Muralla de Illescas

Nombre: Muralla de Illescas, Arco de Ugena, Puerta de Ugena
Localidad: Illescas
Provincia: Toledo
Comunidad: Castilla La Mancha
Tipología: Puerta de muralla
Estado: Restaurada
Visita: Libre
Localización: N40° 07.610′ W3° 51.059′
                             

Se cree que data del s. XI. Denominado Arco de Ugena, también conocido como “Puerta de Ugena”. Su construcción se atribuye a Alfonso VI, rey que recuperó la villa para la cristiandad en el año 1.085.

Este monarca comenzó la repoblación y colonización del lugar. Debido a la inestabilidad del momento y al crecimiento del número de habitantes, dispuso una fortificación de carácter defensivo que, además, permitía la fiscalización y control de las mercancías y personas procedentes del territorio señorial circundante. Con este objetivo, rodeó la zona de una muralla con cinco puertas de acceso, la “Puerta de Madrid”, la “Puerta de Toledo”, la “Puerta de Talavera”, la “Puerta del Sol” y la “Puerta de Ugena”, conservada esta última parcialmente y, cuyo aspecto actual, corresponde a la restauración llevada a cabo en el año 1995.

Este recinto amurallado del que conocemos, además, la construcción de un alcázar en el s. XIV junto a la “Puerta del Sol”, sufrió desperfectos durante los siglos posteriores, en las revueltas de Álvaro de Luna y en la Guerra de las Comunidades, motivando que en el siglo XVIII ya no quedasen apenas restos de la fortificación.

Es una edificación singular, de estilo gótico – mudéjar, en su primera fase de gestación, por la morfología y el entorno histórico en que se desarrolló la construcción. Es un cuerpo de edificación de planta cuadrada, abierto por dos arcos, apuntado en su cara norte y de medio punto en la cara sur que abre hacia la villa, habiéndose perdido la bóveda entre ambos; cierra por los otros dos costados en su orientación este y oeste. La fábrica es de ladrillo y mampostería.También llamada puerta de peregrinos, es una de las puertas del recinto amurallado que construiría el rey Alfonso VI en el año 1.085. De unos 2.300 metros de perímetro, cada veinte o veinticinco metros se levantaba una torre, bien almenada con una elevación de diez metros y espesor de tres.La muralla, construida en mampostería de ladrillo y piedra, alternando con tapiales de tierra, fue objeto de restauraciones diversas, la primera por el Rey Sancho IV (1284 – 1295), más tarde por D. Pedro Tenorio (1377 – 1399, en tiempos del Arzobispo de Toledo), se reconstruyó la puerta del Sol. Posteriormente, las murallas fueron gravemente dañadas en las luchas de Álvaro de Luna, y reparadas en 1503 por orden del Cardenal Cisneros. También fueron dañadas durante las revueltas de las guerras de las comunidades. Renovadas, después, en algunas de sus partes por un muro de piedra, que con el paso del tiempo, se desmoronó a finales del S. XVII. En 1788 todavía quedaban vestigios de las murallas y de las puertas de Ugena y Madrid, y restos de las de Toledo y Talavera. La puerta del Sol se destruyó durante la guerra de la independencia. Hoy queda únicamente esta Puerta o Arco de Ugena. El aspecto actual de este arco es producto de la restauración llevada a cabo en 1995.

Es una construcción de estilo mudéjar, está construido en mampostería de piedra caliza, abundante en esta comarca y ladrillo. Tiene planta cuadrada abierta por dos arcos: uno orientado hacia la zona central del municipio, de medio punto y otro hacia el Parque Manuel de Vega, ligeramente apuntado, y cerrada por los otros dos costados con orientación este y oeste. Las dimensiones en planta son de 5.60 metros por 8.70 metros, siendo el espesor de los muros de 1.30 metros. Ocupa una superficie aproximada de 48.72 metros cuadrados. La altura media es de 5.50 metros. En su origen contaba con una bóveda y un adarve o paseador cubierto para la guardia.

