Castillo de Muñatones

Nombre: Castillo de Muñatones, Castillo de San Martín de Muñatones, Torre de Muñatones

Localidad: Muskiz

Provincia: Vizcaya

Comunidad: País Vasco

Tipología: Castillo

Estado: Restaurado

Visita: Horarios

Localización: N43° 19.502′ W3° 06.555′

El castillo de Muñatones en Muskiz se eleva dominando los prados y las marismas que, a su encuentro con el mar, conforman el río Barbadún (o Mayor) y sus arroyos afluentes, caso del río Cotorrio.

La obra inicial de esta fortaleza se sitúa entorno a 1339 y se debe al matrimonio de Juan López de Salazar e Inés de Muñatones y para su ubicación eligieron un emplazamiento estratégico, el solar de San Martín, situado entonces junto a un puerto fluvial (desaparecido) y al trazado de la calzada costera que llevaba de Portugalete a Castro Urdiales. En la segunda mitad del Siglo XIV, Juan Sánchez remoza las murallas y entre 1439 y 1446 su nieto Lope García de Salazar renueva todo el conjunto. Finalmente en 1476 se iniciaron algunas obras menores que se extenderían hasta fines del Siglo XV.

El edificio es un complejo que conformó conjunto con otras edificaciones complementarias: la desaparecida Ermita de San Martín de Muñatones y un palacio renacentista, actualmente restaurado. El castillo, como la mayoría de los castillos vascos medievales, nace desde un núcleo central: una torre-fuerte cúbica almenada, muy hermética, que se rodea de un recinto amurallado rectangular con un cubo en cada lado y una torre cuadrada en dos de sus lados, a modo de entrada. A través de este acceso nos introducimos en una segunda línea de defensa, almenada, que da paso a la torre propiamente dicha.

El monumento actual, resulta de otras construcciones precedentes realizadas a lo largo de más de un siglo. Fue Juan López de Salazar quien, hacia 1339, comenzara la construcción de la primitiva fortaleza de San Martín. Su torre era un edificio sólido y hermético, de planta cuadrangular, con un ligero predominio de la anchura sobre la profundidad. Hoy alcanza veinte metros de alzado, que corresponden sólo a dos plantas y el arranque de una tercera, con lo que el volumen resultante es bastante vertical. Sus muros alcanzan un grosor considerable (1,10) y se aparejan en sillarejo bien ordenado y sillería, que define las zonas nobles.

La planta baja carece de acceso desde el exterior, siendo sus únicas luces tres aspilleras muy largas y abocinadas, con dintel sobre ménsulas y marcado derrame inferior, lo que indica que su finalidad principal era la iluminación y no la defensa. Muñatones es la única torre vizcaína que carece de acceso en la planta baja.

El primer piso, el residencial, es desproporcionadamente alto y abraza casi dos tercios del alzado total del edificio. En él se abría el único ingreso de la torre, un estrecho arco apuntado con cañón escarzano ligeramente lateralizado en la entonces cara principal (hoy izquierda). Del resto del fenestraje original quedan varias saeteras de características similares a las anteriores.

La exagerada altura de esta planta crearía ciertos problemas de iluminación, por lo que se hizo necesaria la apertura de luceros anchos en la zona más alta del piso, cerca del suelo de la planta superior. Encima de este piso residencial sólo habría una terraza almenada.

En 1439 Lope García de Salazar heredó la torre y comenzó con las modificaciones, pero las obras se retrasarían hasta 1454. Lope desmochó la torrecilla preexistente y la engrosó considerablemente, elevándola hasta alcanzar las cuatro alturas y rematándola con una terraza defendida por un pretil y dotada de dos torrecillas en los ángulos. Además, levantó varios palacios alrededor de la torre y todo el conjunto fue rodeado por dos murallas, una de gran altura y otra más discreta.

