladrillos y cubierta de losa de hormigón armado. La posición de este nido controlaba las eventuales incursiones de tropas enemigas por la vaguada situada a sus pies.

 

Posición Quintana

FS 27 Nido de ametralladora, de La Haza Grande

El frente republicano de esta zona estaba constituido por el pueblo de Paredes de Buitrago, los montes situados al este del mismo y los cerros que se levantan al noroeste. Esta es la primera de una serie de posiciones que bordeaba toda la ladera oeste de la montaña y que discurría hasta el collado de La Puebla de la Sierra. Esta posición está constituida por un nido de ametralladoras de forma algo ovalada, bien conservado. Sin ser de una gran calidad técnica, es un buen ejemplo de construcción amplia y bien acabada.

 

Posición Sobrino

FS 28 Nido de ametralladora, de la Solana

Es esta la segunda de una serie de posiciones republicanas que desde Paredes de Buitrago bordeaba toda la ladera oeste de la montaña y discurría hasta el collado de La Puebla de la Sierra. Está situado en una posición elevada sobre el arroyo Malillo, junto y numerosas trincheras, desde la que son muy visibles las posiciones nacionales. Esta posición está constituida por un nido de ametralladora conservándose en buen estado, de forma cilíndrica con el techo achaflanado. Un lado está deteriorado y esto permite apreciar su armazón metálico. Su cubierta tiene muchas inscripciones poco legibles. Junto al fortín hay numerosas trincheras.

 

Posición Díaz Montero

FS 29 Nido de ametralladora, de Los Rasos

Es esta la tercera de una serie de posiciones republicanas que desde Paredes de Buitrago bordeaba toda la ladera oeste de la montaña y discurría hasta el collado de La Puebla de la Sierra. El nido de ametralladora se levanta medio oculto por la vegetación en medio de la ladera, a unos tres kilómetros de Paredes de Buitrago. Esta posición está constituida por un fortín de forma ovalada, muy bien construido, con abundantes inscripciones de la época.(4)

 

Posición Tunel

FS 69 Nido ametralladora

 

Posición Dos Ríos

FS 68 Nido ametralladora

La loma que sube desde Villavieja al cerro del Espino, entre el arroyo Buitraguillo al este y el de los Robles al oeste, formaba parte de las líneas Republicanas. En la orilla derecha del arroyo de los Robles hubo también posiciones de apoyo a la línea anterior controlando la línea occidental del túnel ante un eventual avance de los sublevados por la plataforma de la vía.

 

Posición Cabeza de Villavieja

FS 71 Fortín

En la parte alta del cerro Cabeza de Villavieja se encuentran los restos de un fortín arrasado, trincheras y un refugio subterráneo.

 

Bibliografía

1 Domingo Pliego Vega. Caminando por los escenarios de la Guerra Civil

2 Yacimiento arqueológico de la Guerra Civil Española

3 Paneles informativos

 

 

Introducción

Posiciones Nacionales

 

 

Fortines de Fresnedillas de la Oliva. Posición Los Llanos

Nombre: Fortines de Fresnedillas de la Oliva. Posición Los Llanos

Localidad: Fortines de Fresnedillas de la Oliva

Comunidad: Madrid

Tipología: Nidos ametralladoras, pozos, parapetos, trincheras…

Estado: Ruina

Visita: Libre

La ocupación de Fresnedillas por las tropas de Franco se produjo prácticamente sin combates en noviembre de 1936 cuando la “Columna Rada” tomó la localidad. Poco antes de su llegada se organizó la evacuación del pueblo. Sus habitantes salieron por la carretera de Zarzalejo hacia El Escorial, quedando un grupo establecido en Mojadilla, cerca de Peralejo, otro en El Ventorro, en la carretera de El Escorial, y un tercero en la finca Milanillo. Posteriormente algunas familias decidieron volver al pueblo, que había quedado en zona nacional.En diciembre de 1936 las tropas nacionales intentaron infructuosamente cruzar el arroyo de La Moraleja, pero fueron repelidas por las unidades republicanas.

El pueblo no se vio directamente involucrado en la Batalla de Brunete, ya que las operaciones militares se desarrollaron más al oeste, donde tendría lugar el avance de la División 46 republicana. Sobre el pueblo sólo se efectuaron esporádicos ametrallamientos aéreos, con un reforzamiento de la artillería nacional situada en el pueblo mediante una batería de 105 mm.

Una vez concluida la lucha y debido a la cercanía de las posiciones republicanas situadas al norte (despliegue al sur de Zarzalejo) dio comienzo una intensa actividad fortificadora que convirtió este lugar en uno de los conjuntos más vistosos y originales de la Comunidad de Madrid. Las obras se caracterizan por su magnífico enmascaramiento; las que aún resisten el paso del tiempo fueron diseñados en plena armonía visual con el entorno natural. Sus perfiles redondeados, alzados entre la abundante vegetación, hacen que se confundan con los roquedos graníticos, muy comunes en el paisaje, consiguiendo un efecto de mimetización sorprendente.

FO 25 Nido ametralladora_2230 FO 25 Nido ametralladora_2237

Es común en la zona la utilización de aspilleras prefabricadas, muy útiles en las condiciones de hostilización a las que habitualmente se veían sometidos los constructores desde las posiciones enemigas, y que llevaban a realizar los trabajos de noche y de forma enmascarada. Esas aspilleras, que eran la parte más complicada de moldear, podían ser añadidas así sencillamente a la parte superior de los parapetos hormigonados, evitando el trabajoso proceso de crearlas a la par que los lienzos de cemento y mampuesto.

En Fresnedillas se iniciaba el despliegue de la II Brigada adscrita a la División 71 nacional. En su término se establecieron 5 posiciones principales sobre las entradas/salidas por carretera y las zonas dominantes, coincidiendo además con el despliegue republicano entre Zarzalejo y Peralejo. Son las posiciones “Entre carreteras”, “Cota 960”, “Enlace” y “Mogotes”, aunque la parte más oriental del pueblo –posiciones “Roblazos” y “Alamedilla”- aún perteneciera a un batallón de la I Brigada de la misma División 71.

FO 31 Nido ametralladora_2318 FO 31 Nido ametralladora_2290

Dado que desconocemos el nombre de la posición que mostramos las fotografías, la hemos denominado «Posición Los LLanos», hasta que consigamos averiguar su nombre.

Situada al oeste de la Posición Noroeste, encuentrandose orientada al Norte a media ladera, con una visión completa de las posiciones republicanas, situadas en las localidades de Robledo de Chavela, Zarzalejo y Peralejo. En ella encontramos dos nidos de ametralladora en ruina, parapetos, puestos de tirador, comunicadas por trincheras muy colmatadas. La posición se encuentra aislada del resto, controlando el flanco oeste de la localidad de Fresnedillas de la Oliva.

FO 33 Refugio_2315 FO 26 Refugio_2245

 

FO 24 Puesto tirador_2225 FO 24 Puesto tirador_2223

 

FO 22 Puesto tirador_2215 FO 22 Puesto tirador_2209

 

FO 23 Puesto tirador_2218 FO 28 Puesto tirador_2214

 

Bibliografía

R. Castellano y P. Schnell. Arquitectura Militar de la Guerra Civil en la Comunidad de Madrid, sector de la Batalla de Brunete. Ed Comunidad de Madrid, serie Arqueología, Paleontología y Etnografía, 2012