Fuente

http://illescas.es

Muralla de Yepes

Nombre: Muralla de Yepes

Localidad: Yepes

Provincia: Toledo

Comunidad: Castilla La Mancha

Tipología: Muralla

Estado: Ruina consolidada

Visita: Libre

Localización:

La Villa de Yepes, posiblemente tuviese origen hebreo. Se la conoce en la comarca como la Toledillo, por su importancia histórica y su riqueza monumental. Las primeras informaciones sobre este lugar datan del siglo XIII, con motivo de la cesión del señorío que hizo el rey Alfonso VII a los arzobispos toledanos, que lo mantuvieron hasta la llegada de Felipe II. Al año siguiente, Alfonso VIII hizo entrega de Yepes al arzobispo Jiménez de Rada, y en el año 1223 éste otorgó a la villa el fuero de población.

Yepes siempre fue, por privilegio real, gobernada por el estado llano, lo que implicaba que los hidalgos no formaran parte del Concejo. Más tarde, en el año 1576, con la autorización del papa Gregorio XIII, Felipe II vendió la villa a su ayuntamiento. Conserva parte de los dos recintos amurallados revelando su antiguo carácter defensivo, quedando de estas estructuras defensivas:

Del primer recinto amurallado de Yepes quedan dos torres albarranas del siglo XIV.

La torre Norte se encuentra situada en el interior de una manzana de la calle Santa María, muy cerca del acceso al recinto amurallado por la Puerta de la Villa. Se trata de una torre albarran, siglos XIII-XIV, construida con mampostería y algunas hiladas de ladrillo, con un frente plano y otro lateral semicircular coronada por merlones prismáticos con capitel piramidal de ladrillo y piedra. Tiene cuatro plantas a las que se accede por una escalera lateral, y cuante con pequeñas ventanas de arco de medio punto. De la parte redondeada sale al exterior un can, y en una de las claves de la bóveda aparece el escudo de arzobispo Don Pedro Tenorio, es el primitivo escudo de la Villa.

La torre Sur situada en la calle Fray Diego, esta construida en mampostería encintada. Contaba con cuatro pisos en altura a las que se ascendía por una escalera lateral. En la actualidad reformada, le falta el último piso y está rematada por una cúpula, conservando restos de ladroneras con canes de sostén.

Del Segundo recinto amurallado de Yepes quedan cuatro puertas de la muralla del siglo XIII:

La Puerta de Toledo o Puerta del Carmen esta precedida por dos torres semicirculares con saeteras y matacanes. Hacia intramuros tiene una imagen de Nuestra Señora del Carmen sobre retablo barroco. Su  nombre  se  debe a la proximidad del convento  contiene en la parte superior, dirigida hacia el interior de la villa.

La puerta de Madrid o de San Miguel, esta formada por un arco de medio punto adovelado flanqueado por dos torres semicirculares, con saeteras, merlatura y remate almenado. Cobija un cuadro con la imagen de San Miguel Arcángel, como símbolo protector de la villa.

La puerta Ocaña o de la Villa, pudo ser el antiguo camino a Ocaña, está precedida de dos torres, con saeteras, merlatura y almenas, conservando una línea de canecillos del antiguo matacán. En el arco, hacia el interior de la villa, se sitúa la imagen de San Cristóbal sobre un pequeño retablo, escultura popular.

La puerta Nueva o de la Lechuguina,  conducía a las eras de la Villa, su nombre deriva de ser la última que  se construyó. Tan sólo se conservan parte de las dos torres laterales rematadas en sillares esquineros, y arco adovelado de medio punto, habiendo desaparecido el remate almenado.

Fuente

www.castillosnet.org

www.yepes.es

Muralla de Orgaz

Nombre: Muralla de Orgaz
Localidad: Orgaz
Provincia: Toledo
Comunidad: Castilla La Mancha
Tipología: Puerta de muralla
Estado: Bueno
Visita: Libre
Localización: Puerta de Toledo (Arco de Belén)  N39° 39.073′ W3° 52.554′ – Puerta de Yébenes (Arco de San José)  N39° 38.794′ W3° 52.459′

Durante la ocupación árabe contó Orgaz con una alcazaba con gran torre en su centro, estando la población dotada de murallas que cerraban su perímetro, dotadas de rastrillos, para la defensa de los asedios cristianos.

De la existencia de la alcazaba y de la torre tenemos testimonios escritos, pero no restos arqueológicos. Y de las murallas nos quedan pocos restos, si bien la actual Ronda sigue marcándonos su trazado, bordeando el casco antiguo de la población, que tiene forma de almendra.