El nuevo castillo de Muñatones presentaba notables diferencias con la construcción primitiva. La torre «del homenaje» mantuvo su planta rectangular, aunque al trasladarse la fachada principal a una de las que, en origen, fueran laterales, el volumen resultante fue ligeramente más profundo que ancho, hecho habitual en las torres urbanas pero bastante insólito en las rurales. Su altura hoy ronda los veinticinco metros, aunque fue aún más elevada; con todo, es la más alta de las vizcaínas. Con estas obras, los muros, aparejados en sillarejo calizo, obtuvieron un grosor de 2.80 metros.

Si el bajo de la torre primitiva era hermético, aún quedó más ciego: se tapiaron tres aspilleras existentes, abriendo en su lugar un único hueco adintelado. También el piso residencial modificó su sistema de luces. El acceso primitivo fue cegado y sustituido por otro en la que hasta entonces había sido la cara derecha. El nuevo ingreso era un amplio arco apuntado muy lateralizado que desapareció al arruinarse el edificio, aunque se conservó su cañón escarzano.

Lope añadió dos alturas. La primera de ellas, sobre el nivel de la primitiva terraza, se ilumina mediante parejas geminadas de ventanas apuntadas dotadas de asientos y aspilleras altas. La segunda, sería un nuevo piso residencial, el segundo salón.

El estrecho cuerpo de la torre apenas reunía unas condiciones mínimas de habitabilidad, por lo que el edificio se rodeó por cuatro aposentamientos –espacios residenciales-. Estos palacios estaban apoyados en unos muretes de mampostería y tenían tres niveles, los dos primeros de escaso desarrollo –usos de servicio o dormitorios- y el tercero algo más amplio –prolongación del sobrado de la casa-.

En torno a la torre y los palacios se levantó una voluminosa cerca aparejada en mampuesto irregular, de 7,5 metros en su estado actual (10 m en origen). La cerca sólo cuenta con un vano, un acceso apuntado con cañón escarzano muy lateralizado a la izquierda de la fachada principal. Aún conserva los goznes y los orificios para la doble tranca. También se levantó una segunda cerca que en principio era una sencilla tapia y que más tarde fue utilizada como base para construir una vistosa muralla provista de torres cilíndricas y cubos. Se reforzó, además, por un foso.

Lope recibió una «torrecilla» y la transformó en un complejo castillo.

La última intervención del castillo fue de menor entidad que las anteriores. El heredero de Lope, Juan Salazar, reformó el tercer piso residencial, sustituyó la terraza por un camarote de madera y un tejado a cuatro aguas, construyó diversos edificios en el patio y reforzó la muralla exterior, dotándola de cubos y torres circulares y ampliando el foso.

Estas obras trataron de dar a San Martín de Muñatones un aspecto de espacio residencial, con instalaciones de almacenaje y artesanales. Además trataron de incrementar la capacidad residencial del castillo reformando la última planta del edificio, mejorando su compartimentación interna y añadiendo elementos decorativos. Lograron con éxito dotar a la casa de una imagen impactante.

Muñatones no ofrece dudas sobre su clasificación tipológica: es una torre con salón, o mejor, con dos salones –aunque el superior se ha perdido-. Además, está dotado de murallas exteriores: sin contar con las del siglo XIV, en el XV se levantaron una monumental y otra en principio más simple, pero que se fue complicando con torres esquineras y cubos en las puertas. El foso, que evidentemente formaba parte de este magnífico conjunto, rodeaba el castillo por tres de sus lados Es, en fin, un verdadero castillo, posiblemente el más complejo y desarrollado de los del País Vasco y uno de los más destacados vestigios del poder de los Salazar en el Valle de Somorrostro.

Desde 1968, el conjunto monumental se encuentra rodeado por las instalaciones de la mayor planta petroquímica de España: Petronor, empresa cuyo emblema comercial toma como elemento gráfico principal una letra P dentada por las almenas del castillo.

Fuente

Artículo obtenido del artículo de Wikipedia Castillo de Muñatones en su versión del 25 agosto 2016, por varios autores bajo la Licencia de Documentación Libre GNU.

