Castillo de Villagarcia de Campos

Nombre: Castillo de Villagarcia de Campos, Castillo-Palacio de los Quijada y Ulloa

Localidad: Villagarcia de Campos

Provincia: Valladolid

Comunidad: Castilla y León

Tipología: Castillo

Estado: Ruina consolidada

Visita: Exterior

Localización: N41° 46.958′ W5° 11.606′

Los primeros datos históricos sobre este Castillo-Palacio se remontan a 1336. En su tiempo fue una obra de gran envergadura, con altos torreones y puente levadizo. En él fue educado bajo anonimato Jeromín, hijo natural del emperador Carlos I de España, el cual más tarde pasó a ser conocido como Don Juan de Austria. Posteriormente, durante el siglo XIX, el castillo fue asolado por el ejército francés en 1810 durante la Guerra de la Independencia.(1)

El casco urbano de Villagarcía de Campos se sitúa en la margen izquierda del río Sequillo (del que dista unos 500 m), en una zona característica del paisaje terracampino. Dentro de este núcleo, destacan algunos edificios como la iglesia monasterio de San Salvador y el castillo-palacio de los Quijada y Ulloa, de un lado por su interés histórico, y de otro por el abandono y progresivo deterioro que actualmente sufren. La descripción del castillo la aporta Pérez Picón (1982: 451-459), de cuyo libro Villagarcía de Campos. Estudio histórico-artístico extraemos a continuación una breve descripción referida a la arquitectura, a los hechos históricos más relevantes acontecidos en el castillo, y a los intentos de reconstrucción llevados a cabo en él. Como señala este autor, se trata de un castillo-palacio con dos funciones, una defensiva y otra residencial, que fue construido en 1183, cuando la villa se convierte en fronteriza entre los reinos de Castilla y León. Por ello está orientado al W, desde donde se puede contemplar la gran llanura que se extiende hacia los Montes de León.

La parte militar, de planta rectangular y con cuatro torres en los ángulos, consta de una doble línea de muralla de mampostería y un foso poco profundo, hoy cegado. La muralla NW se derrumbó en 1937 a causa de la extracción de arenas y piedra labrada de sus cimentaciones. Más tarde, en 1944, se cayó el lienzo NE. – La zona residencial, orientada hacia el NW y situada en la Torre del Homenaje, está separada de la parte militar por un muro del que solo se conserva la cimentación. La torre, construida con muros de piedra escuadrada, tiene tres pisos de 4 m de altura y una terraza superior. El piso inferior está dedicado a bodega o despensa. En los muros N y W del primer piso se abren grandes ventanales. Esta zona cuenta además con un patio o aljibe…. Texto completo. Datos tomados de las fichas de inventario. Autor: Centeno Cea, I. y Molina Mínguez, M.(2)

Bibliografía

1 https://es.wikipedia.org

2 http://servicios.jcyl.es

Castillo de San Pedro de Latarce

Nombre: Castillo de San Pedro de Latarce

Localidad: San Pedro de Latarce

Provincia: Valladolid

Comunidad: Castilla y León

Tipología: Castillo

Estado: Ruina consolidada

Visita: Exterior

Localización: N41° 44.117′ W5° 19.738′

Reformado en el siglo XV, actualmente está en estado ruinoso. El castillo de San Pedro de Latarce se halla a orillas del río Sequillo, sobre una pequeña elevación del terreno que domina el paso al pueblo desde el puente. Del castillo sólo queda en pie una muralla cerrada de forma circular de aproximadamente 350 m. La altura llega en algunos tramos hasta los 12 m y la anchura de los muros es de 2,40 m. La muralla está construida con hormigón y canto rodado.

Actualmente es propiedad municipal, tras un largo periplo que comenzó en 1999 –cuando se acordó en Pleno su compra-, hasta 2013 cuando finalmente, tras sentencia judicial, se ha ordenado su inscripción en el registro de la propiedad a nombre del Ayuntamiento.

Su estado general es de ruina progresiva, a pesar de las recientes intervenciones y de que sacasen al castillo de la conocida Lista Roja del Patrimonio español; solo se ha intervenido en una pequeña y muy concreta zona –la puerta original-, quedando a la espera de intervención importantes tramos en riesgo de derrumbe, desprendimientos y desplomes. No tiene uso específico alguno, aunque existe una antigua vivienda en su interior y algunos pequeños almacenes; excepcionalmente se organizan eventos municipales en su interior, como conciertos, mercados medievales u otras actuaciones ligadas a festividades locales.