El camino real de Toledo a Sevilla cruzaba de norte sur la población (por lo que actualmente llamamos Calle Real, Plaza Mayor y Calle San José), situandose en ambos extremos las puertas de Toledo y Yébenes.

Puerta de Toledo (Arco de Belén)

Testimonio escrito en el año 1576, por el párroco Berico:

Está cercada la dicha Villa de una muralla de tierra de anchor de cinco pies y de seis varas de altor aunque por muchas partes está caída la dicha cerca.

Jean-Pierre Molenat hablando de la importancia de las villas en la Baja Edad Media, cuando estudia su morfología hace alusión a los recintos de las ciudades fortificadas y confirma la existencia de la muralla de Orgaz:

Por regla general, el recinto fortificado existe solamente en las poblaciones semi-urbanas, ya erigidas en villas… Este es el caso de Santa Olalla… Igualmente existen murallas en los siglos XIV y XV en Maqueda, Orgaz, Illescas, Casarrubios del Monte, Escalona, todas localidades señoriales y cabeza de circunscripciones territoriales…
Aunque no haya podido consultar algún documento medieval donde se haga alusión a la muralla de Orgaz, la existencia del cerco de la localidad en la Baja Edad Media no ofrece ninguna duda, es perfectamente legible sobre los mapas actuales y en las fotografías aéreas.

                 Puerta de Yébenes (Arco de San José) Puerta de Yébenes

De aquellas murallas nos quedan pocos restos, si bien podemos seguir con facilidad su trazado por la Ronda, recorriendo un circuito casi circular o en forma de almendra, que marca el perímetro del casco antiguo de la población, hoy declarado Bien de Interés Cultural.

Son dos las puertas de la muralla que, como testimonio, han llegado hasta nuestros días: El Arco de Belén (que fue la Puerta de Toledo) y el Arco de San José (que fue la Puerta de Yébenes); la Puerta de Mora desapareció, pero ha quedado su recuerdo en el callejero. Lo mismo ocurre con la Puerta de San Martín, que debió estar situada al final de la calle del mismo nombre.

Esta Puerta de San Martín y la Puerta de Yébenes son citadas por Francisco Martín Luengo en su biografía, terminada de escribir en el año 1656, cuando nos relata cómo su confesor un día al salir de la iglesia le llevó a dar un paseo por el campo:

“ […] Llevóme hasta salir a la Puerta de Yébenes, y en el banco de un herrador que estaba junto a ella me senté, […] llevóme por fuera del lugar dando vuelta por todo el cerro que llaman la cañada de  de Pedro Grueso hasta llegar al camino de Marjaliza […] y anduve hasta la Puerta de San Martín en donde me volví a sentar rendido, desde allí vinimos a mi casa […]

Se trata de una puerta de la antigua muralla árabe que cerraba en su interior el casco urbano de Orgaz. Antigua puerta de Los Yébenes, o de Sevilla, ya que por aquí cruzaba el camino de Toledo a Andalucía. Hoy se la conoce como Arco de San José. Es de medio punto enmarcado por dos pilares de mampostería.

Puerta de Toledo (Arco de Belén)

Se trata de una puerta de la antigua muralla árabe del pueblo. Antigua Puerta de Toledo, por entrar por ella el camino que viniendo de Toledo se dirige a Andalucía. Hoy se la conoce como Arco de Belén. También de medio punto, como su hermana la puerta de Los Yébenes, tiene un matacán en uno de los lados, y está coronada de merlones totalmente escalonados.

Fuente

www.villadeorgaz.es. Gómez Fernandez- Cabrera, Jesús: Villa de Orgaz

Muralla de Talavera de la Reina

Nombre:  Muralla de Talavera de la Reina

Localidad: Talavera

Provincia: Toledo

Comunidad: Castilla La Mancha

Tipología: Muralla

Estado: Ruina

Visita: Exterior

Localización: N39° 57.498′ W4° 49.690′

Según una leyenda, el fundador de Talavera fue Brigo, hijo de Tubal y nieto del Noé bíblico. Según esta leyenda, Brigo fue rey de ciertos territorios de la península, siendo Talavera uno de ellos, a la que dio el nombre de Caesarobriga.