Mas información

Casa Torre de Zubiete

Nombre: Casa Torre de Zubiete, Torre de Oribay, Torre Palacio de Zubiete

Localidad: Gordexola

Provincia: Vizcaya

Comunidad: País Vasco

Tipología: Casa Torre

Estado: Bueno

Visita: Exterior

Localización: N43 11.278 W3 03.201

La Torre de Zubiete se levanta sobre la ribera derecha del Herrerías, al lado del puente que le da nombre, en el que confluía el camino que llegaba desde Okondo, a través de Zaldu, con la calzada Artziniega-Sodupe. Se trata de un conjunto compuesto por dos volúmenes bien diferenciados: La Torre propiamente dicha, de estilo gótico-renacentista, y el Palacio moderno barroco, construido en el siglo XVII. Presenta planta en forma de «L», ruto del adosamiento del palacio, que fue construido en menores proporciones y a diferente altura.

La Torre de Zubiete combina características de varias tipologías. Cuenta con salón, pero su volumen, el grosor de sus muros y la amplitud y situación del acceso bajo la acercan más a las torres sin salón, y la probable ausencia de patín la relaciona conalgunos palacios torre. En cuanto al Palacio, es, pese a su sencillez, un buen y temprano ejemplo de la llegada a Bizkaia de las modas clasicistas italianizantes, en este caso, importadas de Castilla, más concretamente desde Álava. La Torre es de planta prácticamente cuadrada con un moderado desarrollo vertical, pero por la disposición de los vanos de la sala, rozando el tejado, es posible que fuera algo más alta en origen. Se divide en tres alturas que no respetan totalmente laestructura interna original del edificio. La fábrica es de mampostería, de piezas areniscas desbastadas combinadas con canto de río, ordenado todo ello en hiladas irregulares y toscas. En los ángulos y recerco de los vanos se utiliza la sillería arenisca trabajada a escoda.

El piso bajo sólo conserva un hueco original: un amplio arco apuntado de nueve dovelas irregulares, sin clave, que asientan sobre prolongados salmeres. Este ingreso se sitúa en la cara principal, ligeramente descentrado. En las restantes fachadas seabren tres huecos adintelados modernos. La planta residencial dispone en el frente de un nuevo ingreso apuntado. Actualmente se llega a él a través de un patín moderno englobado en el palacio adosado. Una pequeña ventana apuntada y otros siete vanos, de diversas cronologías pero todosmodernos o contemporáneos completan el fenestraje de este piso. El segundo piso, el salón, es el más singular. Al centro de la fachada principal abre un vano de cuerpo entero, ligerísimamente apuntado, estrecho y bastante alto, cuya peculiaridad radica en que su cañón es de medio punto con dovelaje de corto radio,algo insólito en la comarca. Este tipo de vano se repite en la cara derecha, y, como en el caso anterior, su túnel es de medio punto y dovelas cortísimas, de tal forma que presenta más arco que radio.El Palacio se adosó a la fachada principal, pero sin ocultarla en toda su anchura, de forma que los dos edificios forman un ángulo recto y crean ante ellos una pequeña plazoleta.

Es una construcción modesta, que combina las necesidades residenciales de cierto lujo con la dedicación agropecuaria. A lo primero responden las ventanas molduradas y el escudo de la planta noble; a lo segundo, el doble arco que forma un soportal, comoen los más genuinos caseríos. El resultado de esta intervención fue un volumen acostado, ligeramente más profundo que ancho, aparejado en mampostería reforzada mediante sillares de muy buena talla en el recerco de los vanos, y bastante más torpemente trabajados en los esquinazos.Solo la fachada principal conserva su primitiva imagen. En el bajo se construye un doble arco escarzano sobre pilar central y pilastras esquineras rematadas en pequeño capitel moldurado. Ya en el primero se abren tres ventanas, dos de ellas coincidiendocon los arcos del bajo y una tercera ligeramente desplazada a la izquierda. Son huecos adintelados recercados de orejeras lisas con alféizar moldurado; al interior, poseen túnel escarzano y están dotadas de asientos. En el eje con el pilar del soportalse ha instalado un escudo con las armas de los Urrutia protegido con un guardapolvos.