Es una de las construcciones defensivas mandadas edificar por Alfonso IX de León para reforzar la frontera frente al reino de Castilla a finales de siglo XII. como el conjunto al que pertenece, es de planta ovalada, se construyó con tapiales de cal y canto de grandes dimensiones, un sistema constructivo antiguo que permitía una rápida construcción, con la peculiaridad de que en esta ocasión la técnica se perfeccionó con el uso de las agujas de varillas pareadas. Avanzada la Edad Media se construiría sobre él un castillo de mampostería encofrada, que incluiría una gran torre-puerta (en época de María de Molina); llegaría a ser propiedad de los Caballeros Templarios, que mantuvieron una de sus bailías en San Pedro de Latarce y su vecino Castromembibre. Después pasaría a ser de la Familia Bazán, quienes construyeron un palacio en su interior abriendo grandes ventanales con vistas al desaparecido puente medieval. Tras ser abandonado, se desmontaron todas sus edificaciones nobles interiores para construir una gran casa fuera del castillo; hechos que fueron origen de un pleito entre el propietario- el Conde de Miranda- y su arrendatario, a finales del siglo XVIII. Finalmente se construyó un pósito en su interior, que acabaría transformándose en vivienda y dependencias agrícolas, hoy día en desuso.

   

Su principal interés arquitectónico radica en la excepcionalidad tipológica y constructiva, es decir: dentro del grupo de recintos al que pertenece es el mejor conservado y el menos trasformado, y en él, se identificó por primera vez el sistema constructivo de agujas de varillas pareadas que permite asociarlo en tiempo y forma con construcciones tan lejanas como las de Granadilla (en Cáceres) o Rueda (en León). El potencial arqueológico es innegable, la campaña realizada en 2011 lo constató sobrepasando todas las expectativas, ya que se descubrió la puerta original del recinto y su torre y se identificaron al menos 3 niveles de ocupación en su interior. Teniendo en cuenta que existen rellenos de más de 5 metros en el interior del recinto, que las trazas de antiguas construcciones se leen en superficie en distintos puntos, por las descripciones que aparecen en el Pleito de 1786 y, ya que no se ha intervenido nunca dentro de éste recinto tan protegido, podemos pensar que existe mucho por descubrir.

Bibliografía

Artículo obtenido del artículo de Wikipedia Castillo de San Pedro de Latarce en su versión del 1 diciembre 2016, por varios autores bajo la Licencia de Documentación Libre GNU.

 

Castillo de Mota del Marqués

 

Nombre: Castillo de Mota del Marqués

Localidad: Mota del Marqués

Provincia: Valladolid

Comunidad: Castilla y León

Tipología: Castillo

Estado: Ruina

Visita: Libre

Localización: N41° 38.128′ W5° 10.483′

 

Su fecha de construcción puede situarse en torno al siglo X, como parte de los núcleos de repoblación que en esa época, aunque probablemente se levantase sobre asentamientos mucho más antiguos, de origen romano o vacceo, habituales en los tesos que dominan los amplios espacios de la meseta. Aunque en un inicio se levanto con propósito eminentemente militar, es muy probable que durante su vida útil albergara otros usos, como el de vivienda.

Dos acontecimientos importantes marcaron la historia del castillo: por un lado su asalto por parte de los Comuneros, en torno al año 1520, y por otro el ataque de los franceses en 1812 durante la Guerra de la Independencia. Fue durante el primer suceso cuando la torre sufrió graves daños que la hicieron inhabitable, utilizándose parte de su fábrica para obras en la Iglesia de San Salvador (ahora también en estado de ruina), y el segundo el que certificó su caída y expolio. Se tiene noticia de que en el año 1895 el conjunto ya se encontraba en un estado similar al actual.

La construcción existente, de la que sólo se mantiene en pie parte de la torre del homenaje, estaba integrada en un sistema defensivo más amplio, del que aún puede reconocerse el trazado y algunos restos de los muros defensivos.

Se trata de una torre de planta sensiblemente circular, compuesta por muros de carga de más de tres metros de espesor y cubierta por una cúpula semiesférica. Se trata de una estructura poco habitual, el único ejemplo de torre del homenaje cilíndrica en la provincia de Valladolid   y una de las pocas en Castilla (corríjanme si me equivoco, no soy un experto en arquitectura militar).

El muro está compuesto por tres hojas: dos de mampuesto concertado de unos 30 cm de espesor al interior y al exterior y un núcleo central de relleno de cal y arena con piedra de tamaño muy variado. Se puede observar la existencia de un pasillo en el interior del muro que, se puede presumir, comunicaba distintos niveles a través de los huecos.

La mampostería mantiene un buen aspecto y sólo se ha desprendido en aquellos punto donde las filtraciones, a lo largo de los siglos, han disgregado el material de relleno. Así, la desaparición de esta capa se limita a las zonas “débiles” del muro, como son los huecos que han perdido las piezas labradas de dinteles, alféizares y jambas, y las zonas de contacto con el terreno más expuestas a la humedad por capilaridad.

En la imagen siguiente se puede observar la diferencia entre los huecos expuestos y la pequeña ventana superior que mantiene todas sus piezas. De la misma manera, la humedad por capilaridad afecta sobre todo al interior, donde no existe pendiente que permita el desalojo del agua de lluvia, que permanece empapando los escombros del interior (la cota del suelo original se encontraba por debajo y los aliviaderos se encuentran hoy día prácticamente cegados).