El historiador romano Tito Livio relata la batalla ocurrida en el año 181 a.C. en Aebura, primer nombre de Talavera, entre romanos y carpetanos. En los siglos III y IV, durante la dominación romana, Caesarobriga (Talavera) fue una ciudad agrícola y ganadera en la que se rendía culto a la diosa romana del trigo, Ceres, con presencia de villas romanas como la de Saucedo en Talavera La Nueva y del primer ceramista talaverano conocido, Calvinus, que producía vasos decorados de figuras o marcas hispánicas.

De la Talavera visigoda, Élbora o Ébora, destacan el regalo que Liuva II hizo a Talavera de una imagen de la Virgen del Prado en el año 602, así como que la fiesta en honor de la diosa Ceres, las populares y ancestrales Mondas, se cristianizaran y el cortejo se encaminara desde entonces hasta nuestros días en alabanza a la Virgen del Prado. La Fiesta de las Mondas, declarada de interés turístico, tiene lugar cada año durante la semana de Pascua, con estas fiestas los talaveranos celebran las cosechas del año en esta comarca agrícola y ganadera, cruzada por cañadas.

Muralla de Talavera de la Reina 2 Muralla de Talavera de la Reina 3

Con la dominación musulmana, desde el verano del año 713 hasta la conquista cristiana por Alfonso VI en 1083, Talavera (Talabayra) conoció momentos de gran esplendor, representados por la construcción del primero de los tres recintos amurallados que tuvo a lo largo de su historia, y de su alcázar, construidos ambos en su mayor parte en el siglo X, y mejorados en los siglos XIII y XIV una vez reconquistada la ciudad.

Los otros dos recintos fueron construidos en el siglo XII, uno para proteger un nuevo arrabal, habitado por repobladores cristianos de variada procedencia, que tomaron la ciudad en 1083 liderados por Alfonso VI, y el otro para proteger un arrabal de origen más antiguo.

Las murallas de Talavera estuvieron formadas por tres recintos o murallas, conservandose parte del primer recinto, y algunos restos de los otros dos.

Primer recinto amurallado o muralla de la Villa: Construido con sillares y mampostería procedente de construcciones romanas y visigodas, y ha sido el que ha subsistido en su mayor parte, quedando nada o prácticamente nada de los otros dos, entre otros motivos por la menor calidad de su construcción.

Muralla de Talavera de la Reina 4 Muralla de Talavera de la Reina 5

Mandado construir por Abderramán III en el siglo IX-X, fue levantado probablemente siguiendo el trazado de una muralla romana o visigoda anterior. La finalidad de su construcción fue la de formar, junto a la alcazaba, un conjunto defensivo que convirtiera la ciudad de Talabira en una de las numerosas plazas fuertes y fortificaciones que protegían la frontera de los dominios musulmanes durante el siglo X.

Este recinto está delimitado por el río Tajo y el paseo de Ronda, siendo en la parte más cercana al río donde únicamente aparece una cierta ortogonalidad, ya que el resto es más laberíntica. Está representado en el centro del escudo de Talavera.

El material utilizado principalmente en este primer recinto son sillares de piedra, muchos de ellos reaprovechados de construcciones romanas (hay incluso lápidas de esta época usadas como material) y piedras sin labrar unidas con argamasa.

Su planta es rectangular y sus muros alcanzan los 14 metros de altura y 4 de espesor. A lo largo de su trazado se puede constatar la existencia de un buen número de torres de planta cuadrada, y otras semicirculares que constituyen el elemento más antiguo de la fortaleza (siglo IX). Además, la muralla está reforzada y protegida por torres albarranas que se construyeron ya en época cristiana, en los siglos XIII-XIV.

Muralla de Talavera de la Reina 7 Muralla de Talavera de la Reina 6

Los abundantes vestigios de este primer recinto se conservan actualmente en las calles Carnicerías, Corredera del Cristo, Charcón, Entretorres y Ronda del Cañillo. Han llegado hasta nuestros días ocho de las 17 torres albarranas.

De las cinco puertas que llegó a tener, se conservan los restos de uno de los torreones semicirculares de la puerta de Mérida, mientras que las cuatro restantes (puerta de Pescaderías, puerta de las Cebollas o puerta Nueva, puerta de San Pedro y puerta del Río) se han perdido completamente.