Fuente

http://www.euskadi.eus

 


Torre de Ibarguen

Nombre: Torre de Ibargüen, Torre del Pontón

Localidad: Gordexola

Provincia: Vizcaya

Comunidad: País Vasco

Tipología: Torre

Estado: Bueno

Visita: Exterior

Localización: N43 10.467 W3 05.364

La Torre de Ibarguen se alza en el barrio de El Pontón, a escasos metros del puente al que se debe esta denominación. Es una construcción de estilo gótico-renacentista llevada a cabo en el siglo XVI, que tipológicamente, responde a los esquemas de astorres sin salón: volumen cúbico, dos alturas más camarote, hermetismo de los muros en el piso bajo y algunas ventanasen el primero, vano de ingreso a la cuadra estrecho, presencia de aspilleras altas de iluminación en parte de los muros.

Es de plantacuadrangular, con una considerable altura, la mayor en cifras relativas entre las torres sin salón de la comarca, a la que, además, se ha añadido un camarote que recrece el edificio en más de un metro. Este volumen, bastante cúbico en origen, acoge hoy tres alturas más el ya mencionado desván.

Sus muros, asentados sobre un zócalo de escasa salida, se aparejan en mampuesto de pequeño tamaño, recuadrado conformando piezas alargadas y ordenadas en hiladas. Las esquinas y recercos de vanos se refuerzanmediante sillares areniscos. El sistema de vanos está muy modificado, ya que en el siglo XVII la torre sufrió profundas transformaciones, pero aún pueden verse algunos de los huecos primitivos, y huellas de otros desaparecidos. Así, en el piso bajo, enla cuadra, se conserva unacceso apuntado abierto en la cara derecha. Aquí se hallan, además, varios luceros, todos ellos abocinados hacia el interior. El ingreso principal, un gran portón adintelado abierto en el siglo XVII, se sitúa en la caradelantera. De esta fase originalnos resta el trazado de un acceso que tendría su alcance a través de un patín de piedra adosado del que no queda rastro alguno. Una reciente intervención ha dotado a la casa de un nuevo acceso de medio punto.
El piso residencial se hallaba mejor iluminado. A la izquierda de la fachada principal muestra un vano de acceso en arco ligeramente apuntado. Sobre la que fuera su clave existía un espacio cuadrado relleno de mampuesto, que hoy acoge un escudo de losUrrutia.EnIbargoen falta la sala superior, la segunda altura residencial que caracteriza a las más genuinas torres. En el siglo XVII se reestructuró el interior del edificio. De este modo, se creó una segunda planta residencial que aprovechaba la exageradaalturade la primera y absorbía el camarote. Su aspecto exterior también cambió, para mostrar, en su parte superior una serie de almenas con remate piramidal.

Fuente

www.kultura.ejgv.euskadi.net

Muralla de Orduña

Nombre: Muralla de Orduña

Localidad: Orduña

Provincia: Vizcaya

Comunidad: País Vasco

Tipología: Muralla

Estado: Ruina consolidada

Visita: Exterior

Localización: N42 59.725 W3 00.426

La muralla de la Ciudad de Orduña forma el conjunto defensivo público más completo de Bizkaia. Su recorrido en el momento de máxima extensión fue de 1,8 kilómetros de los cuales se conservan el 65 %, a pesar de que la mayoría están ocultos por edificios. Medía unos 8 ó 9 metros de altura y entre 1 y 1,30 metros de grosor. Es un muro con caras externas de piedra caliza grande ligeramente desbastada y relleno interior de piedras pequeñas sin trabajar. Se apareja en mampostería irregular con tendencia a formar hiladas, unida con una argamasa blanquecina con bastante cal.