La cúpula está acabada en el intradós en continuidad con el muro, es decir, mediante mampostería concertada colocada de forma concéntrica y acabada en una clave. Presenta dos grietas importantes que nacen el los huecos, como hemos dicho antes los puntos más afectados por la pérdida de material, y se desarrollan hacia la clave pero sin llegar a ella. Habitualmente este tipo de fisuras se producen por pequeñas deformaciones en el apoyo, pero dada la masividad de los muros parece poco probable en este caso. En la zona donde aparecen las fisuras existen importantes manchas de humedad y puede verse luz, lo cual indica que se ha perdido el relleno en los riñones. Por tanto, es posible que esa sección se haya deformado de forma diferente al resto (donde sigue existiendo un importante relleno) provocando la aparición de las grietas.

En cualquier caso, la cúpula en el estado actual ha sido estable durante muchos años y puede continuar así si no continua el desgaste a causa de la acción de los elementos.(1)

Su estado ruinoso alcanzó un punto crítico en julio de 2010, cuando la Junta de Castilla y León se vio obligada a acometer obras de urgencia para evitar su derrumbe completo.

Aun así la torre continua en un estado lamentable, rodeada de algunos andamios descuidados y todo su entorno deteriorado (focos rotos, los propios andamios), sin que se haya producido una autentica restauración o consolidación como se pretende, estando la estructura abovedada y en si la propia torre al borde del colapso.(2)

Bibliografía

1 https://inarqadia.wordpress.com

2 https://es.wikipedia.org

 

Atalaya de Castromembibre

Nombre: Atalaya de Castromembibre, Atalaya El Molino

Localidad: Castromembibre

Provincia: Valladolid

Comunidad: Castilla y León

Tipología: Atalaya

Estado: Ruina

Visita: Libre

Localización: N41° 40.286′ W5° 18.115′

En Castromembibre además aparecen los restos de un torrejón en la falda del cerro sobre el que se alzaba el castillo. Las atalayas se empleaban para llevar a cabo la vigilancia de las rutas de comunicación de la época. Éstas se ubican en puntos de máximo dominio visual, aunque algunas están en zonas bajas y se destinan a la vigilancia de caminos y valles secundarios. Construidas con gruesos muros de sillarejo de caliza trabado con mortero de cal, tienen planta circular y forma cilíndrica, acceso de reducidas dimensiones situado a varios metros del suelo. Su altura rondaría los 10 metros. En el interior se dividían en varios pisos, generalmente dos, más el bajo y terraza desde la que se realizaba la comunicación visual con las otras atalayas mediante sistemas variados.

Los restos de la atalaya de Castromembribre se resumen en una torre cilíndrica desmochada, hueca en su altura, con un acceso en la planta baja. La atalaya es de piedra caliza, que fue nada menos que un molino de viento. Recientemente ha sido restaurada por Fomento, Junta de Castilla y León.

 

 

 

Torre de Barcial de la Loma

Nombre: Torre de Barcial de la Loma, La Fortaleza

Localidad: Barcial de la Loma

Provincia: Valladolid

Comunidad: Castilla y León

Tipología: Torre

Estado: Ruina

Visita: Libre

Localización: N41° 57.004′ W5° 17.137′

El castillo de Barcial de la Loma, datado en el siglo XV, se encuentra en uno de los bordes de la carretera de la localidad del mismo nombre. Conserba parte de sus cuatro paredes que formaban una torre en forma de cubo. El interior está vacio, habiendo perdido los forjados, coservando algunos huecos de ventanas y aspilleras.

Barcial de la Loma o Barceale de Lomba, que así se conocía durante la Edad Media, se localiza en una especie de cubeta que adopta el terreno en este sector terracampino, rodeada en todas direcciones por destacados alomamientos. El terreno aparece avenado por numerosos arroyuelos o regatos, algunos de los cuales nacen en las inmediaciones del pueblo. Numerosas son las menciones documentales de Barcial que atestiguan su pervivencia desde al menos la primera mitad del siglo XI. Pero el propósito de la presente ficha de inventario no es tanto rastrear arqueológicamente ese remoto origen como dejar constancia de los vestigios monumentales que merecen hoy la consideración de patrimonio arqueológico.

Se trata de una recia construcción levantada con bloques de arenisca trabados con argamasa, de planta cuadrada de aproximadamente 10 por 10 m. y un espesor de muros cercano a los 2 m. Se encuentra en regular estado de conservación, pues parte de sus paredes oriental y occidental y septentrional (en esta se abre el vano de acceso) se han caído. En todos los muros hay vanos abocinados, algunos de ellos hoy cegados, que rematan en arco de medio punto. La cúspide triangular del meridional denuncia la cubrición del edificio con tejado a dos aguas. Una parte de ese mismo muro ha recibido modernamente un revestimiento de cal, cemento y ladrillo, hoy muy erosionado, que certifica su uso reciente como frontón de un juego de pelota.

No disponemos de noticias documentales que iluminen sobre el origen y la vigencia de esta construcción. Según informaciones verbales recogidas entre los lugareños, esta fortaleza estuvo a las órdenes de la Santa Junta durante la Guerra de las Comunidades. Al parecer, hacia 1845 se encontraba bien conservada (Madoz, 1984: 37), mientras que doce lustros más tarde Agapito y Revilla (1908: 416) la describe como un castillo muy arruinado.1

Fuente

Patrimonio Web – Junta de Castilla y León