También se conserva el escudo y Virgen gótica que presidían la Puerta de San Pedro, actualmente alojados en la Basílica del Prado.

Segundo recinto amurallado o muralla de los Arrabales Mayores o Nuevos: Fue construido para cercar y proteger los Arrabales Mayores o Nuevos, un nuevo arrabal habitado por repobladores cristianos de variada procedencia que tomaron la ciudad en 1083 liderados por Alfonso VI.

Muralla de Talavera de la Reina 8 Puerta de Sevilla 1

Este nuevo recinto fue construido en tapiería (tapial de barro), y sufrió durante siglos ampliaciones e incorporaciones, llegando a tener numerosas puertas. Sin embargo, la falta de mantenimiento tras perder su función defensiva y los derribos del siglo XIX llevaron a su casi total desaparición.

Del segundo recinto se conserva su arranque junto a la alcazaba, en la calle de Carnicerías, así como la puerta de Sevilla (abierta en el muro por el cardenal Quiroga en 1579 para facilitar la entrada de mercaderes, ante la insuficiencia de la puerta del Río perteneciente al primer recinto) y parte de la puerta de Zamora. Del resto de puertas (puerta del Sol, puerta de Toledo, puerta de las Alcantarillas, puerta del Pópulo y puerta de la Miel) no queda nada en pie. También se conservan la torre del Polvorín y un torreón en la plaza de San Miguel (posteriormente reutilizado como campanario de la iglesia del mismo nombre).

Puerta de Sevilla 2 Muralla de Talavera de la Reina 9

Tercer recinto amurallado o muralla de los Arrabales Viejos: Fue construido para cercar un arrabal de la ciudad, en este caso los Arrabales Viejos, un arrabal de origen más antiguo que el arrabal Nuevo.

Como el anterior, este tercer recinto también fue construido con tapiería (tapial de barro), y sufrió durante siglos ampliaciones e incorporaciones, llegando a tener numerosas puertas. Sin embargo, la falta de mantenimiento tras perder su función defensiva y los derribos del siglo XIX llevaron a su casi total desaparición.

De las puertas del tercer recinto (puerta de Cuartos y puerta de la Villa) únicamente se conservan varios escudos de la Puerta de Cuartos y algunos vestigios de sus cimientos que se han descubierto en los últimos años.

Fuente

www.castillosnet.org

 

Muralla de Oropesa

Muralla de Oropesa 1

Nombre: Muralla de Oropesa
Localidad: Oropesa
Provincia: Toledo
Comunidad: Castilla La Mancha
Tipología: Muralla
Estado: Bueno
Visita: Exterior
Localización: Muralla N39° 55.181′ W5° 10.444′
Puerta Condal  N39° 55.200′ W5° 10.509′

La muralla que rodea parte del casco antiguo de Oropesa es en su mayoría del siglo XIII, y parte del conjunto formado por el castillo-palacio. Según un manuscrito de 1790, de Pedro Andrés de Mirasierras, la muralla de Oropesa contaba con cuatro puertas, la del Palacio y la Vega al poniente, la de Talavera, con dos arcos, y la de la Villa en la plaza del Navarro, además de dos portillos y tres puertas pequeñas.(1)

Muralla de Oropesa 2 Muralla de Oropesa 3
 El origen de esta muralla, proviene del primer siglo de nuestra era, siendo reedificada por las distintas civilizaciones que por aquí han pasado, así pues, fueron los romanos los que pusieron la primera piedra, para defenderse de las hordas de carpetanos y vetones. Posteriormente los árabes debieron perfeccionarlas para resistir las incursiones de la reconquista cristiana.
Muralla de Oropesa 4
Muralla de Oropesa 5

Aun así con estos ataques y las luchas señoriales, la muralla perdió gran parte de su estructura, siendo esta muy extensa, rodeando la población con un perímetro de 1,5 Km., y con una altura que oscila entre los 3 y 5 m. dependiendo de la accesibilidad a ese punto del poblado.

Muralla de Oropesa 6

Actualmente solo queda la Puerta Condal, la más importante de todas por dar acceso al palacio condal. También existe parte el arranque de un pórtico, junto al cementerio viejo.(2)

Fuente