Respecto a su cronología, las últimas investigaciones parecen confirmar un desarrollo en tres etapas, relacionadas con las diferentes fundaciones de Orduña. El punto de partida de la villa se debe al Señor de Vizcaya, Don Lope Díaz de Haro, quien otorgó Carta Puebla en 1229. Sin embargo, hasta la definitiva incorporación del Señorío de Vizcaya a la Corona de Castilla, Orduña perteneció a uno u otro territorio dependiendo de las cambiantes relaciones de poder. En esta situación se produjo la segunda fundación por el rey Alfonso X en 1256. El tercer ensanche surgiría por la necesidad de acoger a la creciente población ante el empuje económico que pronto adquirió la villa.

Una de las cuestiones más controvertidas de la cerca orduñesa consiste en saber si cada uno de los recintos fue totalmente independiente de los demás, o si por el contrario cada nueva fundación incluía a la anterior, opción por la que nos inclinamos. En el primero de los casos la plaza quedaría fuera de la villa, rodeada de murallas, hasta que se hizo el muro que la cerró por el oeste, mientras que según nuestra hipótesis la plaza quedaría incluida dentro de la villa desde la creación del segundo núcleo.

Muralla de Orduña 2 Muralla de Orduña 3

Otras zonas problemáticas son la calle Harategi, que se vio muy alterada con la construcción del Colegio de Jesuitas en el siglo XVII, así como el extremo nororiental. En este último, en la parte baja de la iglesia en su intersección con el fuerte, existe un resto de la muralla primitiva construida a partir de 1229. En época de Alfonso X se rompería para insertar el actual templo-fortaleza formando parte de la muralla, el cual llegaría en altura hasta el paseo de ronda y constaría inicialmente de la cabecera cuadrada y los transeptos. Posiblemente a finales del siglo XIII o comienzos del XIV se haría el fuerte con los torreones, que dejaría de tener función defensiva hacia el siglo XVI.

En el resto del perímetro el trazado de la muralla coincide en general con el muro zaguero de las casas, a pesar de que en origen era exenta y por lo tanto estaba separada de los edificios por una calle de ronda. Se puede ver la muralla en la planta baja de los números 9-11 de la calle Burdin, si bien los cubos circular y cuadrado que se le adosan son modernos, también en el número 5 de Lukas Deuna, y en el 13 de la calle Burgos, aunque en este caso el cubo semicircular en esquina sí es original.

Por suerte se han conservado dos torres defensivas situadas en las esquinas de la muralla, la del ayuntamiento y la del Águila, y sabemos que hubo al menos otra en el ángulo suroeste del recinto primitivo, la del Reloj, desaparecida en el siglo XVII. La del ayuntamiento es menos otra en el ángulo suroeste del recinto primitivo, la del Reloj, desaparecida en el siglo XVII. La del ayuntamiento es una torre cuadrangular almenada que forma chaflán. La del Águila es abierta por la gola, con muros de 1,20 metros de grosor y un aljibe al interior.

Muralla de Orduña 4 Muralla de Orduña 5

Completando el conjunto defensivo los arroyos que pasaban junto a las cercas de la ciudad, como el de Agua Salada al norte, cumplían las funciones de foso, mientras que en otros puntos se aprovechó la pendiente natural del terreno para crearlo artificialmente, como se ha visto en la excavación en la calle Zaharra 2-4. Además entre las calles Tras Santiago y Zaharra se documenta en 1541 una barbacana, es decir, una muralla más baja situada en paralelo a la principal y adelantada con respecto a ella.

Para comunicar la ciudad con los caminos principales se abrieron un máximo de seis puertas en la muralla exterior, aunque sólo nos ha quedado la huella dejada por el Portal de Orruño. Además hubo al menos dos portales de comunicación entre el núcleo más antiguo y la plaza, uno de ellos en Artekale y el otro, que aún se conserva, en Burdin.

Provincia de Vizcaya

 

Casa torre de Munguía Casa torre de Zubiete
Castillo de Butrón Castillo de Muñatones
Fuerte de La Galea 1aFuerte de La Galea
Muralla de Orduña
Puente fortificado de Balmaseda
Torre de Ibarguen Torre de La Quadra Torre de Lezama Torre de Martiatu
Torre de Portugalete Torre de Terreros Torre de Zamudio Torre Palacio de Orixando
Torreón de Plentzia